12 de diciembre de 2010
12.12.2010
Nuevo hito en la historia de la capital asturiana
 

El aljibe del palacio arzobispal refuerza la hipótesis de un Oviedo tardorromano

La concejala de Cultura se felicita por el hallazgo y reclama sensibilidad al Gobierno regional para continuar las investigaciones

12.12.2010 | 01:00
La boca del aljibe encontrado en el palacio arzobispal, anterior a la fundación de la ciudad.

Javier NEIRA


El aljibe anterior al siglo VIII encontrado en el palacio arzobispal refuerza, en opinión de los expertos, la hipótesis de un Oviedo romano o al menos tardorromano, ya que se suma a otros indicios, fundamentalmente al descubrimiento de una fuente romana en la calle de la Rúa -en uno de los solares del Museo de Bellas Artes-, a escasos cien metros del nuevo pozo. El hallazgo se produjo durante las obras de acondicionamiento de locales para el Archivo Histórico Diocesano, en el piso bajo del palacio arzobispal. El pozo es cuadrangular, tiene siete metros de profundidad, no sigue la trama urbana del Oviedo de la Monarquía y una de sus esquinas está bajo el pavimento del Tránsito de Santa Bárbara.


El arqueólogo Vicente José González, uno de los máximos expertos en el Oviedo altomedieval, indicó ayer que «era conocida la existencia de algún pozo en la zona, y lo importante es que se ha estudiado por fin. No lo he visto, pero lo cierto es que en el área de la ciudad antigua hay muchísimos vestigios de los siglos VIII y IX que están, a su vez, sobre construcciones anteriores que denotan que hay un Oviedo previo a la fecha que se da para su fundación. Es difícil precisar las escalas de antigüedad de esos yacimientos, pero son anteriores al siglo VIII, y por eso cada vez se confirma más la antigüedad de la ciudad. En una reciente publicación se abordó el Oviedo desde Roma hasta el siglo IX y en esa perspectiva no me sorprende nada el descubrimiento del aljibe, porque hay una gran cantidad de cosas sin descubrir. Lo que cuenta es que existe un Oviedo anterior al siglo VIII, es de lógica, se ha visto con la fuente de la Rúa. Hay cosas de los siglos I, II y III. El origen de Oviedo yo lo fundamento en el siglo I por la inscripción de Plinio, que muere en el año 77, así que es anterior a esa fecha».


La concejala de Cultura, Belén Fernández, indicó ayer, por su parte, que «es un gran descubrimiento para Oviedo, porque avala la tesis de que nuestra ciudad tiene un pasado romano anterior a la fundación. Son ya muchos los indicios de que ese pasado existe y creo que es necesario que se profundice en el análisis de todos los descubrimientos y que se profundice asimismo en la investigación para constatarlo definitivamente. La historia de una ciudad es su principal patrimonio y Oviedo puede ver reforzada su historia con estos descubrimientos que sitúan sus orígenes mucho antes de lo que hasta ahora estaba considerado. Es preciso afrontar este reto con seriedad y medios, de una forma rigurosa y científica, porque es importante no sólo para Oviedo, sino para toda Asturias. El Principado debe mostrar sensibilidad hacia este nuevo hallazgo y colaborar en las necesarias investigaciones».


Un portavoz del Arzobispado indicó, asimismo, que «el hallazgo del pozo que, se indica, es anterior al siglo VIII es muy importante. Al menos es tardorromano. Aún hace falta excavar para estudiarlo bien y para eso habría que cortar el agua que ahora lo inunda. No es fácil esa operación porque precisamente el problema a la hora de acondicionar los nuevos locales del archivo fueron las infiltraciones de agua. En todo caso, el pozo no tiene nada que ver con el Archivo Histórico Diocesano, ya que se encuentra en el ala opuesta del palacio. Está, eso sí, cerca del archivo de la curia, del archivo vivo, en una zona que fue garaje. Tenía un foso precisamente para acceder a los bajos de los coches. El arco del pozo que se ve claramente es, por así decir, antes del Prerrománico. De todos modos, aún falta mucho por explorar y mucho por excavar».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine