04 de marzo de 2015
04.03.2015

Blanco, sobre la iglesia de La Cadellada: "Mi misión es dar servicios sanitarios"

El consejero de Sanidad se desmarca del futuro del edificio, muy deteriorado

04.03.2015 | 02:53

El consejero de Sanidad del Principado, Faustino Blanco, pasó ayer de puntillas sobre el estado de deterioro de la iglesia de La Cadellada, ubicada dentro del perímetro del complejo del Hospital Central Universitario de Asturias (HUCA) y que en su día fue propuesta para ser la capilla del centro sanitario. Durante una campaña de promoción de donación de sangre, Blanco aseguró que su tarea estaba centrada en el ámbito sanitario. "Soy el consejero de Sanidad y, además de alguna corresponsabilidad sobre el patrimonio, mi misión es dar servicios sanitarios", aseguró. "Nos hemos puesto en contacto con el Arzobispado. Dicen que puede que no les quepa en su organización", añadió sobre el futuro del templo.

Blanco insistió en que su trabajo está enfocado en resolver problemas relacionados con la salud. "Ayer [por el lunes] estuve en una reunión informal del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud y he venido con mucha tarea, y la tarea más importante en este caso es dar atención a los enfermos de hepatitis C. Y si tengo que invertir en servicios sanitarios nadie entendería que hiciera otras cosas", declaró.

La iglesia de La Cadellada evidencia su deterioro desde hace tiempo y distintas asociaciones de vecinos ya se han movilizado para exigir su reparación. El edificio, obra del arquitecto Manuel Bobes y que se acabó de construir en 1944, es propiedad de la Administración del Principado y sus responsables han manifestado siempre que su intención es "preservarlo". Pero el deterioro y el nulo mantenimiento de la iglesia es evidente. Los muros están cubiertos de desconchones en todo el exterior, hay matojos en el tejado que crecen sin parar, las fachadas están cubiertas de plantas y los cristales lucen rotos.

Además, la humedad y la lluvia han penetrado en el interior y amenazan con deteriorar el mural de la Santa Cena, en el que Paulino Vicente retrató en 1961 a trabajadores y pacientes del centro psiquiátrico. De momento, ni el Arzobispado de Oviedo ni la Consejería de Sanidad han dado una solución para un edificio con más de setenta años.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook