Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una Navidad con 1.300 años de historia

El triple aniversario de Covadonga inspira los mejores belenes de la ciudad

Primer premio escaparates. Ferretería Deva. Fernando Rodríguez

La celebración de los 1.300 años del origen del Reino de Asturias y el centenario de la coronación de la Virgen de Covadonga han sido la inspiración este año de algunos de los mejores belenes de la ciudad, a juicio de la Asociación Belenista de Oviedo, que ayer entregó sus premios anuales en las distintas categorías.

Es el caso de la composición que luce en el salón de la familia Mateo Piñeirúa, que ha logrado el primer premio en la modalidad de familias, o del colegio Santo Domingo de Guzmán, los Dominicos, que construyeron un belén llamado "Mi reino en una cueva" y que suman a los aniversarios de Covadonga la celebración de los 500 años de la llegada de los Padres Dominicos a Asturias.

En casa de los Mateo Piñeirúa la tradición la comenzó el padre, el llorado Pedro Mateo, fallecido en 2015, y a él le dedican el montaje. Él compró las primeras figuras en Olot (Valencia) hace más de tres décadas, y según confiesa su viuda, Mari Carmen Piñeirúa, "tuvimos una buena". Aquel primer "misterio" costó varios miles de pesetas. Desde los inicios el belén familiar ha ido creciendo año a año y ahora supera el medio centenar de figuras y mide tres metros de largo por casi uno de ancho. La afición por el belenismo les llevó a hacer composiciones temáticas todos los años, y en esta ocasión han optado por Covadonga, y así el "misterio" está en la santa cueva por encima de una reproducción del chorrón, una cascada de 30 centímetros que funciona con una bomba de agua. La familia explica que el padre nunca quiso participar en el concurso, "con el Señor no se compite", decía, pero desde su fallecimiento y como homenaje se apuntan al certamen. Salvo las figuras de Olot, todo el belén está hecho a mano por los miembros de la familia. Todo se desmontará el 14 de enero y se guardará en "el arca de la alianza", donde, explica Lucía Mateo, "además de las figuras se guarda un libro en el que escribimos el resumen del año". "En tantos años que tengo, ha habido Navidades alegres y también muy tristes, pero aun así no debemos perder el espíritu de la Navidad. Ése es el motivo por el que continuamos con esta tradición. Por los que se han ido, por los que estamos y por las generaciones venideras", resume Mari Carme Piñeirúa.

La misma temática, la del centenario de Covadonga, eligieron los alumnos del colegio Santo Domingo de Guzmán. Los Dominicos han ganado el primer premio en la modalidad de belenes de colegios hechos con materiales reciclados. "Queremos unirnos a las celebraciones de Covadonga", explicó la profesora que coordinó el trabajo, Sara Bárcena, que celebra que todo el colegio "ha aunado fuerzas y entusiasmo" para el trabajo, que lleva por nombre "Mi reino en una cueva".

Peculiar también es el belén que se ha llevado el premio en la categoría de escaparates, el de la ferretería Deva, en la calle Silla del Rey. En la composición se ha utilizado todo tipo de tornillería para construir todas las piezas del belén, desde el misterio hasta los Reyes Magos pasando por elementos como un pozo o una hoguera.

Quienes también se lo han trabajado son los niños del colegio Santa María del Naranco, Alter Vía, que se han llevado el primer premio en la categoría de colegios. Un belén de dimensiones enormes coordinado por la profesora Elisa Beltrán, y en el que han participado los escolares aportando ideas y elementos.

Uno de los clásicos entre los belenes ovetenses, el de la iglesia de Santa María La Real de la Corte, en la plaza Feijoo, se ha llevado el premio al mejor belén en la categoría de parroquias. En la Corte, además del belén tradicional colocado a la entrada del templo, se instalan una serie de dioramas con distintas escenas bíblicas. El Seminario Metropolitano de Oviedo, ganador en la modalidad de instituciones, también presenta un cuidado belén de inspiración bíblica.

Oviedo mantiene de este modo una importante tradición belenista que ha calado tanto en las parroquias como en el comercio e incluso en decenas de familias que no quieren perder esta tradición.

Compartir el artículo

stats