Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El tripartito ovetense ordena a los Defensores que quiten los monolitos franquistas de La Gesta

Patrimonio concluye que ambas piezas son de la Hermandad y también prevé retirar la que está bajo el ángel de la iglesia, de titularidad municipal

El ángel de la iglesia, sobre otra placa que también se va a quitar. LNE

Los dos monolitos franquistas de la plaza del Fresno (antigua Gesta) no se salvarán de la aplicación de la ley de Memoria Histórica, algo que se llegó a plantear hace dos años por el hecho de que ambas piezas no son de titularidad municipal. El expediente abierto por la concejalía de Patrimonio ha permitido determinar ahora que esos monumentos, ubicados en el exterior de la iglesia parroquial de San Francisco de Asís, son propiedad de la Hermandad de Defensores de Oviedo, entidad a la que el gobierno local le requiere su "retirada, depósito y conservación", con la advertencia de que si no cumple será la Administración local la que se ocupe de esas labores, pasando después la factura de gastos a la Hermandad.

Además, el Ayuntamiento, en base a ese mismo expediente, se va a encargar directamente de la retirada del monolito adosado a la fachada de la iglesia, justo debajo de la imagen exterior que representa a un ángel con la palma del martirio. Esa pieza reproduce la Cruz de la Laureada de San Fernando y el escudo de la ciudad. El estudio de la documentación que se encuentra en el archivo del Ayuntamiento ha permitido determinar que es de titularidad municipal y que, por tanto, le corresponde al Consistorio tramitar la retirada y el deposito en uno de sus almacenes.

En "atención a sus connotaciones religiosas", no se plantea la retirada de la figura del gran ángel de la fachada del templo que da a la plaza.

Uno de los monolitos que tendrá que retirar la Hermandad de Defensores fue donado por Galicia y está dedicado a la denominada "gesta" que protagonizó Oviedo para impedir la toma de la ciudad por milicias fieles a la República entre julio y octubre de 1936.

Elaborada en piedra de granito, la pieza tiene grabados en la parte frontal el yugo y las flechas, con la leyenda "Galicia a la gesta de Oviedo 17 de octubre de 1936". El otro monolito que es propiedad de la Hermandad y que el tripartito ha ordenado retirar está justo al lado. Se trata de un bloque de piedra de forma rectangular con la Laureada de San Fernando y el siguiente texto: "A la gesta de Oviedo 19 de julio al 17 de octubre 1936".

En respuesta a un requerimiento municipal fue la propia Hermandad de Defensores la que reconoció que estos monolitos están anotados en el libro de inventario de su patrimonios histórico y que, en consecuencia, se ha venido haciendo cargo de su mantenimiento y limpieza ante los ataques vandálicos que han sufrido de manera recurrente. El área de Patrimonio, dirigida por Cristina Pontón, da un plazo de diez días para presentar alegaciones a la decisión municipal de endosar a la Hermandad la retirada y conservación de ambas piezas.

La Hermandad de Defensores de Oviedo mantiene una intensa actividad contraria a la aplicación de la ley de Memoria Histórica en la ciudad, especialmente en lo que se refiere a la erradicación del callejero de cualquier referencia franquista. Así, ya ha conseguido, junto a otros demandantes, entre ellos el PP ovetense, que un Juzgado de la ciudad anulara en septiembre del año pasado el acuerdo del tripartito por el que se modificaban los nombres de 21 calles apelando a la ley de Memoria Histórica. La magistrada acaba de dictar un auto en el que emplaza a la Administración local a "llevar a puro y debido efecto" las consecuencias de su fallo sobre el callejero. Es decir, "volver a la denominación anterior". El subterfugio utilizado por el equipo de gobierno para no anular los 21 nuevos nombres de calles, consistente en solapar con un nuevo expediente y un nuevo acuerdo la designación, no es válido para la jueza.

Compartir el artículo

stats