Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las fiestas del San Gregorio, de los jóvenes a los más veteranos

El colegio mayor culminó una semana en la que se sucedieron encuentros, comidas, reuniones y celebraciones deportivas

El Rector (a la izquierda), con residentes y el director del colegio, Ignacio del Río (a la derecha), todos con el tradicional pañuelo colegial.

El Rector (a la izquierda), con residentes y el director del colegio, Ignacio del Río (a la derecha), todos con el tradicional pañuelo colegial. IRMA COLLÍN

Fue una semana de fiesta colegial, tanto de los nuevos alumnos que viven en la residencia del Colegio Mayor San Gregorio como de los que se fueron hace medio siglo, que, un año más, no dudaron en sumarse a la celebración. Todo empezó hace una semana con la tradicional cita anual, a la que no faltó el rector, Santiago García Granda. El pregón sirvió para abrir estas celebraciones, tan arraigadas en la vida universitaria de la ciudad.

Y como toda fiesta que se precie tiene que tener un pregonero, Eduardo Méndez fue el encargado de recordar los viejos tiempos. Sabía de lo que hablaba porque desde 1963 hasta 1965 estuvo en este colegio mayor, en el que vivió, estudió y sobre todo disfrutó. "Hice muchos amigos, de esos que duran toda la vida porque te brindan una amistad desinteresada".

Antes, el Rector había destacado las ventajas de vivir en un colegio mayor como el San Gregorio, porque permite a los estudiantes tener "una vida universitaria distinta" a la del resto de sus compañeros de Facultad.

El director del colegio, Ignacio del Río, aprovechó su intervención para leer una carta enviada por un exalumno desde México en la que relataba con cariño su paso por el colegio mayor.

Los veteranos, más de cuarenta, también lo celebraron. Lo hicieron comiendo, recordando viejas anécdotas y, al final, cantando. Marcial Fernández, el entusiasta organizador del encuentro, hizo alarde de sus grandes dotes de barítono.

Compartir el artículo

stats