Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los proveedores de la Fábrica de Armas de Trubia ven "vital" el contrato del 8x8

"Los encargos de Santa Bárbara son fundamentales para miles de empleos en la industria", subraya uno de los empresarios que la abastecen

Varios soldados examinan uno de los prototipos del blindado que fabrica General Dynamics.

Varios soldados examinan uno de los prototipos del blindado que fabrica General Dynamics.

"Vital", "importantísimo", "una oportunidad que no se puede dejar pasar". Los responsables de empresas asturianas que son proveedoras habituales de la Fábrica de Armas de Trubia resaltan la relevancia que tendría el que Santa Bárbara lograra el contrato de los 8X8 del Ejército de Tierra de cara a asegurar el futuro de su industria auxiliar en la región. Según desveló ayer LA NUEVA ESPAÑA, tras haber sumado medio centenar en el último lustro, la filial española de General Dynamics mantiene ya relaciones comerciales con 180 firmas implantadas en el Principado, con una muy importante presencia de pymes dotadas de un alto nivel de especialización tecnológica.

"Para nosotros y para muchísimas empresas asturianas es fundamental que la fábrica de Trubia logre ese encargo y se garantice actividad para una década", sostiene José Manuel Blanco, de Talleres Pla. Se trata de una firma ubicada en Carreño, dedicada a la mecanización de precisión, que lleva tres lustros trabajando para Santa Bárbara y que, incluso, ha emprendido inversiones de relevancia para adaptarse a los requerimientos de la planta trubieca.

"Un esfuerzo"

Blanco pone de manifiesto que su empresa, en la que hoy trabajan 23 empleados, quedaría tocada si deja de contar con Santa Bárbara. Además, advierte de que el suyo no sería, ni mucho menos, un caso único. "Los encargos de la Fábrica de Armas son fundamentales para mantener miles de empleos en la industria asturiana, clave para el futuro de esta región", sostiene el responsable de Talleres Pla, quien también pide "un esfuerzo" a los políticos para que el blindado se haga en Trubia, a la vista de las necesidades del sector.

Por su lado, Martín García, director de la empresa de mecanizado Inmeca, de Cancienes, también considera "muy importante" que el encargo sea para Trubia. "Trabajamos para Santa Bárbara desde hace años y es de esperar que si se hacen con el 8x8 también nos encarguen algo", sostiene García, que hace incidencia en la gran relevancia que tiene la planta de Trubia para la buena marcha de sus proveedoras habituales en la región.

La Federación Asturiana de Empresarios (FADE) también pone de manifiesto que cualquier salida para los 8x8 que no pase por la adjudicación a Trubia "afectará negativamente al ecosistema de empresas auxiliares asturianas que trabajan codo con codo con Santa Bárbara". Para la organización que preside Belarmino Feito, el encargo a la filial de General Dynamics "es el único que permitirá a la industria de defensa española, y a la asturiana en particular, reforzarse y ganar competitividad internacional, dado que es líder mundial en este tipo de vehículos". A su juicio, otro desenlace "implicará la marginación de nuestra industria de defensa y su descapitalización tecnológica".

Semanas decisivas

Tras el revés que supuso para Santa Bárbara que Defensa descartara su primera oferta el pasado mes de diciembre, la propietaria de la fábrica de Trubia vuelve a ser ahora la gran favorita para hacerse con el contrato de los 8x8, dotado con casi 2.100 millones para la construcción de los primeros 348 vehículos de serie. La propia ministra, Margarita Robles, lo reconoció recientemente cuando aseguró en el Congreso que desea "fervientemente" que esa adjudicación se cierre "en breve".

Las próximas semanas van a resultar claves para determinar si la nueva propuesta de Santa Bárbara -esta vez conjunta con Indra y Sapa- es finalmente la seleccionada. Según Robles, "satisface las necesidades del Ejército de Tierra" y también cumple los pliegos en lo que concierne al techo de gasto y al número de vehículos de serie. Además, se ciñe a "un marco temporal asumible y preservando las capacidades industriales nacionales".

Según los cálculos que maneja Santa Bárbara, la adjudicación de los 8x8 se traduciría en la generación de 375 puestos de trabajo en Trubia de aquí a 2023. 42 de ellos ya se incorporarían a la planta a lo largo de este ejercicio, en el caso de que la contratación se realice en los próximos meses como pretende el Ministerio de Defensa.

La plantilla en la Fábrica de Armas para hacer frente a la construcción de los 345 nuevos blindados para el Ejército pasaría de los 563 de diciembre de 2019 a 938 a finales de 2023.

Compartir el artículo

stats