Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Programadas para la igualdad

La ovetense Blanca Huergo y el gijonés David García crean la Olimpiada Informática Femenina para alentar vocaciones en un sector de hombres

Blanca Huergo y David García, ayer, en Oviedo.

Blanca Huergo y David García, ayer, en Oviedo. Irma Collín

La ovetense Blanca Huergo se convirtió el año pasado en la primera mujer capaz de ganar la Olimpiada de Informática de Asturias a nivel individual y en una de las protagonistas a nivel de toda España, ya que hace solo unos meses también consiguió llevarse una medalla de oro en la convocatoria nacional mixta de la misma disciplina. Ahora tiene 17 años, estudia Matemáticas y Ciencias de la Computación en la Universidad de Oxford y las empresas se la rifan, pero además de eso es la presidenta del comité organizador de la primera Olimpiada Informática Femenina de España, un proyecto que nace para descubrir talentos como el suyo entre las chicas de su edad y para que su éxito deje de ser una rareza en un mundo dominado por los hombres. En el equipo de Blanca Huergo también está el informático gijonés David García Quintas, que entre otras cosas estuvo trabajando en el Centro Europeo de Física de Partículas (CERN) y que actualmente forma parte del equipo que está desarrollando en California el coche autónomo de Google (Waymo).

“En mis años como olímpica me he dado cuenta de la poca presencia que tienen las mujeres en este campo. En cuanto avanzaban las fases y quedaban menos de cincuenta personas en competición yo siempre era la única chica. De hecho fui seleccionada para el equipo español y yo era la única mujer”, explica Huergo para justificar la iniciativa que preside. “Hasta que no llegué a la Universidad de Oxford no conocía a otras chicas que también programen”, añade la joven. “Si queremos que en las empresas informáticas haya más mujeres tenemos que conseguir que las universidades saquen más licenciadas. No puede haber paridad cuando el porcentaje de alumnas de Informática es del diez por ciento. Por eso hacemos esto, para darles un impulso a todas esas chicas que tienen talento y no saben como desarrollarlo”, dice David García, que tiene 37 años.

“Si queremos que en las empresas informáticas haya más mujeres tenemos que conseguir que las universidades saquen más licenciadas. No puede haber paridad cuando el porcentaje de alumnas de Informática es del diez por ciento”, dice David García.

decoration

En definitiva, la Olimpiada Informática Femenina de España nace para garantizar que en las siguientes generaciones no solo haya una mujer en las competiciones. El comité organizador comenzará este domingo con entrenamientos semanales de programación y algoritmia para todas aquellas alumnas que quieran sumarse a la aventura, siempre que no tengan más de 20 años y que estén cursando la ESO, Bachiller o una FP de Grado Medio en España o su equivalente en el extranjero. Las inscripciones pueden realizarse a través de la página web www.oifem.es sin ningún tipo de coste. Los entrenamientos serán de todos los niveles, desde iniciación hasta competitivo avanzado. “Queremos dar a conocer la algoritmia al mayor número posible de alumnas y que sirva para descubrir vocaciones, ya que actualmente esta formación no se ofrece en secundaria en la mayoría de centros”, explica la joven ovetense. “Además de formar a las que empiezan también impulsaremos a las que ya sepan programar a mejorar todo lo posible”, añade Blanca Huergo.

La competición

La iniciativa que preside la joven ovetense también arranca con la vista puesta en la primera Olimpiada Europea Femenina de Informática, que tendrá lugar en Zúrich en junio de 2021. No en vano, las cuatro chicas mejor clasificadas en la fase nacional serán seleccionadas para asistir a este campeonato. “Desde diciembre hasta febrero nuestras actividades serán formativas. En febrero organizaremos un clasificatorio online y de ahí saldrán las finalistas nacionales. Al ser online, podremos tener un mayor número de participantes y no dejar a nadie fuera”, explica Huerga. “En marzo organizaremos en Barcelona una final presencial, donde las cuatro mujeres mejor clasificadas serán elegidas para representar a España en la Olimpiada Europea. Desde marzo hasta junio entrenaremos al equipo español de cara a la Olimpiada Europea, para que saquen el mejor resultado posible”, subraya la ovetense, que empezó a programar a los once años de forma autodidacta.

Compartir el artículo

stats