Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oviedo quiere captar firmas farmacéuticas que tiren del polo biosanitario en La Vega

Gobierno y Cámara coinciden con los investigadores en que no basta con las startups y buscan extender el suelo empresarial a la Fábrica de Gas

La Fábrica de Armas de La Vega. | Miki López

La Fábrica de Armas de La Vega. | Miki López

Oviedo quiere aprovechar La Vega y la Fábrica de Gas para captar a grandes compañías relacionadas con la salud que impulsen y consoliden definitivamente el polo biosanitario o “milla de la bata blanca” que se está generando en el entorno al HUCA. Tanto el concejal de Economía, Javier Cuesta (PP), como el presidente de la Cámara de Comercio, José Manuel Ferreira, coinciden en este objetivo con el director del Instituto de Investigación Sanitaria del Principado de Asturias (ISPA), Carlos Suárez, quien en una entrevista publicada ayer por LA NUEVA ESPAÑA alertaba de la necesidad de sumar firmas de entidad, y no solo startups, que tengan capacidad para atraer a otras y generar un gran bioclúster integrado por punteros centros de investigación y empresas con empleos de calidad. “Esa es nuestra idea. Ahora no tenemos espacio para ello, pero sí contamos con el potencial de La Vega y de la Fábrica de Gas, cuyos usos queremos que sean eminentemente empresariales y centrados en el ámbito de la salud, aunque no sea en exclusiva”, afirma Javier Cuesta. “Grandes firmas farmacéuticas o laboratorios de referencia” con capacidad tractora son dos sectores que Cuesta considera que pueden encajar bien en esos espacios de oportunidad que se le presentan a la ciudad. En todo caso, el concejal avanza que se va a tener en cuenta a expertos como el propio Carlos Suárez. “Nos pueden ayudar mucho por su experiencia y conocimiento de estos ámbitos”, subraya el edil de Economía.

“Expansión”

La Cámara de Comercio –institución que ya en 2018 propuso para La Vega un polo tecnológico biosanitario por el que mostraron interés en primera instancia medio centenar de empresas– está en la misma sintonía que los investigadores y el gobierno municipal. “Nuestra propuesta pasa por ahí, por atraer compañías en expansión que ya hayan superado las fases iniciales, que tengan desarrollados modelos de negocio avanzados y que sean susceptibles de generar abundante empleo”, señala José Manuel Ferreira, que sustituye temporalmente a Carlos Paniceres al frente de la entidad cameral.

Al igual que Javier Cuesta, Ferreira también entiende la necesidad de poner el foco sobre “empresas tractoras” que sean capaces por sí solas de “crear ecosistemas potentes”. “Esa es la apuesta de capitalidad que La Vega puede aportar a Oviedo y a Asturias”, añade el presidente de la Cámara, en sintonía con el carácter metropolitano que los urbanistas que están revisando el Plan General de Ordenación (PGO) otorgan a la antigua Fábrica de Armas.

Un espejo en el que Oviedo puede mirarse de cara a la consolidación de su polo biosanitario es la denominada “milla del conocimiento” de Gijón. “Se creó por el suelo, luego se puso a disposición techo industrial y, a partir de ahí, se fue desarrollando hasta ser lo que hoy es”, señala Cuesta. Para José Manuel Ferreira, “una especialización empresarial apoyada en esa cultura biosanitaria asentada en Oviedo pueda suponer, salvadas las diferencias, lo que hoy tiene Gijón en el sector TIC”.

“Las ciencias de la salud, con gran potencial de futuro y alto valor añadido, pueden suponer un salto cualitativo determinante para el buen futuro de esta ciudad-capital”, reflexiona el presidente de la Cámara de Comercio, convencido de que si Oviedo “tiene los recursos y tiene los argumentos es preciso superar los debates estériles y ponernos en marcha”.

Los terrenos

  • La Vega. El gobierno de Canteli espera retomar en breve la negociación con Defensa, propietario de los terrenos, para la cesión de parte de la antigua Fábrica de Armas. El plan es que sus nuevos usos sean empresariales, residencias y culturales.
  • La Fábrica de Gas. El Ayuntamiento pretende comprar la parcela, que es propiedad de la compañía EDP. El plan de futuro también pasa por compatibilizar los usos empresariales con los culturales, incluyendo una pequeña zona para viviendas.

Compartir el artículo

stats