Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ISPA tendrá un laboratorio de terapias celulares de vanguardia

El HUCA aspira a ser el primer hospital del Norte en aplicar los tratamientos CAR-T, de los más prometedores contra el cáncer

ISPA | Pablo Solares

La “Milla de la bata blanca” se prepara para convertirse en referencia en tratamientos de vanguardia en el norte de España. El complejo sanitario del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) contará con un nuevo espacio donde se podrán aplicar las terapias más avanzadas contra algunos tipos de cáncer como leucemias o linfomas, pero también contra enfermedades víricas graves como el VIH. Para dotar el complejo de la infraestructura necesaria, Gispasa ha licitado la construcción de una nueva unidad de inmunoterapia en el Instituto de Investigación Sanitaria del Principado de Asturias (ISPA). Así, el complejo hospitalario podría aplicar las nuevas “terapias avanzadas” y, en un futuro, exportarlas a otros hospitales.

El objetivo último del contrato lanzado por Gispasa es la adecuación de una unidad capaz de aplicar y fabricar medicamentos CAR-T, pero alcanzar esta meta llevará más tiempo del que durarán las obras, que tienen un plazo de ejecución de tres meses. Las terapias CAR-T, una de las líneas de investigación más prometedoras contra el cáncer, consisten en la modificación de los linfocitos del paciente de manera que puedan localizar y destruir las células cancerosas. Un tratamiento que se aleja de las cirugías, la radioterapia o la quimioterapia y para el que se exigen unas certificaciones que el HUCA está en vías de conseguir.

Durante sus años como número dos del Ministerio de Sanidad, el asturiano Faustino Blanco, actual director de la Fundación para la Investigación Biosanitaria de Asturias (Finba), tomó parte en la decisión de exigir unos criterios “muy exigentes” para los centros hospitalarios que quisiesen trabajar con las terapias CAR-T. Hoy, dirigiendo la Fundación que financia el ISPA, no duda de que el complejo asturiano “alcanzará muy pronto las acreditaciones necesarias”. Ningún hospital del noroeste de España trabaja con esta tecnología, y el HUCA podría erigirse como referente en la región.

Mientras se consiguen las acreditaciones europeas y el Ministerio da luz verde a las terapias CAR-T en el hospital asturiano, la unidad de inmunoterapia del ISPA no quedará inservible. “La unidad de inmunoterapia avanzada no sirve solo para tratar leucemias, también se pueden utilizar los equipos para tratar enfermedades víricas graves”, explica Carlos Suárez, director científico del ISPA.

La construcción de la unidad de inmunología que se alojará en la planta baja del instituto está presupuestada en unos 340.000 euros y contará con dos salas destinadas a los tratamientos, además de otra de características técnicas. Al coste de estas obras debería sumarse la de dos robots Clinimacs Prodigy, cuya adquisición correría a cargo del Sespa. Estos costosos equipamientos, necesarios para los tratamientos CAR-T, se adquirirían en dos fases, según lo especificado en los pliegos.

La construcción de la unidad de inmunoterapia en la sede del ISPA es algo que se lleva planeando desde 2018, habiendo llegado a adjudicarse, incluso, a una empresa en diciembre de 2019. Pero el proyecto no llegó a culminar. Según el libro de actas de Gispasa, la falta de una licencia municipal obligó a paralizar el proyecto y, finalmente, se resolvió el contrato el pasado 16 de diciembre.

Según las fuentes consultadas, las obras ya cuentan con todos los permisos del Ayuntamiento de Oviedo, razón por la cual los trabajos volvieron a salir a concurso el pasado miércoles.

Compartir el artículo

stats