Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Miguel Caballero Investigador experto en Federico García Lorca

"A Lorca la política le importaba lo justo, jamás militó ni apoyó a ningún partido"

"El poeta es el muerto por excelencia de la Guerra Civil, pero en ningún lugar de España se hace un congreso para hablar de su biografía"

Miguel Caballero, investigador y experto en Federico García Lorca

Miguel Caballero (1959, Sierra de Yeguas, Málaga) empezó a estudiar historia pero lo dejó para centrarse en la investigación autodidacta con mentores como Jiménez de Gregorio o Domínguez Ortiz. Todo estudioso tiene su obsesión y la suya es Federico García Lorca, cuya biografía le ha conducido hacia años de búsqueda entre archivos y la publicación de cinco libros. Esta determinación le llevó a ganar el premio literario "Méditerranée étranger". Este lunes presenta en el Colegio de Abogados de Oviedo su último trabajo: "Lorca basado en hechos reales, los sucesos que inspiraron sus obras".

-¿Por qué Lorca?  

- Yo me he criado en la Vega de Granada, en un pueblo que está a unos 10 km de Fuentevaqueros, donde nació Lorca. En mi familia siempre hubo inquietud por ese tema y mi padre era amigo de Ian Gibson. Recuerdo que seis meses después de la muerte de Franco se hizo el primer homenaje al escritor, el 5 de junio a las cinco de la tarde. Tenía 16 años y pude participar en él. 

-¿A partir de ahí comenzó a adentrarse en ese universo?

- Siempre di por buena la investigación de Gibson pero a raíz de un encargo de la Universidad de Granada, me puse a hacer un trabajo sobre el padre de Lorca y encontré una línea distinta. A base de ver papeles durante cinco años me di cuenta de que algo no cuadraba en la historia que se había contado hasta el momento.

-¿Qué fue?

-Todo se basaba en tradición oral y bibliografía, lo que se conocía de Lorca adolecía de perspectiva histórica. El problema de la bibliografía es que es como una bola de nieve, consultas el primer libro y el resto va cogiendo lo del anterior. La mentira y la inexactitud se van haciendo patentes. Seguí el consejo de mis maestros, ir a las fuentes primarias, investigar desde un punto de vista documental. Sin que el mito te haga sombra. 

-¿Hay mucha mitología alrededor de su figura?

-Totalmente, hay una corriente distinta entre los que escribimos historia y los apasionados del poeta. Los segundos solo se centran en su obra. Yo creo que literatura e historia son dos artes nobles que pueden convivir. Pero el mito ha engrandecido más al poeta y la mitificación de los personajes no es buena. En mi trabajo siempre he tratado de poner un Lorca a pie de calle, con sus virtudes y sus defectos para huir del mito.

-¿Se ha debido a la politización de su figura?

- Yo pienso que Lorca es un poeta español y para toda España, pero desde el primer momento algunos partidos se han apropiado de su figura. Eso impide el avance en su verdadera historia.  Es el muerto por excelencia de la Guerra Civil pero en ningún lugar de España se hace un congreso para hablar de su biografía. La versión oficial que quieren es una versión falsa de la policía del franquismo. 

-Usted afirma que Lorca no murió ni por rojo ni por homosexual

-Esas fueron las circunstancias menores de su muerte. La causa hay que buscarla en la Sierra de Granada y en las rencillas personales de su padre. Por ejemplo, quien va a detenerlo a la casa de Los Rosales es Juan Luis Trescastros, cuya mujer era prima del padre del poeta, uno de los que anteriormente intentan apresarle en a la Huerta de San Vicente fue Pepe Romano, el que sale tan agraviado en la "La Casa Bernarda Alba", y en el pelotón de ejecución el que se jacta de meterle un tiro en la cabeza es Antonio Benavides, con quien también comparte lazos de sangre.

-¿Nada de política?

-La política le importaba lo justo, jamás militó, ni apoyó a ningún partido. Ni de izquierdas ni de derechas. Simplemente era firme defensor de la República y sus libertades. Pero nunca se identificó con la imagen que nos quieren hacer aceptar. 

-¿Ni la homosexualidad?

-En Granada hubo amigos suyos como fue el pintor Morcillo o los hermanos Carrillo que era abiertamente homosexual y nunca le paso nada, sobrevivieron en la España sublevada.

-¿Qué se puede encontrar en su nuevo libro?

Es el análisis de cuatro de sus obras más importantes. "La Casa de Bernarda Alba" con sus personajes reales. El "Romance de la Guardia Civil Española", que ocurre en el campo de Jerez, en 1923 que es una huelga obrera por el tema de la recolección. Donde se demuestra una conexión bastante reveladora entre esos guardias y el teniente coronel que había en el Gobierno Civil el 16 de julio de 36 cuando detienen a García Lorca. "Muerte de Antoñito Camborio", el personaje real es un hombre al que los sublevados mataron un mes antes que a Lorca. 

-¿Y "Bodas de sangre"?

El crimen de Nijar. Se hace un estudio pormenorizado de todas las circunstancias de este misterio y se narra lo que sucedió aquel julio de 1928, el suceso sangriento que da lugar a esas bodas de sangre.

-¿Cómo llega a todo este entramado?

-Trabajando todos los registros civiles de la zona, hablando con los descendientes, trabajando siempre directo al archivo, al censo de población. 

-¿Cree que se hallará el cuerpo del poeta?

-He promovido tres campañas para ello, pero se encontrará en la medida en la que haya voluntad política para entrar en los archivos del Ministerio de Interior. Lo que me pone los pelos de punta es pensar que la información haya sido quemada junto a los archivos comprometidos de La Moncloa.

-¿Qué queda por plasmar en su próximo libro?

-El próximo va a ser un libro muy gordo sobre la sublevación civil y militar en 1936 en Granada, metiendo la muerte de Lorca y contextualizándolo en aquel suceso. 

Compartir el artículo

stats