Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Policía investiga ahora si la joven asesinada en Oviedo trataba de zafarse de una agresión sexual

Se desconoce si el homicida la estaba esperando en el portal o fue un encuentro fortuito

Conmoción en Oviedo por el asesinato de una niña de 14 años en el barrio de Vallobín

Conmoción en Oviedo por el asesinato de una niña de 14 años en el barrio de Vallobín Amor Domínguez

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Conmoción en Oviedo por el asesinato de una niña de 14 años en el barrio de Vallobín Lucas Blanco

A la terrible conmoción por el asesinato de la joven de 14 años en Oviedo se suma una incógnita: ¿Cuál fue el móvil del crimen? Desde el entorno de la menor descartan que mantuviera una relación previa con el detenido, un moldavo de 31 años que llevaba unos 20 días residiendo en el bloque. “Dicen que no se conocían de nada”, apuntaba ayer un amigo de los padres de la víctima, tras el terrible suceso.

En torno a las siete de la tarde salieron del bloque los policías cargados de pruebas para tratar de arrojar luz sobre el suceso. Si bien se ha decretado el secreto de sumario, algunas fuentes cercanas consultadas por este periódico reconocieron estar indagando sobre la hipótesis de que la joven se resistiera ante un intento de agresión sexual antes de ser acuchillada. Esas mismas fuentes apuntan a que el principal sospechoso cuenta con antecedentes e incluso llegó a ser detenido por un supuesto caso de índole sexual, aunque este extremo no pudo ser confirmado anoche. 

Otro de los detalles que se trata de esclarecer es si el presunto homicida se encontró a la chica en las escaleras por casualidad o por el contrario la estaba esperando, conocedor de que esa era su hora habitual de llegada a la vivienda. “Ella siempre subía por las escaleras; aunque vivía en un cuarto, le gustaba hacer ejercicio”, indicó Raquel Fernández, quien define a la pequeña Erika como una “niña preciosa, encantadora, de lo que no hay”; a la que, según indica con rabia, “un indeseable le ha quitado toda la vida que tenía por delante”. 

El sospechoso fue detenido ayer por la Policía en el mismo domicilio. Se había atrincherado en un baño. Cuando los agentes lograron que saliera, presentaba numerosas cuchilladas en manos, tórax, cuello e incluso en la cara que le hicieron perder abundante sangre. Las heridas obligaron a los médicos a ingresarle en quirófano para afrontar una operación de varias horas. “Lo sacaron con cortes por la cara y tapado con una sábana ensangrentada”, explicó ayer el responsable de un negocio cercano al portal del trágico suceso. Todo apunta a que las heridas fueron autoinfligidas. Que el supuesto homicida trató de herirse, quizás con el ánimo de quitarse la vida, al verse acorralado por la Policía, aunque no se descarta ninguna hipótesis.

Quienes se lo cruzaron estas últimas semanas en el portal sostienen que ni siquiera llegaron a intercambiar palabra. “Parecía un chico normal, pero se notaba que iba a lo suyo, que no quería tratos con nadie”, relata un vecino que trató de contactar con el propietario del inmueble para indagar sobre el presunto homicida, pero no encontró respuesta. “Debe estar bastante preocupado”, explicó este habitante del bloque.

42

En imágenes: Conmoción en Oviedo por el asesinato de una niña de 14 años en Vallobín

Conmoción familiar

Cuando la noticia empezó a correr, fueron muchos los conocidos de la familia que se acercaron a los alrededores del edificio. “Son gente muy educada, religiosa y trabajadora”, declaró un amigo anónimo de René y Alba, los padres de Erika, John y Randy, estos dos últimos repartidores de una conocida pizzería de la ciudad. “Avisaron para contarnos que no iban a trabajar porque les había pasado algo muy grave y decidimos acercarnos”, apunta con lágrimas en los ojos y lanzando besos al primer piso una repartidora que trabajaba con los hermanos de la fallecida. 

Directamente del hospital tras recibir el alta por unos problemas de salud llegó a la zona un tío político de Erika. “Están conmocionados y me encargaron a mí coordinar un poco el tema fúnebre”, relató el marido de la hermana de la madre de la niña, quien junto a un hijo trataban de mantener la mesura en el seno de una familia totalmente destrozada. “Es algo muy gordo que todavía estamos asimilando”, indicaron. 

Desde que comenzó el despliegue policial pasadas las tres y media de la tarde hubo algunos vecinos que manifestaron su indignación y tristeza. “Son una familia muy maja, sus hermanos suelen venir a jugar al billar y son relativamente conocidos en el barrio”, explicaban junto a la barra del bar situado en frente del portal algunos residentes de los bloques anexos. “Tengo una hija de edad similar y estoy aterrado de lo que le pueda pasar”, confesaba un cliente asiduo del establecimiento.

"Era un ángel, no doy crédito, era de las niñas más bueninas", dice un amigo de la familia de la menor asesinada en Oviedo

"Era un ángel, no doy crédito, era de las niñas más bueninas", dice un amigo de la familia de la menor asesinada en Oviedo

Compartir el artículo

stats