Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El empleo turístico recupera los niveles precovid en Oviedo con 7.332 trabajadores

La capital ya tiene más empleados en los hoteles que en diciembre de 2019, antes de la pandemia, gracias a la mejoría del turismo nacional

Un grupo de turistas frente a la plaza del Ayuntamiento. Miki López

Las empresas asentadas en Oviedo tienen en nómina a 7.332 trabajadores que, de manera directa o indirecta, realizan tareas relacionadas con el sector turístico, según las últimas cuentas de afiliación a la Seguridad Social. Son unos cuantos más de los que había en enero de este mismo año cuando la pandemia del coronavirus comenzaba a dar sus últimos coletazos y los turistas podían moverse ya con algo más de libertad; y son un puñado más de los que había en la época prepandemia, en diciembre de 2019. Se trata de un incremento que ya lleva notando desde hace un tiempo el sector y que se afianzó notablemente durante la Semana Santa, que según los propios empresarios fue especialmente buena.

También el Ayuntamiento está percibiendo esta clara mejoría de un sector que comienza a ser clave para la actividad económica de la capital asturiana, muy volcada hacia los servicios. Precisamente, el consistorio publicó recientemente su memoria anual sobre el sector turístico relativa al año 2021 –cuando aún había bastantes restricciones sanitarias– en la que asegura que el sector experimentó ese año una mejoría superior al 80%. También cabe señalar que 2020, por razones obvias, había sido un ejercicio nefasto para el turismo.

Pero antes de desmenuzar la memoria del consistorio conviene echar un vistazo a las cifras de la Seguridad Social. Según Turespaña (la patronal nacional del sector turístico) la recuperación de esta actividad –en términos de empleo y de facturación– está siendo fulgurante. Por encima de las previsiones. El número de trabajadores ligados al turismo se incrementó en todas las comunidades autónomas y la tendencia es a que esos números mejoren todavía más de cara al verano. Los datos nacionales los valoró la propia ministra de Industria, Reyes Maroto, que puso el acento en que “en la crisis anterior, la de 2009, con un impacto mucho menor, el empleo en turismo tardó seis años en recuperarse”. Ahora lo ha hecho en menos de dos. Al menos en el caso de Oviedo.

En lo que Turespaña define como “empleo turístico” figuran varios epígrafes de afiliación a la Seguridad Social. Los principales son los que llevan por título “actividades de agencias de viajes y operadores turísticos”, el de “servicios de alojamiento”, y el de “servicios de comidas y bebidas”. Este último es bastante heterogéneo ya que, evidentemente, no suele tener al sector turístico entre sus actividades principales, pero sí es muy sensible a sus efectos. Es decir, que cuantos más turistas lleguen más engorda el número de afiliados a este grupo de empleados y viceversa; por lo que es un buen termómetro para medir la temperatura del sector. Entre los tres suman en Oviedo 7.332 trabajadores. Son cien más (7.230) de los que había en diciembre de 2019 en la capital asturiana, justo a las puertas de una crisis sanitaria mundial que por aquel entonces parecía impensable. Cabe también hacer un par de matizaciones a los datos. Primero, el análisis comparativo que permite la Seguridad Social a nivel municipal es bastante limitado, especialmente cuando se intenta hacer comparaciones más antiguas. Y, segundo, que en diciembre de 2019 la ciudad estaba en plena campaña de Navidad, la última que pudo ganarse el calificativo de “normal” justo antes de que las restricciones de la pandemia comenzaran a generalizarse; mientras que en abril de este año (que son los últimos datos publicados por la Seguridad Social), Oviedo estaba en plena celebración de la Semana Santa que, como ya se ha señalado, contó con unas cifras de visitantes que sorprendieron al propio sector turístico y al Ayuntamiento.

Haciendo la comparativa con los datos de afiliación del sector en enero se comprueba que la recuperación de esta actividad está comenzando a coger cierta velocidad. Las cifras oficiales señalan a que en el primer mes del año había en la capital asturiana 6.971 empleados en nómina ligados –directa o indirectamente– con el turismo. Son 361 menos de los que había en abril. Como curiosidad, dentro de esos tres epígrafes el que más creció fue el de “servicios de alojamiento”. Es decir, el más ligado con los hoteles que ahora dan empleo en Oviedo a 725 personas. Son diez más de las que había antes de la pandemia (en diciembre de 2019). El aumento parece corto, pero después de lo vivido durante la crisis sanitaria es significativo que se haya recuperado ese nivel tan rápido.

En la memoria sobre las actividades turísticas publicada por el Ayuntamiento se señala a que durante el año pasado hubo unos cuantos eventos que contribuyeron directamente al despegue del sector. Entre ellos cita expresamente a la celebración del Campeonato Internacional de los World Cheese Awards que tuvo lugar en el Palacio de Congresos del Calatrava y que reunió a miles de personas. Tal fue el éxito que el Ayuntamiento anda a la puja por intentar traer a la capital de nuevo el certamen este año ya que el concurso debería de celebrarse en Ucrania, país que ahora mismo está en guerra con Rusia. También destaca la concejalía de Turismo que dirige Alfredo García Quintana los buenos resultados que están obteniendo algunas campañas de promoción turística como la de “Oviedo origen del camino” y que tiene como objetivo a atraer a peregrinos que estén haciendo el Camino de Santiago a la capital de Asturias.

Los datos de la concejalía apuntan a que durante el año pasado visitaron Oviedo un total de 328.747 turistas. Son, por hacer la comparación, cien mil más que la población que tiene el municipio. Y bastantes más de los que lo hicieron en 2020, un ejercicio muy marcado por las restricciones para viajar y que provocó una caída en picado de la actividad turística. De hecho, en 2021 la recuperación de este sector –según se deduce de las cifras de visitantes– fue ganando tono según avanzaba el año y gracias, sobre todo, a los turistas nacionales. Del total de turistas que se pasaron por la ciudad, 292.517 residían en España; mientras que solo 36.230 venían del extranjero. No obstante, también cabe apuntar que las cifras de turistas registradas por la capital el año pasado estaban lejos, evidentemente, de las de los últimos años. Aunque no tanto. Hay que echar la vista atrás hasta 2012 para encontrar unos números análogos.

Mucho más al detalle, la oficina municipal de información turística de El Escorialín lleva un registro con lupa de la procedencia de los turistas. Según sus cuentas, los más numerosos fueron los madrileños, seguidos de los residentes en la provincia de Barcelona. También hubo una importante llegada de turistas valencianos o vizcaínos. En el plano internacional, los más numerosos fueron los franceses, seguidos de los portugueses –ambos vecinos de frontera–, mientras que el tercer lugar de este peculiar ranking lo ocuparon los argentinos. En total, la oficina municipal de información turística atendió en los siete meses y medio que estuvo abierta en 2021 a casi 40.000 personas.

Compartir el artículo

stats