Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La criminalidad en Oviedo ya supera la de 2019, con los delitos sexuales disparados

Durante el primer semestre del año, con un homicidio, crecieron los robos, peleas y tráfico de drogas respecto al mismo periodo de 2021

La tendencia generalizada al alza en las tasas de criminalidad nacional se confirma también en Oviedo. Según los registros del Ministerio del Interior, realizados con los datos de la Policía Nacional y la Guardia Civil, el total de infracciones penales creció este primer semestre, respecto al del año pasado, más de lo que había bajado en el anterior lapso, entre 2019 y 2020. En ese tirón de la criminalidad, llaman la atención, en el caso de Oviedo, los delitos de carácter sexual, que más que duplican los datos del año pasado, con crecimientos por encima del 100%.

En total, se registraron entre enero y junio 3.710 infracciones penales, lo que supone un incremento del 32,1% respecto al año pasado pero, también, una cifra por encima de los delitos –3.275– que se cometieron en el primer semestre del año 2019. Es decir, un 13,3% más de criminalidad respecto al último periodo antes de la pandemia.

Si uno desciende a la tipología de estos delitos, en el caso concreto de Oviedo destacan, por su incremento los sexuales. No las agresiones con penetración, puesto que solo se registró una violación, como el año pasado, pero sí el resto de tipologías que engloban las de acoso a menores, exhibicionismo, agresiones sin penetración, prostitución, etcétera. Englobados en el epígrafe del "resto de delitos contra la libertad e indemnidad sexual", el crecimiento fue del 111,8%, pasándose de 17 delitos de este tipo en el primer semestre de 2021 a 36 delitos en entre enero y junio de este año. El segundo epígrafe, el de los principales "delitos contra la libertad e indemnidad sexual", experimentó un despegue similar, con 18 el año pasado y 37 estos seis primeros meses, es decir, un incremento del 105,6%.

Hay también un caso dramático en el informe del Ministerio del Interior. La memoria recoge un incremento del 100% en el apartado de "homicidios dolosos y asesinatos consumados". Es porcentaje se traduce en un homicidio en este semestre y ninguno el año pasado. Cifras frías tras las que se esconde uno de los sucesos más terribles que ha sacudido la ciudad en los últimos años, el asesinato de la adolescente Erika Yunga en el barrio de Vallobín a manos de Igor Postolache, un joven que llevaba años, como se supo luego, acosando a mujeres en la zona de Oviedo y también en Trubia, donde había residido principalmente.

Tras ese homicidio, en el informe del Ministerio del Interior también destacan los hurtos, que sumaron 892 casos a lo largo del primer semestre frente a los 478 del año pasado. Es cierto que pese a que han subido un 86,6% en este apartado las cifras todavía están por debajo de los 1.045 hurtos registrados a lo largo del primer semestre de 2019.

En el repunte de los hurtos Oviedo coincide en tipología con lo que se ha detectado, en este mismo informe, en Gijón. Y también comparten en esas tablas el incremento que se ha producido en peleas y reyertas. La tipología aparece denominada como "Delitos graves y menos graves de lesiones y riña tumultuaria" y allí aparecen un total de 56 peleas, lo que supone un 55,6% de incremento respecto a las 36 del año pasado y casi el mismo registro que en la época previa a la pandemia, cuando en ese mismo lapso de tiempo hubo 59 incidentes de este tipo.

Similar repunte se percibe en los delitos relacionados con el tráfico de drogas. Hubo en los seis primeros meses del año 18 infracciones registradas bajo este epígrafe, un incremento del 50% respecto a las del año pasado, cuando se contaron 12, y una cifra exactamente igual a la de 2019.

También continúan su escalada los robos en domicilios. En este caso, el repunte no llega todavía a los datos de antes de la pandemia pero sí empieza a ofrecer cifras próximas a los niveles precovid. La variación interanual del semestre en este capítulo fue del 10,9% contándose un total de 122 asaltos a domicilios. En 2021 fueron 110 y en 2019 solo 94, pero en 2019 este tipo de robos sumaban 159. Todos estos datos hay que combinarlos con otro epígrafe, el que reza, simplemente, "robos con fuerza en domicilios", que también subieron, el 16,3% y que en este caso, con 93 delitos, está por encima de las cifras de 2019, donde hubo 89.

Sigue también muy por debajo de los datos antes del covid los robos en la calle, robos con violencia e intimidación. En 2019 hubo 73, en este semestre, solo 44, aunque en la variación interanual sí hubo incremento, del 18,9%.

Los datos de criminalidad del primer semestre del año llegan en un momento en que la administración Canteli está poniendo en marcha una política, defienden, de modernización y renovación del área de Seguridad Ciudadana, con el ingreso de nuevos agentes y la adquisición de nuevos equipos, como las cámaras de vigilancia o las pistolas "táser".

Compartir el artículo

stats