Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aquellos chavales de la Fábrica de Armas

La promoción de aprendices de La Vega de 1972 se reúne medio siglo después de graduarse: "Entrabas de niño y salías con trabajo"

Los participantes en la reunión, ayer, a las puertas del restaurante. | Fernando Rodríguez

La primera vez que pisaron la Fábrica de Armas de La Vega tenían doce años. "Entramos por el castillo, nos recibía un coronel". Allí completaron una formación que se prolongó hasta 1972, cuando contaban entre 16 y 17 años. Ayer, aquellos aprendices de la Fábrica de Armas se reunieron para celebrar el medio siglo de su graduación, y para recordar esos tiempos en los que La Vega era "como una ciudad" en la que "entrabas siendo niño y, al terminar de formarte, tenías trabajo", relata Juan José Cima, uno de los participantes en el encuentro.

Los aprendices del 72 acudieron primero a una misa en la iglesia de La Corte para después compartir una comida en una sidrería del Rosal. Acudieron 16: "Cinco han fallecido ya, y alguno más no pudo acudir por tener compromisos, pero el resto acudimos todos", señalaban.

La mayor parte de aquella promoción acabó encontrando trabajo en la propia Fábrica de Armas. "Muchos hicieron toda su vida profesional en La Vega, se jubilaron allí o en la Fábrica de Trubia, a donde se trasladaron tras el cierre de la de Oviedo. Otros encontramos trabajo fuera, pero la formación que recibimos nos sirvió de mucho, era muy buena en todo el apartado técnico", señala Cima. Antes de esta reunión, los aprendices del 72 solo se habían reunido una vez, al cumplirse 25 años de la promoción. Su intención es no dejar pasar tanto tiempo antes de la próxima reunión, que quieren celebrar en dos o tres años.

Compartir el artículo

stats