Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Oviedo que viene: galones y un buen contrato para Borja mientras se espera por Tejera

El club azul ofrecerá al canterano más dinero y varios años de vinculación con la entidad | El catalán ralentiza su renovación y la entidad ve complicada la continuidad de Juanjo Nieto

Tejera y Borja Sánchez

Tejera y Borja Sánchez

El Oviedo echará el resto por Borja Sánchez. La intención del club azul es ofrecerle al canterano un gran contrato para convertirle en el referente del equipo en las próximas temporadas. El nuevo contrato que la entidad pondrá sobre la mesa para convencer al ovetense mejorará considerablemente su ficha y será de varios años, algo poco habitual en esta nueva etapa en Segunda de la entidad carbayona.

Al mismo tiempo se intenta convencer a Sergio Tejera, que acaba contrato el próximo 30 de junio, para que siga en la nave. Con ambos ha habido novedades en unas negociaciones que se llevan con el máximo sigilo. Especialmente caliente está la situación de Borja, cuya renovación con el Oviedo está cerca de ser una realidad tras un acelerón en las negociaciones. Club y entorno jugador hablan de un plazo de “una o dos semanas” para formalizar la nueva vinculación.

Sangalli y Borja Sánchez, esta mañana

De hecho, ambas partes ya se han citado para una reunión en la que se espera que todo quede listo para la firma. Todavía falta ponerse de acuerdo en detalles contractuales importantes, pero club azul y jugador coinciden en lo esencial: el Oviedo quiere que Borja Sánchez sea su futbolista franquicia en los próximos años y el ovetense quiere triunfar siendo la piedra angular de un proyecto ganador en el equipo de su ciudad.

La buena sintonía que existe entre ambas partes tras varias reuniones es total. “No creemos que haya problema”, coinciden desde el club y desde el entorno del jugador. Las conversaciones entre Francesc Arnau, director deportivo, y Juan Mata (padre del jugador del Manchester United y agente de Borja Sánchez) se retomaron en el pasado mes de enero tras quedar aparcadas en verano, centrado el club azul en la reestructuración de sueldos debido a la crisis económica provocada por el covid. Con Borja no fue necesario negociar una reducción de salario, ya que el canterano tiene uno de los más bajos de la plantilla. Dicho parón en las conversaciones no sentó del todo bien en el lado de Borja.

Tejera, en El Requexón

El club se propuso retomar su renovación una vez estuviese claro el mercado de invierno, en el que solo llegó Borja Valle. Además, el Oviedo tenía tiempo por delante debido a que el ovetense tiene contrato en vigor. No obstante, no se quería en ningún caso que con Borja Sánchez pasase lo mismo que con Juanjo Nieto, que ya es libre para negociar con otro equipo. El club también quiere renovar al lateral derecho, pero cada día que pasa es más pesimista con lograrlo.

Nieto ya cuenta con equipos de Primera División siguiéndole la pista, entre ellos el Alavés. Por eso el Oviedo quiera amarrar lo que tiene en su mano: Borja. Lo esperado es que el nuevo contrato sea uno de los más extensos de esta etapa en Segunda División del equipo azul. De momento el récord lo tiene Joselu, que firmó por cuatro años en 2018.

El club está dispuesto a ofrecerle a Borja un contrato que se corresponda con el nuevo rol del jugador, plenamente adaptado al equipo. Además de mejorarle la ficha también subirá su cláusula, que actualmente es de tres millones de euros. El ovetense cumple 25 años mañana y pese a que su irrupción en el primer equipo ha llegado con cierto retraso, Borja tiene muchos años por delante para triunfar con el club azul.

El Oviedo también está pendiente de la situación de Sergio Tejera, que finaliza contrato en junio. El club quiere renovarle, pero las negociaciones con el catalán todavía están en fase embrionaria. El mediocentro está a la espera de conocer las intenciones que el club tiene sobre su futuro y el proyecto deportivo para el curso que viene. Tejera uno de los capitanes, peso pesado en el vestuario y uno de los fijos para Ziganda. Y está feliz en Oviedo. Por eso, a priori ve bien seguir, pero quiere evaluar todos los pros y contras de su decisión. Tejera tiene 30 años, bastante cartel en la categoría y no es descartable que un equipo con potencial apueste fuerte por él, tal y como hizo el Oviedo en el verano de 2018. Ambas partes mantienen las conversaciones, pero la sensación en el club es que el asunto se resolverá a final de temporada.

Compartir el artículo

stats