Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Blanco Leschuk hace propósito de enmienda

“Tengo que mejorar la definición y buscar mejor los balones que vayan al área”, dice el delantero

Blanco Leschuk, a la izquierda, pelea por un balón con un rival del Mallorca. | |

Blanco Leschuk, a la izquierda, pelea por un balón con un rival del Mallorca. | |

Gustavo Blanco Leschuk fue sincero durante la rueda de prensa que ofreció tras el entrenamiento del Oviedo, ayer en El Requexón. El delantero argentino reconoce que ni está rindiendo como a él le gustaría ni esperaba que el equipo estuviera ahora mismo peleando por evitar tener apuros por salvar la categoría. En relación a su juego fue muy claro y se propuso mejorar su rendimiento en esta recta final de la temporada: “Llevo cinco goles y son pocos para todos los partidos que he jugado; soy autocrítico con lo que estoy haciendo, no me están saliendo las cosas como quiero y como el equipo esperaba de mí. Lo que me queda es trabajar, mejorar el tema de la definición y buscar mejor los balones que van al área”, dijo.

La preocupación más grande que tiene el ariete está en lo que le está costando marcar goles, ya que, aunque nunca ha destacado por ser un gran goleador, sí que se esperaba de él una mayor aportación en este aspecto: “Me preocupa mucho la falta de gol que estoy teniendo, soy delantero y necesito hacer goles; cuando no los hago, me preocupo conmigo mismo, me pongo a pensar y necesito mejorar eso. Sé que lo voy a hacer y espero que el próximo partido lo pueda cumplir”, adelantó.

En cuanto al equipo, el delantero, uno de los jugadores que llegó para marcar la diferencia en el Oviedo, también reconoce que está lejos de lo que esperaban todos en el vestuario: “Pensé que podíamos estar arriba, pero la situación en este momento es diferente y hay que afrontar lo que hay hoy en día, y lo que hay es que estamos en los puestos de abajo, a pocos puntos del descenso, y hay que mejorar, sacar buenos resultados para que el equipo siga sumando y se vaya para arriba”, señalaba.

El rendimiento de Blanco Leschuk y su dificultad para marcar goles han hecho que Ziganda se haya planteado en varias ocasiones alternativas al argentino y le haya dejado varios partidos en el banquillo. Él, aunque no le gusta, lo asume: “Es decisión del entrenador, él sabrá a quién pone en el equipo. Yo estoy muy a gusto con él y si me dice que voy a estar en el banquillo voy a estar muy feliz con lo que diga porque siempre quiere lo mejor para el equipo y yo desde donde esté voy a aportar lo mejor de mí mismo. A uno como jugador no le gusta estar en el banquillo, le gusta jugar, pero respeto todo lo que diga el entrenador, es el comandante y sabe cuándo me corresponde jugar y cuándo no”, añadía el delantero.

En cuanto a los siguientes partidos, el del sábado (16 horas) ante Las Palmas y el siguiente, el derbi asturiano ante el Sporting del siguiente sábado (18:15 horas), le importa poco cuáles sean los rivales, puesto que para Blanco Leschuk hay poca diferencia entre los diferentes rivales de Segunda División: “Los próximos equipos son como todos, podemos perder contra el último y ganar o empatar contra el primero. Esto es fútbol, hay que mejorar los errores que estamos cometiendo; si analizamos los partidos anteriores hay muchos en los que hemos perdido puntos por nuestros propios errores y para mejorar eso hay que trabajarlo”.

Todo un propósito de enmienda el de un Blanco Leschuk tratará de empezar a cumplir el sábado.

Compartir el artículo

stats