Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El año de “Cienfu”: "Es un sueño hecho realidad, se lo debo al Real Oviedo y a mis padres", dice la exjugadora azul tras ascender a Primera

María Cienfuegos, "Cienfu", a la derecha, durante un partido del Villarreal ante el Granada

María Cienfuegos, "Cienfu", a la derecha, durante un partido del Villarreal ante el Granada Villarreal CF

A María Cienfuegos “Cienfu” le costó mucho dar el paso. Demasiados años en el Oviedo. Pero se lanzó. “Sentía que era lo que tenía que hacer. Necesitaba un cambio”. Y el cambio ha salido a pedir de boca. Cienfu, excentrocampista del Oviedo Femenino, está todavía en una nube. No es para menos. La langreana ha ascendido a la Liga Iberdrola, Primera División, en su primera temporada en el Villarreal. Lo consiguió el pasado domingo después de que su equipo ganase 4-0 al Cáceres. Solo perdieron un partido en toda la temporada. Se trata del primer ascenso de la historia del club femenino. “Es un sueño hecho realidad. Uno de mis objetivos en el fútbol siempre fue poder ascender a un equipo. Con el Oviedo jugué dos play-offs y nos quedamos a las puertas, y ahora lo he conseguido. Es un sentimiento inigualable”, confiesa Cienfu desde Villarreal.

El año de “Cienfu”

La asturiana pone así el broche perfecto a una temporada con vaivenes en lo personal. Las lesiones aparecieron en su camino por primera vez. “No me había lesionado jamás y esta vez me pasó de todo. En pretemporada tuve que parar por molestias en el cuádriceps. Luego, justo antes de Navidades, tuve una rotura en el isquiotibiales y al volver a jugar recaí de la lesión. Solo puedo agradecer el trato al club, a los servicios médicos y a mi fisio porque sin ellos no sé que hubiese pasado. Me ha servido para madurar”, asegura la jugadora.

El año de “Cienfu”

En lo personal, Cienfu sigue adelante con su idea de jugar en Primera División y continúa preparando las oposiciones para Guardia Civil. Describe la ciudad deportiva del Villarreal como de otro nivel. “El club tiene dos y nosotras tenemos una de ellas para nosotros. Hay tres campos a nuestra disposición. Entrenamos por la mañana y las instalaciones y el personal humano son espectaculares”, explica Cienfu, que además es entrenadora de un equipo de alevines y vive en Villarreal en un piso compartido con otras jugadoras.

Lo peor, admite, es tener tan lejos a la familia. “Mis padres vinieron este fin de semana y fue muy especial: no los veía desde enero. Estoy aquí gracias a ellos y el ascenso sería imposible sin su ayuda. No solamente me apoyaron a la hora de venir a Villarrreal, si no que toda la vida han estado conmigo. De Oviedo a Langreo y de Langreo a Oviedo para entrenar. Se lo debo todo a ellos y nunca me olvidaré de los llantos de mi madre con el ascenso”.

Cienfu sigue el día a día del Oviedo Femenino, el que fue su equipo, y agradece al club todo el aprendizaje. “Todo lo que he conseguido en lo deportivo es gracias al Oviedo. Por ahora no he conseguido ascender con ellos, pero soy joven y no lo descarto: estoy a tiempo”, finaliza Cienfu, que sigue de fiesta por el ascenso.

Compartir el artículo

stats