Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Oviedo defiende el precio de los abonos: “Necesitamos ingresos”

El club subraya que el dinero de los socios “cuenta para el límite salarial” y que es básico para confeccionar la plantilla

Aficionados del Oviedo en el Tartiere.

Aficionados del Oviedo en el Tartiere.

El Oviedo “asume y respeta” las críticas de la afición a la campaña de abonados presentada el pasado domingo con el lema “Volver”. La campaña de abonados, que ya está en marcha en las plataformas online y a partir del 2 de agosto en las tiendas del club, destaca por dos premisas: congelación de los precios por segunda temporada consecutiva y un premio para los más fieles en forma de descuento.

El abono más caro, para un adulto en tribuna Presidencial, sigue costando 380 euros. El más barato tiene un precio de 99 euros en la tribuna Aramo.

La nueva campaña de abonados fue criticada por varias peñas y aficionados, que la tildaron de continuista.

El vicepresidente del club, Manuel Paredes, aseguró ayer, tras finalizar el acto de presentación del jugador Matheus, que el club entiende las críticas de los aficionados, pero defiende la política de precios para tratar de confeccionar una plantilla competitiva.

Manuel Paredes señaló que “las críticas de los aficionados siempre son asumibles y son absolutamente respetables. Todo el mundo tiene derecho a expresar su opinión y la aceptamos”.

El vicepresidente azul indicó que el club, a la hora a de confeccionar los precios de la campaña de abonados, “intentó conciliar los intereses económicos del club con los intereses de los aficionados, pensando de manera especial en primar la fidelidad de los que la temporada pasada sacaron el abono completo con un descuento del 35%”. También destacó el cambio en el abono familiar, que “reduce el mínimo de miembros y pasa de cuatro a tres personas”. Por todo ello, Manuel Paredes aseguró que la campaña de abonados se confeccionó “buscando la conciliación de los intereses de ambas partes. El club está ahora en plena vorágine para confeccionar la plantilla y necesitamos ingresos, teniendo en cuenta además que los ingresos de abonados cuentan para establecer el límite salarial”.

El premio a la fidelidad fue también el argumento esgrimido por el gerente del club, David Mata, a la hora de defender los precios de la actual campaña de abonados. “Es un momento para reconocer el esfuerzo que los abonados del Oviedo hicieron el año pasado. Creíamos que teníamos que centrar la campaña en los que sacaron el abono completo la pasada temporada. Es justo que tengan una serie de descuentos y ventajas respecto al resto de abonados”.

Por su parte, el grupo Symmachiarii reiteró ayer, en declaraciones de su portavoz, Nacho Suárez, su posición en contra de la campaña de abonados. “Es la misma campaña que antes de la pandemia. Se continúa con la misma política de precios excesivos y eso lo único que conduce es a una reducción del número de socios. Con la capacidad que tiene el Carlos Tartiere se podría establecer unos precios muy diferentes buscando compensar la rebaja de los abonos con el incremento de los socios. Lo que estamos viendo con esta política es que el club parece conformarse con 13.000 aficionados en el Carlos Tartiere. Deberían dejar que otra gente aspirase a más”. Nacho Suárez destaca que “con la incertidumbre económica que estamos viviendo, creemos que el club debería ser más sensible a las necesidades de los aficionados”

Nacho Suárez no comparte los argumentos esgrimidos ayer por Manuel Paredes sobre la necesidad de conseguir ingresos con los abonos para no bajar el límite salarial. “Se podrían incrementar los ingresos por otros conceptos, sin ir más lejos incrementando las vallas publicitarias en el estadio. No se está desarrollando todo el trabajo que se debería realizar en otras áreas y se recurre a lo más fácil, que es el precio de los abonos”.

El portavoz de Symmachiarii tampoco está de acuerdo con que se produzcan preferencias entre los socios del club. “No se pueden hacer diferencias entre los socios. Conozco casos de mi entorno que la temporada pasada decidieron sacar el abono base y no nos parece lógico que ahora se establezcan diferencias con los abonados que lo sacaron de manera completa, que ya tienen sus compensación con los descuentos económicos en el recibo. Se está haciendo una diferenciación entre los socios por la capacidad económica de cada uno”.

Otra de las novedades de la campaña es que los aficionados del Fondo Norte, donde se ubica Symmachiarii, tendrán acceso diferenciado y no podrán reubicarse en otros puntos del estadio en caso de que existan restricciones de más del 50% del aforo. “Es un agravio comparativo con el resto y es absurdo que no se permita la reubicación en otra parte del estadio”. En resumen, para Nacho Suárez se trata de una campaña de abonados “con los precios equiparados a los equipos de la zona alta de Segunda División que va a generar de nuevo una perdida de socios considerable”.

Compartir el artículo

stats