Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La crónica del partido: El Oviedo honra a San Mateo y gana al Cartagena

Los azules logran su primera victoria en el Tartiere en un partido en el que anularon al rival, ante una afición entregada a su equipo

Obeng, en el momento de ejecutar el centro que despejó con la mano Alcalá y acabó en el penalti transformado por Borja Bastón.

Obeng, en el momento de ejecutar el centro que despejó con la mano Alcalá y acabó en el penalti transformado por Borja Bastón.

El Oviedo celebró a lo grande San Mateo. Lo hizo logrando su primera victoria de la temporada en el Carlos Tartiere, en un partido completo en actitud e intensidad. Anuló por completo al Cartagena y además varios jugadores despacharon un partido perfecto, en juego y acierto, en el aspecto ofensivo, ante una afición entregada con su equipo.

A la tercera fue la vencida. Tras los empates ante el Lugo y Tenerife, en los que el equipo azul había dejado buenas sensaciones y merecido más, ayer le acompañó también el resultado, con una victoria que refuerza la confianza y moral de un equipo que enlaza dos triunfos consecutivos y vuelve a dejar su portería a cero.

La victoria de los azules se fraguó en la actitud y mentalidad mostrada por el equipo desde el inicio del partido. No dio ninguna opción al rival, al que anuló por completo -sólo un disparo a puerta en todo el partido del Cartagena- pero es que además lo hizo con ráfagas de buen juego y con especial acierto individual de jugadores, caso de Viti, Obeng, Bastón o Borja Sánchez, que marcaron la línea ofensiva de un equipo que comienza a crecer. Ya lo había hecho en juego, excepto en el partido ante el Almería, pero ahora lo está ratificando con lo que verdaderamente importa, los resultados.

Ziganda se decidió por dar continuidad al equipo que ganó en Huesca y sólo introdujo un cambio, el de Borja Sánchez por Sangalli. El inicio de partido del Oviedo fue tan intenso como arrollador ante un Cartagena asustado.

Los azules presionaron muy arriba y le quitaron el balón a un rival que tenía muchas dificultades para salir desde atrás. Así, en el minuto 4, el Oviedo ya dispuso de la primera ocasión clara, tras un buen disparo de Obeng que rechazó Marc Martínez y Viti que llegaba en carrera envió el balón por encima del larguero. Tres minutos después, de nuevo Obeng obligaba a intervenir al portero del Cartagena, en un remate de cabeza que Marc Martínez envió a saque de esquina.

El Oviedo tenía el balón y además lo hacía circular con criterio y con profundidad, aunque casi siempre por la banda izquierda en la que Borja Sánchez y Cornud tuvieron un destacado protagonismo en el tramo inicial.

Sin embargo, esa salida fulgurante del Oviedo se frenó. Los azules perdieron la fluidez con el balón ante un Cartagena que se limitó a contener los ataques azules, pero que sin generar ningún tipo de peligro porque era incapaz de acercarse a los dominios de Femenías. Prueba de ello es que su único disparo a puerta fue en el minuto 38, con un tiro raso del ex oviedista Ortuño que Femenías atrapó sin dificultad.

Cuando parecía que se llegaría al descanso con el empate a cero, en el tiempo de prolongación, un centro de Obeng fue desviado con la mano por Alcalá. El árbitro, que realizó una primera parte de auténtico desastre, no lo señaló, pero tras la intervención del VAR revisó la jugada en el monitor y decretó la pena máxima, que Borja Bastón transformó en gol engañando a Marc Martínez.

En la segunda mitad, el Oviedo salió con el mismo guion. Viti tuvo la primera clara ocasión, tras una jugada de contraataque en la que salió desde el centro del campo en pugna con Delmás, pero al final Cayarga le arrebató el balón en el último instante cuando ya se disponía a encarar al portero rival.

Los azules siguieron insistiendo ante un rival que apenas les inquietaba y que seguía teniendo muchos problemas para elaborar el juego. El Oviedo iba a conseguir encarrilar su victoria en una jugada que se inició en un saque de esquina, el balón acabó en David Costas que superó a Andújar y su centro fue despejado por el defensor hacia su propia portería.

Quedaba todavía mucho tiempo por delante, pero el partido no cambió. El Oviedo se gustaba por momentos e incluso de permitía el lujo de deleitar a los aficionados con acciones como la protagonizada por Borja Sánchez, Bastón y Viti, que acabó con un remate del cantero por encima del larguero.

El Cartagena lo intentó con los cambios y la modificación de su esquema inicial, pero fue inútil porque el Oviedo le anuló por completo para lograr una victoria justa y merecida.

Compartir el artículo

stats