Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El extraño caso del juvenil del Oviedo y la dimisión de Jaime Arias

El técnico ovetense renunció sin aclarar los motivos y regresa una semana después

Jaime Arias. | Real Oviedo

La semana del derbi asturiano se llevó todos los focos. Pero el terremoto interno fue de aúpa. Un enredo en la cantera que el club lleva en un estricto silencio desde que se produjo. Se trata de la dimisión de Jaime Arias, técnico de 22 años del juvenil del Oviedo que milita en División de Honor. Es el tercer equipo más importante de la entidad. Va el cuarto clasificado en su grupo.

Arias renunció al cargo el lunes de la semana pasada. El movimiento no se hizo oficial entonces. Desde el momento de su marcha, varios miembros del club como Antonio Rivas, Federico González o David Mata intentaron que diese marcha atrás y regresase a sus funciones. Ayer, tras una semana de conversaciones, en el club se daba por seguro que así sería. Entre medias hubo un partido, el Pontevedra-Oviedo (0-3).

Fue dirigido por el segundo entrenador Marcos Martínez, con Rivas, jefe de la cantera, desplazado con el equipo. Los motivos de la dimisión de Arias todavía no se han esclarecido. Desde el entorno del joven técnico apuntaron a posibles presiones de miembros del club para favorecer a ciertos jugadores. Uno de ellos, siempre según el entorno de Arias, sería Pedro Menéndez, que es el hijo del presidente del club, Jorge Menéndez Vallina.

Jaime Arias no ha explicado públicamente los motivos de su dimisión, que causó mucha sorpresa en el club. LA NUEVA ESPAÑA intentó ponerse en contacto con el entrenador numerosas veces para conocer su versión, pero el ovetense no contestó a las llamadas y mensajes de este periódico. El presidente azul, consciente de los rumores, ha querido estar en un estricto segundo plano desde que se conoció la dimisión.

Gente cercana a Vallina recalca que el máximo mandatario azul todavía no da crédito a lo sucedido y que niega tajantemente cualquier supuesta presión. Considera, según sus cercanos, que lo sucedido es “injusto y triste” y también que las supuestas presiones para poner a determinados jugadores son además “absurdas”. El hijo del presidente, de 17 años (llegó a estar convocado en una pre-lista de la selección española sub-16) no lo ha pasado nada bien con lo sucedido.

Antonio Rivas y varios miembros del Oviedo se reunieron con Arias nada más conocer su dimisión para conocer los motivos de la misma. También se pusieron en contacto con el padre del técnico, el excentral del Oviedo Luis Manuel, con el objetivo de que pudiese mediar con el entrenador. Finalmente, se espera que vuelva a su puesto. Ni el club ni el técnico han dicho nada.

Compartir el artículo

stats