Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fichado por David Villa, captado por Arnau: así fue el camino al Oviedo de Pau Suazo, encargado de "Big Data"

El analista ofreció sus servicios de forma gratuita en 2020 y superó la prueba | Trabajó para la Academia del Guaje en Puerto Rico y en el Llanera, y ahora analiza a los rivales de los azules

Pau Suazo, siguiendo un entrenamiento en El Requexón. | Real Oviedo

A finales de la temporada 2019/20, sobre la mesa de Francesc Arnau, director deportivo de los azules por entonces, se posó un interesante curriculum. El club quería reforzar el área de “big data” y el perfil de Pau Suazo encajaba. El catalán ofreció incluso sus servicios de forma gratuita durante los meses que restaban de competición, una especie de periodo de prueba que convenció. Por eso, el año siguiente, temporada 2020/21, pasó a formar parte del cuerpo técnico de José Ángel Ziganda. Pau Suazo, el analista del Real Oviedo, es el elemento menos conocido dentro del organigrama deportivo.

“Nos encajó enseguida por su carácter, discreción y ganas”, cuentan sobre su llegada desde la entidad carbayona. Pero el camino que había llevado a Suazo a Oviedo había dado muchas vueltas.

Pau se formó como preparador físico y analista y acumuló diversas experiencias en el fútbol catalán: en el campus Xavi Hernández, como preparador físico del Lleida o como coordinador del Campus de Nike, antes de dar un paso decisivo en su carrera: fue fichado por la DV7 Soccer Academy, la academia de David Villa.

Pau Suazo Real Oviedo

Gracias al proyecto del Guaje, Suazo emprendió una aventura internacional. Como mano derecha de Delfí Ferreres, se instaló en Bayamón (Puerto Rico) durante los primeros 6 meses de 2016. Fue entonces cuando fue llamado para su primera misión en Asturias.

“Había trabajado con la Academia del Guaje y teníamos buenas referencias de él. Vino a coordinar la cantera, con el método de la Academia. También nos echó un cable con el primer equipo como preparador físico”, recuerda Miguel López Cedrón, presidente del Llanera, club en el que Suazo trabajó hasta julio de 2019. “Es una persona muy metódica, y completa, ya que tenía el título de entrenador y el de preparador físico, además de dominar el análisis de rivales. En lo suyo es muy fino”, le define Miguel.

Tras un periodo en Madrid, por motivos personales regresó a Asturias en 2020. Y la puerta del Real Oviedo quedó entreabierta. Fue Juanjo Rovira, director de MICSports, el que le tendió el puente hacia Comamala, y este a Arnau. “Estaba Ziganda ya en el Oviedo y sé que Pau les dijo que él se ofrecía a hacer los informes de forma gratuita y al final de temporada que decidieran. Fue como una especia de prueba que superó”, comenta Rovira. “Está encantado en el Oviedo y tiene muy buena sintonía con Ziganda”, añade.

Los que le conocen destacan de él su capacidad de adaptación en un mundo tan cambiante como el del fútbol. “Es una persona muy bien formada, que siempre está actualizada. Le gusta estar al día. Y que domina diversos campos. Ahora, con la explosión del “big data” en los equipos ha encontrado un área interesante”, indica Rovira, que además es director de partidos de LaLiga. A Suazo se le puede ver, siempre acompañado de una cámara, en la plataforma elevada de El Requexón cada entrenamiento o en una cabina de prensa durante los partidos de los de Ziganda.

Compartir el artículo

stats