Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Joan Femenías Portero del Real Oviedo

“La rivalidad no puede conducir nunca a la violencia”

“No falté a nadie al respeto; yo sí he sentido provocaciones en campos de fútbol y nunca reaccionaría así, como si fuera una pelea de discoteca”

Joan Femenías, portero del Real Oviedo, ayer en El Requexón MIKI LOPEZ

Es el hombre más buscado del derbi, aunque no por las razones que él desearía. Está feliz por el resultado, claro, por otro triunfo que mantiene a los azules como equipo más fuerte en el pulso regional y, de paso, asentados en puestos de play-off. Pero la fea imagen del final, en la que 8 jugadores del Sporting le rodean y le agreden, le sitúa en el centro de la diana mediática, algo que, confiesa, le da algo de “vergüenza”. La versión del Sporting le señala como el provocador inicial de esos incidentes insultando a la grada del Fondo Norte. Él lo niega.

Y aunque de primeras tiene algo de reparos para hablar de la imagen de la polémica, Joan Femenías responde a todas las cuestiones de LA NUEVA ESPAÑA sin filtros, con un discurso sosegado y las ideas claras. No hizo nada malo y, defiende, existen imágenes que corroboran su versión. De paso, también habla de fútbol. De la estupenda racha del Oviedo. O de la firme mano que impidió a Djuka cambiar el derbi con más eco.

Joan Femenías, ayer, en El Requexón. | Miki López

–¿Resaca del derbi?

–Sí, pero muy buena. Feliz por cómo se comportó el equipo. Hicimos un partido completo, en el mejor día, el del derbi, en este momento con tan poco por delante. Es un impulso muy importante para seguir ilusionados.

–Se vio a un Oviedo maduro.

–Sabíamos el partido que nos íbamos a encontrar, aunque fuera de casa nos estaba costando. Lo preparamos muy bien. Y pudimos aplicar lo trabajado. Lo teníamos muy claro desde el principio.

–¿Qué les dijo el Cuco?

–Que debíamos juntar las líneas y tener más claridad ofensiva. Fuera de casa estamos mejorando poco a poco y se nota. Debíamos parecernos al Oviedo del Tartiere. Y esa es la línea a seguir.

"Todo el oviedismo fue capaz de hacernos llegar lo que significa el derbi y por eso salimos con esa mentalidad"

decoration

–El equipo mordió arriba.

–Fuimos valientes, salimos a por el partido. Estamos en una posición de privilegio y hay que ir con todo. Tenemos que ir a por los partidos.

–Fue el partido en el que el Oviedo tuvo mayor porcentaje de duelos ganados. ¿Qué le dice eso?

–Que todo el oviedismo fue capaz de hacernos llegar lo que significa el derbi y por eso salimos con esa mentalidad. Nosotros estábamos muy convencidos y eso se traduce en que ganas los duelos y te acercas más a la victoria.

Joan Femenías, portero del Real Oviedo MIKI LOPEZ

–El factor emotivo…

–Nuestra gente no pudo estar en el campo, pero les sentimos cerca durante la semana. Nos contagiaron ese aura de optimismo. He jugado cuatro derbis e, incluso en los que se disputaron a puerta cerrada, sabes que es algo especial. Que no es un partido más.

–Interviene poco, pero le mete una mano decisiva a Djuka.

–Defendimos bien todo el partido, apenas gozaron de ocasiones, pero tuvieron esa acción en un momento decisivo, porque llegó poco antes del gol de la victoria. Y para eso estamos los porteros. Yo, feliz de poder ayudar al equipo con esa parada.

–En esa intervención, ¿qué hay más: estudio del rival o intuición?

–Yo, en un mano a mano, siempre trato de mirar el balón y hacerme grande. Y como tengo buena capacidad de reacción, confío en intentar pararla.

–¿A quién le dedica el triunfo?

–Primero, a todos los aficionados del Real Oviedo. También a la gente del club, que hacen un trabajo increíble en la sombra, y se ve porque está creciendo a pasos muy grandes, como se ha visto recientemente con la Fundación, que es ejemplo de cara a la sociedad con unos valores que presentan al Oviedo. Y uno se siente identificado con esos valores. Y se lo dedico a la familia, que te aguanta a las buenas y a las malas.

–Vamos al lío.

[Antes de que Femenías responda a las preguntas, el departamento de comunicación del Real Oviedo muestra a LA NUEVA ESPAÑA las imágenes captadas por Mediacoach, programa que LaLiga facilita a todos los clubes, de los momentos que siguen al pitido final. En el vídeo, Femenías celebra con saltos de alegría y puños en alto el triunfo de cara al fondo norte del estadio].

"Celebro, salto, pero no falto al respeto nunca, no señalo a nadie. Nadie se puede sentir ofendido con mi celebración. Y hay imágenes que lo prueban"

decoration

–¿Qué es lo primero que piensa cuando señalan el final?

–Más que pensar, reacciono con alegría, con euforia. Doy saltos y miro para la parte de detrás de mi portería, donde hay aficionados del Oviedo que habían estado animándome en la segunda parte. La sensación que tenía es la que se confirma ahora que he visto los vídeos: celebro, salto, pero no falto al respeto nunca, no señalo a nadie. Nadie se puede sentir ofendido con mi celebración. Y hay imágenes que lo prueban.

–Y empieza el jaleo.

–De pronto siento un empujón por la espalda y me dicen que qué hago, que no puedo celebrar así la victoria de mi equipo. Poco más puedo decir: las imágenes hablan por sí solas y todo el mundo vio lo que pasó. Lo único que repito es que yo no falté a nadie al respeto.

–¿Qué piensa cuando se ve rodeado?

–Se ha hablado mucho de esa escena y quiero pasar página. Me da vergüenza verme ahí, en esa situación. Lo que sí tengo claro es que estoy orgulloso de mi reacción: no quise contribuir a una escena que no representa nada bueno ni para el deporte ni para la sociedad. Lo que me da pena que desde según qué sitios se trate de justificar esa conducta y encima diciendo que hay una provocación mía, que no es verdad. Yo sí he sentido provocaciones en campos de fútbol y nunca reaccionaría así, como si fuera una pelea de discoteca. Los futbolistas somos ejemplo para los niños y hay que cuidar cada gesto. La rivalidad no puede llevar nunca a la violencia.

–Parece que le duele más que intenten justificarlo que la escena en sí…

–Me llama la atención ese intento de justificarlo con teóricas provocaciones. Entonces, cuando Messi se levanta la camiseta en el Bernabéu que vayan todos los jugadores del Madrid a por Messi, ¿no? Es fútbol. Hay intercambio de palabras, piques, eso sí es normal. En los últimos minutos del partido, por ejemplo, un jugador del Sporting me insultó y me dijo, “¿tú quién eres?”. Y yo le respondí enseñando el escudo. “Somos el Real Oviedo”, le contesté. Y eso se quedó ahí. Pero lo que pasó luego es injustificable. Que haya rivalidad, pero no se puede pasar nunca a la violencia. Nunca.

–¿Alguna vez le habían agredido?

–Nunca.

–¿Qué pensó su familia?

–Lo siguieron por la tele. Estaban preocupados y sorprendidos.

–¿Le ha llamado alguien del Sporting?

–Nadie.

Joan Femenías, portero del Real Oviedo MIKI LOPEZ

–¿Ha visto los comunicados del Sporting?

–Las acciones y las palabras hablan por sí solas. Que cada uno las interprete como quiera.

–En el vestuario sí se desató la euforia sin condiciones…

–Ganar un derbi, a esas alturas, en esa posición en la Liga… Estas situaciones nos cohesionan aún más. En este vestuario nunca hemos perdido la unión, ni cuando no había tan buenos resultados. Y la celebración es otro ejemplo.

"Soy un afortunado. Que digan que fallé en un gol no puede afectarme. Más problemas tendrá el que haya sufrido una pérdida familiar o alguien que no encuentra trabajo"

decoration

–Hablemos de fútbol. El Oviedo es sexto con 57 puntos. ¿Qué tiene el equipo que no tuviera hace unos meses?

–Cuando vienen mal dadas, tienes que ser capaz de aislarte, tener la mente fría y perseverar. Hemos encontrado la confianza necesaria y ha sucedido en el momento perfecto. Ahora, pies en el suelo y a centrarnos en el Alcorcón. A ver si logramos coger a los equipos que están por delante.

–¿Se ve en el play-off?

–Claro que sueño y me veo jugándolo, pero el fútbol da muchas vueltas. Hay que ser positivo.

–El que llega con buena inercia al play-off va disparado...

–En los últimos años se ha dado así, pero Las Palmas y Girona también avanzan en buena dinámica. En el play-off juegan más factores que la clasificación. Pero solo pienso en el Alcorcón.

–Juegan contra un descendido.

–Tenían un objetivo difícil en la segunda vuelta, pero se reforzaron bien. Es muy complicado ganarles allí. Será duro.

–¿Cuesta pasar de jugar el derbi a hacerlo contra el último?

–No es lo mismo que si hubiera jugado el derbi en diciembre, por ejemplo. A estas alturas no puede haber relajación.

–¿Es este su mejor momento?

–Estos últimos resultados ayudan. Pero prefiero pensar en que voy a ir a más, que voy a seguir creciendo. No se puede controlar el resultado, pero sí el día a día. Y ahí soy siempre igual de estricto.

Joan Femenías, portero del Real Oviedo MIKI LOPEZ

–¿Qué nota se pone?

–Cuando acabe la temporada y veamos los números, vosotros que ponéis notas os encargaréis de hacerlo. Y yo, encantado de leerlas y escucharlas.

–¿Cómo lleva la presión de un club como el Oviedo?

–A los que nos gusta el fútbol, la presión del Oviedo es una bendición. Al final, ¿qué quieres? Que hablen bien de ti, claro. Pero sería injusto quedarte solo con eso. También tienes que apechugar con los malos momentos. Soy un afortunado y creo que no me influye lo que se diga de mí. Los porteros tienen que ser valientes. A pesar de tener errores groseros han de mostrar carácter para volver a ponerse bajo palos. Prefiero jugar en el Oviedo, donde se habla de ti, para bien o para mal, que en otro sitio sin tanta repercusión.

–¿Se apoya en psicólogo o coach?

–No lo hago, no. Cada uno lleva la presión a su manera. Yo he vivido alguna situación complicada en mi vida personal, así que una opinión deportiva desfavorable no me supone ningún problema. Soy un afortunado. Que digan que fallé en un gol no puede afectarme. Más problemas tendrá el que haya sufrido una pérdida familiar o alguien que no encuentra trabajo.

Estoy en contacto con Rubén (Reyes) y siempre me ha manifestado su confianza. Mi sensación es que voy a renovar con el Oviedo

decoration

–¿Siempre fue portero?

–Empecé de medio centro defensivo. Daba bastante leña. Pero el portero del Manacor, mi equipo, se marchó al Mallorca y me hice guardameta en cadetes. Siempre me había llamado la atención la portería, los guantes... Dos o tres años después me fichó el Villarreal.

–Dígame su mejor parada y su mayor error esta temporada.

–¡Buff! Déjeme pensar... El error sí lo tengo claro, el que me más me dolió: el de Valladolid. Se me escapa el balón en un mal gesto técnico. Y sobre la parada le voy a decir una que quizás no sea la mejor pero que me dejó muy satisfecho. En ese mismo partido, la mano que meto en una falta de Alcaraz cerca de la escuadra. Me gustó mucho, después de un error tan grande como el que había tenido, la sensación de ese desplazamiento cruzado y meter esa mano.

–¿Va a renovar?

–Se han hablado muchas cosas que no son verdad sobre mi renovación. Estoy en contacto con Rubén (Reyes) y siempre me ha manifestado su confianza. Además, estoy en un proceso de cambio de representantes y no se ha puesto nada aún sobre la mesa. Estoy feliz en Oviedo y creo que el club está contento con mi forma de ser y con mi disciplina.

–¿Su sensación es que el año que viene estará en el Oviedo?

–Sí, mi sensación es que sí.

Compartir el artículo

stats