Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Cuco gana finales: Tenerife, Racing, los derbis... Ziganda da con la tecla en los momentos clave

El técnico salvó esta temporada su situación en Ponferrada y el equipo ya conquistó Cartagena cuando necesitaba dar un paso adelante

Ziganda, en el Carlos Tartiere. | | IRMA COLLLÍN

Aquella voltereta de Rodri ante un Tartiere en éxtasis no fue tanto un grito de euforia como de liberación. Porque la victoria del Oviedo, 1 de marzo de 2020, permitía a los azules levantar la cabeza y no hundirse en el fango. Era el segundo parido de Ziganda en el club azul, eufórico el Cuco en la banda como pocas veces se ha visto, y sirvió para avisar de que al entrenador se le daban bien los duelos calientes, las finales. Ahora que el Oviedo se prepara para un ser o no ser en Las Palmas, la acertada mano del técnico en los momentos clave se presenta como una de las bazas de los azules.

Aquel final de campaña 2019/20 mostró a un Oviedo ágil mientras avanzaba por el alambre. Y al técnico, con duende en los partidos con más presión. Como demostró en El Molinón, jornada 34.ª. Ziganda formó con Ibra y Rodri arriba, dejando en el banquillo a Ortuño y Borja, en una decisión que sorprendió. Ganó el Oviedo 0-1: gol de Borja a pase de Ortuño. Un truco de magia con final redondo.

La fórmula fue parecida en Zaragoza, antepenúltima jornada. Ortuño y Borja volvieron a ser suplentes, los azules ganaron 2-4 y los suplentes sentenciaron cuando tuvieron la oportunidad. Aquel capítulo tan peligroso para el Oviedo se cerró en la 41.ª fecha, un triunfo 1-0 frente al Racing con gol de Obeng. Para Ziganda, el lunes lo reconoció, el choque más importante desde que está en el club azul. Ahí quedó cerrada la permanencia.

Real Oviedo-Racing

La pasada campaña, 2020/21, un tanto insulsa por el covid y por la irregular trayectoria azul, sí tuvo en los derbis asturianos los duelos con más picante. La pizarra de Ziganda se impuso en ambas ocasiones. En el Tartiere, con un tanto de Tejera de penalti. En Gijón, con protagonismo para Diegui, la llamativa apuesta del Cuco aquella tarde. Otro conejo de su chistera.

Esa misma campaña, los carbayones habían salido con el botín de su visita a Las Palmas. Allí llegaron en una situación incómoda, jornada 10.ª, en descenso tras haber caído en casa ante el Logroñés. Con el técnico cuestionado, los azules firmaron una de sus mejores actuaciones del curso. El triunfo 1-2, doblete de Nahuel, mostró a un equipo firme y afilado con espacios.

En el presente curso, 2021/22, Ziganda se ha acostumbrado a superar situaciones límite. En Ponferrada, por ejemplo, cuando llegó tocado tras la mala dinámica azul. Ganó 1-2. En Burgos también sonrió (0-1) cuando el equipo parecía dudar. Y está la victoria en Cartagena, ese 1-2 que disipó el tembleque fuera de casa y metió al equipo en play-off. El Molinón sirvió para certificar (0-1) que al Oviedo del Cuco le va la marcha.

SPORTING - OVIEDO JUAN PLAZA

Ahora, Ziganda planea la semana más especial desde que dirige la nave carbayona. Es cierto que no tiene la trascendencia de aquel epílogo de la 2019/20; luchar por la salvación incluye dosis más grandes de dramatismo. Pero la cita ofrece una oportunidad única, aquella por la que está esperando el oviedismo desde hace 20 años: ganarse la posibilidad de pelear por regresar a Primera. La tierra prometida. Y Ziganda quiere coleccionar otra final en su lustroso currículum.

Compartir el artículo

stats