Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El perfil de Luengo, nuevo central del Oviedo: "Es un buen complemento"

El equipo vuelve hoy al trabajo sin Borja y esperando a Pomares, que ya se despidió del Tenerife

Oier Luengo. | Real Oviedo

Para entender el fichaje de Oier Luengo (Amorebieta, 1997), la segunda incorporación del Oviedo tras Quentin Braat, hay que situar el contexto. El equipo azul (de momento) presume de buena salud en sus centrales, con Costas y Calvo como líderes y Tarín en la retaguardia. Por eso el cuarto integrante, el que debía ocupar la plaza que dejó Christian Fernández, debía tener al menos dos cualidades: juventud y precio asumible. Ambas las cumple el central Luengo, que ya está en Oviedo, se compromete con la entidad por dos temporadas procedente del Amorebieta y está ante la oportunidad de su vida después de pasar también por el filial del Athletic de Bilbao.

Será su primera experiencia fuera del País Vasco. "Estoy con muchas ganas, va a ser un año buenísimo para todos", declaró a los medios del club el central, que prometió "orgullo valor y garra", el lema de club. Las características de Luengo las conoce a la perfección el técnico Íñigo Vélez, extécnico del defensa en el Amorebieta. "Es un buen marcador, va bien por arriba y comete pocos errores, algunos solamente por inexperiencia. Creo que para el Oviedo es un buen fichaje, ya que puede ser un buen complemento en una defensa con Costas, Calvo y Tarín", explica Vélez. Luengo jugaba como central en un esquema de cuatro defensas, aunque Vélez también alternó un sistema con carrileros y tres centrales.

El nuevo defensa del Oviedo se ubicaba en ese dibujo de central izquierdo. "Tiene velocidad y buen cruce y puede jugar en los dos perfiles, siendo fiable en ambos. Su salida de balón es correcta, aunque no se prodiga mucho y no se complica. Creo que puede rendir bien en un club con la exigencia del Oviedo, sabiendo cuál es su sitio", finaliza Vélez.

Luengo jugó la pasada campaña 31 partidos con el Amorebieta, en la que fue su primera experiencia en el fútbol profesional, 27 de ellos como titular.

El central se formó en las filas de ese club y en 2018 fichó por el Bilbao Athletic, aunque volvió a préstamo al Amorebieta al casi no contar con oportunidades. Luego regresó al filial del Athletic y sí se hizo con un puesto en Segunda B en las campañas 2019/2020 y 2021/2022. El Amorebieta, otra vez, le volvió a reclutar el curso pasado tras el ascenso al fútbol profesional. El central, según dijo ayer el club en un comunicado, se incorporará a los entrenamientos, que comienzan hoy por la mañana (10.15 horas), una vez que supere el reconocimiento médico pertinente.

Oier Luengo, ayer con la camiseta del Oviedo. | Real Oviedo

Oier Luengo, ayer con la camiseta del Oviedo. | Real Oviedo

Paralelamente a Luengo, el Oviedo sigue trabajando en la planificación de la plantilla, con la defensa como foco principal. Pomares, lateral izquierdo, será el siguiente en fichar y ayer ya se despidió del Tenerife, su club las dos últimas temporadas. Salvo sorpresa, estará esta semana en Asturias para incorporarse a los entrenamientos.

Mientras, se busca otro lateral izquierdo para suplir a Pierre Cornud. También se buscan piezas para el otro lateral, estando en la plantilla Lucas y Jorge Mier, que regresa después de su cesión en Unionistas. En la lista que maneja Tito Blanco, director deportivo, está, entre otros, Martín Aguirregabiria, al que el directivo conoce bien, ya que acaba de terminar contrato en el Alavés, su exequipo.

Aguirregabiria es un lateral cotizado con varios pretendientes y, a día de hoy, parece una opción complicada para el Oviedo, donde más que por las caras nuevas existe el temor a una posible salida de Costas o Calvo. El club sigue la búsqueda de más jugadores y también continúa esperando la respuesta de Borja Sánchez a la oferta de renovación. El asturiano medita si aceptarla o no y esta semana se espera el desenlace definitivo. De momento, salvo sorpresa mayúscula, el ovetense no estará hoy en la vuelta al trabajo.

Compartir el artículo

stats