Ni un riesgo de Santi Cazorla: el plan del Oviedo para cuidar el físico del "8"

Carrión espera contar con el "8" la semana que viene y dice que el equipo tiene margen de mejora

Luis Carrión y Santi Cazorla, en El Requexón. | Irma Collín

Luis Carrión y Santi Cazorla, en El Requexón. | Irma Collín / Nacho Azparren

Para alegría de Luis Carrión ayer en El Requexón estaban casi todos disponibles. Romario, ya recuperado de su lesión, se ejercitó sin problemas. También Luengo, que se perdió los dos últimos encuentros, y Camarasa, al mismo ritmo que el resto de cara al encuentro ante el Mirandés, mañana en Anduva. Únicamente faltaba uno, pero quizá el más importante. Santi Cazorla no saltó al césped de la ciudad deportiva del Oviedo y salvo sorpresa no viajará con el equipo para jugar en Anduva. Sus molestias físicas, que aparecieron tras el encuentro en Zaragoza, todavía persisten y en el Oviedo no se quiere correr ningún tipo de riesgo con el "8".

Carrión, que ayer compareció en la sala de prensa, se encargó de trasladar calma antes del entrenamiento sobre el momento físico de Cazorla, que estaba siendo un jugador importante hasta su dolencia. "Tuvo una pequeña molestia y no acaba de estar bien del todo. No es algo de largo plazo. Si no llega para este domingo, llegará el siguiente. Estoy especialmente contento con los servicios médicos del club, hacen un trabajo increíble y también en lo psicológico, estoy encantado con ellos", dijo el técnico del Oviedo, respaldando a su equipo de trabajo. Las previsiones son en todo caso que Cazorla vuelva la semana que viene y desde el club no se emite ninguna señal de preocupación con el "8", que hasta después de la visita en La Romareda había acumulado muchos entrenamientos sin sentir una sola molestia. En el Oviedo son conscientes de que se debe cuidar al veterano y el "8" tuvo una acumulación de partidos, siendo titular en Liga ante Alcorcón y Zaragoza y jugando minutos en Copa frente al Manresa.

La buena noticia para Carrión es que sí podrá contar con Romario, Camarasa y Luengo, previsiblemente. Sobre el ecuatoriano, que está viviendo un curso aciago por las lesiones, el entrenador fue especialmente cariñoso. "Cuando llegué a Oviedo me sorprendió Romario Ibarra, es un perfil que no tenemos. Tiene personalidad en metros finales y uno contra uno, pero no le hemos visto mucho. Estará para el domingo y es una baza más que tenemos en los últimos minutos, ojalá nos pueda dar lo que espero que nos pueda dar", indicó.

Flores a la defensa y confianza en el equipo. Enfermería al margen, Carrión se mostró ayer muy optimista con el rumbo del equipo, aunque dijo también que "todavía no ha cogido su mejor nivel". El catalán se paró para hablar del rendimiento individual de varios jugadores y se detuvo especialmente en la defensa. "Siempre vi buenos a Dani Calvo y a David Costas, solo que ahora los veo muy buenos. Llevaban tiempo defendiendo en un bloque bajo y me preguntaba cómo lo iban a hacer en bloque alto y la respuesta es que lo están haciendo muy bien. Nos permiten ir hacia arriba y que atrás se generen situaciones de dos contra dos que solventan sin problemas", dijo.

También hubo un refuerzo a Lucas, que según desveló Carrión está jugando con algunas molestias. "A Lucas todavía le queda para estar a su nivel. Quiero agradecérselo públicamente porque está jugando con molestias. El otro día ante el Eibar se retuerce el tobillo de dolor y sigue, cualquier otro me pide el cambio. Todo por el equipo, aunque a lo mejor no sea lo ideal para él en lo personal", recalcó.

Sobre el momento del equipo, Carrión insistió en ir partido a partido y en esta ocasión no habló a largo plazo. "Nuestro objetivo tiene que ser ir partido a partido y tratar de ganar todos los partidos que podamos, sin pensar cuántos tenemos que ganar para estar en tal puesto en diciembre. Es difícil llegar a la zona alta, todos los que están es porque hicieron las cosas muy bien. Llevamos diez partidos y las hemos hecho bien, pero lo que más tranquilo me deja es que todavía son mejorables. No tenemos que obsesionarnos", aseguró el técnico del Oviedo.