ENDOCRINOLOGÍA

¿Qué son las hormonas y cómo puede afectar a nuestra salud si hay un desequilibrio?

Las hormonas son mensajeros biológicos y los especialistas insisten en que "hay que evitar que nuestro organismo produzca y libere estas hormonas de manera descontrolada", para evitar problemas de salud graves.

¿Qué son las hormonas y cómo afectan a nuestra salud?

¿Qué son las hormonas y cómo afectan a nuestra salud?

No somos conscientes de la importancia que tienen las hormonas en nuestro organismo y nuestra salud.

Como subraya el doctor Alberto Fernández, secretario de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), "los desequilibrios hormonales son frecuentes y, en ocasiones, insuficientemente comprendidos"

Las hormonas son mensajeros biológicos, unas moléculas producidas por nuestro propio cuerpo por las glándulas del sistema endocrino (la pituitaria, la tiroides, las paratiroidales, el timo y las glándulas adrenales).

Una vez que estas moléculas son liberadas a la sangre, se desplazan hasta llegar a diferentes tejidos y órganos. Ahí se encargan de controlar numerosas funciones e intervienen en procesos como el crecimiento y desarrollo, el metabolismo y la reproducción. 

Por eso, tal y como explica el doctor Raúl Luque, vocal de la (SEEN):

"Si ocurre una carencia o un exceso en la producción de hormonas, el desajuste en el organismo es inmediato. Por eso, hay que evitar que nuestro organismo produzca y libere estas hormonas de manera descontrolada, provocando la aparición de problemas de salud graves, aunque afortunadamente en la actualidad, los profesionales endocrinos disponemos de tratamientos terapéuticos destinados a paliar estos desequilibrios hormonales".

¿Qué problemas puede provocar un desajuste hormonal?

Los trastornos hormonales pueden tener consecuencias graves en el organismo.

Los problemas de salud que provocan van a ser diferentes en función del tipo de hormona que esté alterada y del tiempo que dure el trastorno. 

Porque hay que tener en cuenta que se han identificado más de 60 tipos de hormonas, y entre las más conocidas encontramos:

  • La adrenalina,
  • la oxitocina,
  • la testosterona,
  • la serotonina,
  • el estrógeno
  • la insulina.

Y el exceso o la falta cada una de ellas tiene distintas consecuencias.  

El doctor Luque pone varios ejemplos:

  • "Un ejemplo son las anomalías en la producción de hormonas hipofisarias como es el caso de la acromegalia, una enfermedad endocrina poco frecuente producida por un tumor que provoca un exceso de producción de hormona de crecimiento (GH)". 

En este caso, los pacientes que sufren esta enfermedad tienen síntomas como "un agrandamiento de manos y pies, alteración de rasgos faciales, agrandamiento de la mandíbula y la frente, así como del corazón, entre otros.

Es muy frecuente también el dolor de cabeza, y si el tumor hipofisario es grande puede comprimir las vías ópticas y ocasionar dificultades visuales", explica el experto. 

  • Otro ejemplo de alteración hormonal es la diabetes, una enfermedad crónica de larga duración que se produce por un defecto en la producción y la secreción de insulina a la sangre o porque las células dejan de responder a la insulina. 

"Esto conlleva que existan altos niveles de glucosa en sangre, es decir, hiperglucemia, provocando con el tiempo problemas de salud graves como enfermedad del corazón, pérdida de la visión y problemas en pies y riñones", especifica este especialista. 

Causas de los desequilibrios hormonales

Los síntomas que evidencian un trastorno hormonal pueden ser muy variados. Desde cambios en el peso corporal y en el comportamiento, a cansancio o alteraciones en el desarrollo, entre otros. 

Además, en algunas ocasiones estos desequilibrios en los niveles hormonales son asintomáticos o presentan síntomas muy leves, por lo que es esencial prestar atención a las manifestaciones por parte del cuerpo (molestias, dolores, etc.). 

En cuanto al origen del exceso o defecto de las hormonas, el doctor Luque indica que "las causas comunes del desequilibrio hormonal pueden incluir el consumo de algunos medicamentos, tratamientos para el cáncer, malos hábitos como una alimentación inadecuada o trastornos en la misma, falta de sueño, estrés, una lesión o un trauma, entre otros". 

En los últimos tiempos se han realizado investigaciones sobre los mecanismos celulares y moleculares asociados a los desequilibrios hormonales que han añadido otros factores implicados como: 

  • Alteraciones genéticas.
  • Problemas en la señalización celular. 
  • La desregulación de las maquinarias moleculares que controlan la expresión génica y el metabolismo del ARN. 

En todo caso, en opinión de los expertos es necesario seguir investigando para descubrir los motivos de estos desequilibrios en los que influyen muchos aspectos como el sexo, la edad y el estado metabólico de las personas. 

Las mujeres sufren cambios hormonales continuos y cíclicos desde la pubertad hasta la menopausia.

Las mujeres sufren cambios hormonales continuos y cíclicos desde la pubertad hasta la menopausia.

Las mujeres, las más afectadas por los desequilibrios hormonales

Los desequilibrios hormonales influyen considerablemente en el estado anímico de las personas, en el que también intervienen diferentes variables como el ambiente social y físico, la dieta, los patrones de sueño diarios, el ejercicio, entre otros. 

Este aspecto es especialmente relevante en el caso de las mujeres quienes, desde la pubertad hasta la menopausia, experimentan cambios en el estado de ánimo provocados por fluctuaciones hormonales continuas y cíclicas (estrógenos y progesterona) que afectan a diversas células del organismo, especialmente a nivel del hipotálamo. 

"Los trastornos de depresión y ansiedad son más frecuentes en mujeres que en hombres, lo que también está directamente relacionado con los cambios hormonales. Por este motivo, para gozar de una buena salud y un estado de ánimo adecuado es importante que las hormonas se encuentren en equilibrio y no se produzcan desajustes", insiste el doctor Fernández. 

En este sentido, un déficit en adrenalina, la hormona del estrés, puede provocar depresión, baja motivación, desinterés y apatía.

Por el contrario, las endorfinas, que son hormonas que estimulan el placer y tienen un efecto relajante en el cuerpo, en el caso de una sobreproducción puede desencadenar estados de euforia y bienestar.