El Ayuntamiento de Siero acaba de dar un paso definitivo de cara a la construcción de la nueva escuela infantil de Pola de Siero. Ya se ha abierto la licitación, que concluirá a finales de septiembre, dando paso a las obras, que podrían iniciarse en octubre. Se trata de una obra plurianual, que cuenta con una primera partida en las cuentas de 2021 y que tendrá continuidad con el dinero restante, hasta alcanzar los 1.549.988 euros, en los presupuestos de 2022. El hecho de que se haya repartido los costes en dos años es precisamente el factor que ha condicionado los plazos. Dado que se estima la escuela tardará 18 meses en construirse, no podrá entrar en funcionamiento, como mínimo, hasta el curso 2023-2024.

El nuevo equipamiento se llevará a cabo en el antiguo edificio del Cinema Siero, actualmente en desuso, y tratará de mantener la estructura de hormigón soportante y la estructura metálica de la cubierta, así como el forjado inclinado que la conforma, además de un trozo de cubierta plana en su parte delantera que cubre la parte de hall, y frente a la fachada principal. Además, también se respetará el mural de Antonio Suárez, que está situado en la entrada principal, y que supone un elemento artístico de gran valor que forma parte del patrimonio artístico municipal de Siero.

La nueva escuela infantil contará con tres plantas para albergar seis aulas con cambiadores aseos y dormitorios; un patio interior y uno superior, comedor, cocina, sala polivalente, vestuarios, lavandería, despacho y sala de reuniones. También contará con sala de espera y guardacarritos. En total, el inmueble contará con una superficie útil de 1.282 metros cuadrados.

La planta baja albergará dos aulas destinadas a los alumnos de uno a dos y otras dos para los de dos a tres años, con unos 36 metros cuadrados de superficie, cuatro aseos (dos por cada grupo de edad), dos dormitorios y dos guardasillas. Además, habrá un comedor común para todos, con una cocina comunicada directamente con él y con la calle lateral para entrada de los alimentos a un almacén y un despacho con una pequeña sala de reuniones.

La primera planta está diseñada con dos aulas para los niños de primer año, dos dormitorios, dos cambiadores con zona para preparar biberones y un área para guardar los carricoches. Ambas aulas contarán, también, con un patio exclusivo para ellos. Además, se proyecta una zona de estancia para padres con dos aseos para hombres, mujeres y minusválidos, unos vestuarios para personal y una lavandería.

Finalmente, la segunda planta, en la parte de terraza existente se habilitará un acceso mediante escalera y ascensor, valorándose su uso como patio o área de actividades. También se proyecta en el nivel de esta planta y en el espacio bajo cubierta con salida a esta terraza, una planta de nueva construcción dedicada a la ubicación de todas las máquinas de instalaciones, calefacción, renovación de aire y electricidad, entre otras.

La nueva escuela infantil de la Pola es una vieja aspiración del gobierno local, que presentó el proyecto durante la campaña electoral. La pandemia retrasó un año su ejecución, pero, finalmente, parece que las obras arrancarán este año. Además de los fondos plurianuales para su construcción, en 2023, de cara a su apertura, será necesario habilitar crédito para amueblarla.