Suscríbete

La Nueva España de Siero

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Se crea en Siero el primer almacén de piezas nobles de hórreos en ruina para su uso en restauraciones

Los depósitos del Centro Tecnológico de la Madera, en Carbayín, ya tienen acumulados elementos de ocho construcciones tradicionales

13

Nace en Siero un banco de piezas de hórreos en ruina para su reutilización en rehabilitaciones A. I. / Principado

Asturias ya tiene creado el primer banco o depósito para albergar, tratar y conservar piezas etnográficas singulares de hórreos y paneras en estado de ruina por toda la región. Un novedoso proyecto con el que se quiere que esas piezas salvadas de la destrucción puedan ser reutilizadas en restauraciones y otras nuevas construcciones.

El depósito está ubicado en el Centro Tecnológico Forestal y de la Madera, en Carbayín, y acaba de ser presentado con la presencia de la Consejera de Cultura, Berta Piñánny con participación del Alcalde de Siero, Ángel García, los responsables de la Asociación Amigos del Hórreo Asturiano y del Centro Tecnológico (Cetemas). "Es importante la labor de restauración y catalogación de piezas que se inicia con este proyecto", explicó Berta Piñán durante el recorrido por el centro.

Fernando Mora, arqueólogo y miembro de la Asociación de Amigos del Hórreo Asturiano apuntó que desde la entidad han ido haciéndose con "piezas de hórreos que llevaban años en el suelo y que no se iban a reconstruir porque ya tenían muchos elementos perdidos. Recogimos lo que nos parecía aprovechable para que se puedan utilizar en otras restauraciones. Será un banco de hórreos que estará destinado a profesionales y empresas del sector".

"Pegoyu, almacén d’horros" como se denomina a la iniciativa, se promovió en el seno de la Mesa del Horru, constituida por la Consejería de Cultura en febrero de 2020 para abordar los aspectos esenciales en la gestión patrimonial de estas construcciones típicas, garantizar su futuro y salvaguardar su valor cultural. Este órgano está integrado por expertos, profesionales y representantes de entidades de diferentes ámbitos relacionados con el estudio, la restauración y la conservación de este patrimonio etnográfico. Entre ellos, miembros de la Fundación Cetemas y de los Amigos del Hórreo.

Durante la puesta de largo del banco de hórreos se explicó que en el almacén ya hay piezas de ocho construcciones etnográficas, procedentes de siete concejos, incluidos "pegoyos de piedra, de madera, colondres, engüelgos, mueles, vigues, moños, trabes, lliños o sobrelliños..." detalló Mora. "El resultado está siendo muy positivo", añadió. Las piezas fueron todas desmontadas el pasado año, con el condicionante de que los hórreos y paneras de las que procedían tenían un informe del Consejo de Patrimonio Cultural del Principado con la preceptiva declaración de ruina.

Patrimonio seguirá gestionando este año las labores de recogida de piezas de hórreos y paneras en mal estado y habilitará un sistema de solicitud de estos elementos etnográficos para su reutilización en restauraciones.

El proceso de recuperación

La Dirección General de Patrimonio estableció el año pasado 8 actuaciones de desmontaje, que Amigos del Hórreo (AAHA) realizó en los concejos de Illas, Mieres, Aller, Carreño, Piloña, Candamo y Grado. En este último concejo se llevaron a cabo dos intervenciones. Amigos del Hórreo se encargó de llevar a cabo las tres primeras fases del proceso.

Primero, el desmontaje de 7 hórreos y paneras en ruina, la intervención en un derrumbre parcial y la retirada de escombros.

Segundo, el transporte y el traslado de las piezas rescatadas a la sede de Cetemas, así como la elaboración de un informe técnico sobre la operación realizada, los materiales recogidos y su valoración, y las medidas aconsejadas para su conservación.

Y, tercero, la presentación de un protocolo con flujogramas, labores y documentación del proceso, elaborado en colaboración con la consejería, los ayuntamientos y los propietarios.

Para estas actuaciones, el servicio de Patrimonio y la AAHA analizaron los expedientes de los elementos afectados, realizaron visitas previas y valoraron conjuntamente las condiciones de las intervenciones, los materiales y las necesidades relativas a los trabajos y la maquinaria. La entrega a Cetemas de las piezas rescatadas se realizó el mismo día de su recogida.

La conservación de la madera

Tras la recepción de los materiales rescatados, la Fundación Cetemas asume la siguiente fase del proceso. Así, durante 2021 habilitó el espacio físico para el almacenamiento de las piezas e inició la elaboración de un inventario. Para la ubicación del almacén se analizaron las condiciones ambientales del espacio. La humedad relativa y la temperatura son factores esenciales para la conservación de la madera, especialmente en el caso de estas piezas patrimoniales de alto valor, recuerdan desde el Principado.

Asimismo, Cetemas evaluó las diferentes técnicas empleadas para la caracterización no destructiva de la madera para, finalmente, definir los protocolos de medición, toma de datos y cálculo de propiedades que se aplican a los materiales. El protocolo de recepción de las piezas tiene cuatro fases:

-   Descarga, etiquetado individual y limpieza mediante agua a presión para eliminar elementos extraños.

-   Secado en exterior hasta la retirada de la humedad superficial.

-   Aplicación del producto superficial protector anti-carcoma y posterior secado al aire.

-   Apilado, flejado y colocación en el almacén interior de piezas susceptibles (tablas y colondras), enrastrelado y colocación de piezas de gran tamaño en el exterior (trabes, pegollos o muelas).

Cultura financió en 2021 con 25.000 euros el proceso de recuperación de los elementos etnográficos: 10.000 euros se destinaron al desmontaje y rescate de las piezas que realiza Amigos del Hórreo y 15.000 al tratamiento y almacenaje, a cargo de Cetemas. Ambas subvenciones se renuevan este año.

Catálogo de hórreos y paneras

Los portavoces de la Consejería recuerdan que además del almacén de piezas de hórreos y paneras, en la Mesa del Horru se acordó la configuración de la primera base de datos unificada sobre 14.566 hórreos, paneras y cabazos protegidos en Asturias. Y que además, el organismo patrimonial ultima el debate para la modificación normativa que regula el hórreo y que se plantea nuevos usos, con el fin de favorecer su reutilización y su utilidad, preservando su valor cultural.

El Ayuntamiento de Siero, encantado

El Alcalde de Siero, Ángel García, mostró su satisfacción porque un proyecto semejante se ponga en marcha en el municipio. "Se trata de un importante programa de recuperación del hórreo y nos gusta que se haga en este centro de la madera. Es una joya que tenemos en Siero y del que nos sentimos orgullosos, así como de las líneas de trabajo que tienen. Estamos encanados de que podamos aprovechar nuestro patrimonio de esta forma", indicó García

Compartir el artículo

stats