Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Antonio Coppen

Bitácora de Lugones

José Antonio Coppen Fernández

“Radiografía de mi pueblo” cumple 13 años

La metamorfosis de la localidad

A modo de broma ya se han consumido trece años desde la presentación del primer libro que se escribe en la historia de mi pueblo, bajo el título “Lugones, radiografía de mi pueblo”, y debo confesar que, como al Coronel de García Márquez, no tengo quien me escriba. Llevaba el susodicho Coronel 15 años esperando que le asignaran una pensión, a la que tenía derecho por haber servido durante la guerra civil. Todos los viernes se desplazaba a la oficina de Correos pero no tenia correo.

Algo similar nos ha pasado a nosotros respecto a no recibir correo alguno de mi pueblo desde la publicación del libro “Lugones, radiografía de mi pueblo”, así como tampoco de los tres siguientes. Menos mal que tres amigos foráneos se dignaron darle en su día la bienvenida a través de LA NUEVA ESPAÑA. A saber: Celso Peyroux, cronista de Teverga; Heradio G. Cano, abogado y escritor, con residencia en Oviedo; y Abel González, de Llanera. Este cronista se ha pasado más de media vida escribiendo por y para su pueblo, así como sobre las gentes del mismo, tanto en vida como en muchos casos al fallecimiento. Debo admitir que en este sentido mi pueblo es frío como un témpano.

Se suele decir que cuando se publica un libro es como el nacimiento de un hijo, evidentemente algo exagerado pero tiene su aquello, que se dice. Permítaseme que dedique esta crónica semanal a hacerle un canto el citado primer libro por la riqueza y la perenne vida que le vaticino por su variado contenido histórico. Estoy seguro que de él se van a aprovechar las futuras generaciones que deseen conocer datos relevantes y la propia historia de su pueblo, especialmente del pasado siglo XX. Este siglo ha sido en el que Lugones ha experimentado dos metamorfosis, con las consiguientes mejoras para el hábitat de la comunidad vecinal: de pueblo rural y campesino a mediados del siglo XX se convirtió en pueblo industrial, y en la década de los noventa, es cuando se transformar en una villa de servicios. Todos estas cambios en un periodo de 50 años como queda reflejado.

No oculto que me produce una enorme satisfacción cada vez que hablo o escribo sobre “Radiografía de mi pueblo”. Está compuesto de 370 páginas, dividido en diez capítulos, que abarca una concienzuda labor de investigación y de campo. Su preparación me llevó tres años. La decisión de ponerme manos a la obra para elaborar este libro la tomé una vez comprobado en las bibliotecas Pérez de Ayala y del Ridea que sobre Lugones no había nada escrito, tan solo aparecía en sus archivos la revista de “El Carbayu”, de la que yo fui promotor. Luego, a la hora de tomar la decisión para publicarlo, vino la tarea de buscar patrocinadores, que en esta edición concreta me resultó relativamente fácil.

El día previo a la presentación de este libro que tuvo lugar el 24 de septiembre de 2008 en la Casa de Cultura, situada en la calle Leopoldo Lugones, zona peatonal, me entrevistó el periodista Manuel Noval para este periódico. Recuerdo muy bien que yo le afirmé, y lo sigo afirmando, que todos los pueblos de cierto nivel deberían contar con un libro de estas características. No cabe duda que para ello tiene que existir un vecino o ciudadano que tenga mucho amor a su pueblo y ganas de trabajar por él.

También recuerdo, a pesar de los tres años transcurridos, que al finalizar el acto de la presentación del libro que nos ocupa, en mi intervención terminé diciendo: “Yo he escrito el primer libro sobre Lugones, a ver quién escribe el segundo. Y el resultado fue que, al cabo de un año, el que suscribe presentaba el segundo libro cuyo contenido se compone de 180 páginas, bajo el titulado “Lugones, latidos de un pueblo”, referente a las crónicas y reivindicaciones publicadas en torno a una marginación histórica. En su contenido se puede comprobar las vicisitudes por las que atravesó nuestro pueblo desde el año 1965 hasta 2009.

Era una idea que me rondaba en la cabeza desde al menos hacía diez años, hasta que tomé la decisión de iniciarla y acabarla en 2019. Me refiero ahora al tercer libro, en este caso sobre gentes de la localidad, el título asignado ha sido “Lugones, factor humano”, relativo a 80 personajes, hombres y mujeres, que se destacaran en algunas de las distintas facetas humanas. El 50% de su coste patrocinado por el Ayuntamiento de Siero. Este fue presentado en el año 2019. Debo incluir en este mi inventario el catálogo publicado sobre “Tartiére en Lugones 1880-1927”, cuyo contenido corresponde también a Francisco Crabiffosse, derivado del homenaje promovido por el que suscribe y patrocinado por el Ayuntamiento de Siero, siendo alcalde Juan José Corrales. Este homenaje se le rindió en 2007, con motivo del 80.º aniversario de su fallecimiento. No se volverá a repetir exposición tan importante en el concejo, la cual tuvo lugar en la antigua Casa de Cultura, en la zona peatonal de la calle Leopoldo Lugones.

En mi haber como autor cuento con otros libros ajenos al pueblo, como por ejemplo: “Placeres de la vida” (1999); “XX Epístolas a los 20 años” (2000); “La Isla de mis Versos” (2000); “Luces de Otoño” (2004); “Vivir en la Reflexión” (2021). “Los 100 versos de mi isla” fue un ensayo que elaboré en 1998 para comprobar mi capacidad poética, el cual me sirvió para dedicarme exclusivamente a la prosa. Cultivar la poesía es como bañarse en un lago, mientras que penetrar en la prosa es hacerlo en el mar.

Compartir el artículo

stats