Suscríbete

La Nueva España de Siero

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Antonio Coppen

Bitácora de Lugones

José Antonio Coppen Fernández

Treinta años de la gran manifestación de Lugones

Las reivindicaciones vecinales para la mejora de las condiciones de vida en la localidad más poblada de Siero

He venido demorando esta crónica de cuerpo entero, pero me he comprometido hace algún tiempo a redactarla antes de que se extinga el año 2021. No puede existir cronista que se precie que no deje constancia histórica de aquel movimiento ciudadano, para que las nuevas generaciones y nuevos vecinos estén informados. Sin duda alguna, surgió como consecuencia de los daños producidos a esta comunidad vecinal que es Lugones, como se podrá comprobar a continuación.

Hornos calcinador e incinerador. La contaminación producida por el horno calcinador de la empresa Mersa y, por si fuera poco éste, también la amenaza de un proyecto para la instalación en Villapérez de un horno incinerador, anunciado por la Confederación Hidrográfica del Norte de España, a los que hay que añadir la sequía municipal y autonómica de inversiones para con Lugones en la década de los 80, del pasado siglo. Sentadas estas bases, digamos que uno de los tres gérmenes que inquietaron e irritaron a la población fue, sin duda, el horno calcinador de Mersa, que trajo de cabeza a toda la población desde antes de 1974 por los daños que producía la producción de cal viva: tejados, huertas y coches se cubrían de blanco. A tal extremo llegó la dramática situación contaminante, que los vecinos acabaron impidiendo la entrada a los camiones a la factoría, situada en la calle José Tartiere. Un informe redactado por el ingeniero industrial, Luis María Fernández Canteli, publicado en LA NUEVA ESPAÑA con fecha 28/4/73, viene a destapar la caja de los truenos. Luego, el mismo periódico el 16/10/73 y a toda página, publica fragmentos de dicho informe, que alguien sustrajo de las dependencias del Ayuntamiento, lo cual levantó ronchas políticas en el municipio. Tras los trámites burocráticos, la empresa no accedió al cierre de las instalaciones. Y es cuando el 4 de marzo de 1978 se produce la primera manifestación en la historia convocado por la Asociación de Vecinos San Félix. Se solidarizaron con Lugones vecinos de Villabona, Lugo y Posada de Llanera, El Berrón, Carbayín, Valdesoto y Colloto, más varias asociaciones de Oviedo. El caso es que después de muchos trámites, se llega a un acuerdo a tres bandas: Ayuntamiento de Siero, Mersa y Compsa, y es el 31 de diciembre de 1985 cuando se produce el cese definitivo de la factoría. Además de merecer la pena, el camino recorrido ha durado nada más y nada menos que doce años. Más tarde, los terrenos ocupados por dicha factoría, se convirtieron en la urbanización San Félix.

Por si fuera poco el horno calcinador, que como queda dicho el pueblo acabó con él, por las autoridades competentes autonómicas se anuncia el proyecto para instalar un horno incinerador en Villapérez, separado de Lugones por el río Nora. Este proyecto origina mucha inquietud y nerviosismo y, por parte del pueblo de Lugones, de nuevo se producen movimientos ciudadanos, con reuniones en la iglesia y en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA, en las que intervienen dos representantes de la Confederación Hidrográfica del Norte, así como miembros de Greenpeace. El caso es, para no extendernos más, que este proyecto no se llevó a efecto, sin duda por las presiones sociales que se produjeron con firmeza. No debemos olvidar que para cuando se produce la amenaza del horno incinerador, ya se había constituid, el 29/2/89, la Asociación de Vecinos San Félix, presidida por el ya fallecido Joaquín Álvarez, colectivo que supo hacer despertar del letargo al pueblo. Fue el 24/11/91 cuando se produce una multitudinaria manifestación contra este horno incinerador, exhibiendo varias pancartas en las que se puede leer, entre otras leyendas: “Ayuntamiento ya”. “Horno no”. Se llegan a producir encierros en las dependencias locales del Ayuntamiento, hartos de que todo lo malo se acabe instalando en Lugones y que lo positivo se vaya fuera. Entonces se decía: “Cambiamos horno por un parque público”, pues en aquella época aún carecíamos de un lugar de esparcimiento. Aquella movida cívica acaba con un debate en al Club de Prensa de LA NUEVA ESPAÑA. Los integrantes son dos representantes de la Confederación, dos de la organización Greenpeace, así como dos de San Félix. Las partes afectadas rechazan enérgicamente las garantías para la instalación de los hornos de Villapérez, así como el de Serín, representado este pueblo por Margarita Fernández, de la asociación de vecinos.

Manifestaciones por varias causas. A las manifestaciones anteriormente citadas, hemos de añadir otras varias organizadas por el descontento palpable de la población a partir de los años noventa, pues la década de los ochenta había discurrido estéril, protagonizando un papel clave la ya citada Asociación de Vecinos San Félix. El 5 de mayo de 1990 se convoca la primera manifestación para que Lugones se constituya como concejo, participando unas 3.000 vecinos. Fueron 3.266 la firmas recogidas, presentadas en el Ayuntamiento de Siero el 21 del mismo mes, más 234 firmas y 205 adhesiones de organizaciones y empresarios, como aval de la solicitud de segregación.

En la primavera de 1992 hubo protestas por la calidad del agua, que no era potable. No se quedó al margen la reiterada reivindicación del tendido eléctrico de alta tensión que cruzaba el pueblo. Se produce un movimiento contra el proyecto de vía rápida que partía por en dos el barrio de El Carbayu. Por las presiones recibidas, las autoridades optaron construir un túnel.

Grupo Independiente Conceyu. Debido a la marginación de este pueblo, como queda claro, marcó un hito en la historia de este pueblo la presentación de una candidatura independiente por Lugones a las elecciones municipales del 26 de marzo de 1991. Bautizada con el nombre de Conceyu, nacido en el seno de la asociación de vecinos San Félix, contra todo pronóstico se obtuvieron tres concejales, lo cual refleja el respaldo de la población. A las siguientes elecciones, las de 1995, se obtienen dos concejales. Pero es en las de 1999 cuando, con un solo concejal, le cae a Lugones el “Gordo” municipal, al constituirse en llave para la gobernabilidad del PSOE, que apoyaba también IU. Fue el tripartito de PSOE, IU y Conceyu.

Y ocurre otro tanto de lo mismo en las elecciones de 2003. Conceyu, con un solo concejal, vuelve a convertirse en llave para la gobernabilidad, repitiéndose el tripartito PSOE, IU y Conceyu. Para alcanzar ambos pactos, previamente se celebraron reuniones en cada caso que permitieron llegar a sendos acuerdos.

Mejoras de los pactos. Les recordamos sucintamente a los vecinos las inversiones traducidas en mejoras que representaron aquellos pactos: soterramiento del tendido eléctrico, segunda fase, en el parque de la Paz; senda verde de La Cebera; mercadillo semanal de los viernes, centro de día, importante reforma Instituto Astures, que quedó como uno nuevo, más el polideportivo; restauración de las escuelas viejas, frente a Casa Fran, adaptadas para el Centro de Formación del Consumidor; ornamentación de tres glorietas: las de Los Peñones, Cruce Viejo y Nuevo; zonas ajardinadas; polideportivo y piscina climatizada; mejora del campo de fútbol Santa Bárbara; bolera abierta; Notaria auxiliar; mejoras Tenencia Alcaldía y cuartelillo municipal; tercera fase del bulevar en el tramo de la avenida de Gijón, Centro de Salud o escuela infantil de hasta tres años.

Perlas de la sabiduría. “Hay muchas gentes que son siempre forasteros en su pueblo, porque nunca se aplicaron a conocerlo”.

Compartir el artículo

stats