Suscríbete

La Nueva España de Siero

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Junceda

Al revés del mundo

"No levantes la voz y mejora tus argumentos", solía decir el clérigo sudafricano Desmond Tutu. Como sostengo en el dictamen que me fue encargado sobre esa peregrina idea de suprimir el cuerpo de la Policía Local en Siero, insisto en que tal ocurrencia no resulta legal por diversos motivos que cualquier jurista mínimamente avezado podrá advertir. Para empezar, por supuesto que un ministerio se puede crear o suprimir, porque la ley lo permite. Pero la ley aquí aplicable no prevé más que la posibilidad de crear o no crear la Policía Local por un municipio. Y no dice nada de suprimirla.

A los estudiantes de Derecho nos enseñaban al comienzo de la carrera que el principio de legalidad requiere de previa habilitación legal para que una Administración pueda limitar o extinguir derechos, como sucede con los funcionarios policiales e incluso con la población de un concejo de más de cincuenta mil habitantes que quedará sin ese esencial servicio.

Por otro lado, que existan diversas fuerzas y cuerpos de seguridad no significa que unos u otros hagan lo mismo. Causa estupor que no se conozca que cada policía tiene su propio cometido fijado por ley, siendo imposible endosar la labor de una a otra.

Esa ignorancia inexcusable se extiende a la propuesta de que puedan ser sustituidos los agentes policiales en Siero por guardias privados o auxiliares de la Policía Local, lo que constituye a mi modo de ver un colosal reconocimiento de la imperiosa necesidad de contar con un cuerpo policial en municipios con un censo tan importante como este.

Como también debiera conocerse por quien enterca en lo que no puede ser y encima es imposible, como decía el torero, la potestad de organización de cualquier Administración está vinculada a la mejor satisfacción del interés público.

Y si se constata que es necesario contar con personal de seguridad para ello, va de suyo que resulta imprescindible el cuerpo de la policía municipal. Máxime en entes locales con decenas de miles de ciudadanos, como es el caso.

El mundo al revés es desde luego sostener que un Ayuntamiento como el de Siero precisa de servicios de seguridad y que para ello lo mejor es proponer la supresión del cuerpo de Policía Local.

¿Nos pueden informar, por favor, de qué municipio de más de cincuenta mil habitantes de España carece de policías locales? Se lo diré yo: ninguno de los 148 existentes, por obvias razones no solo de legalidad sino de oportunidad y de sentido común.

Compartir el artículo

stats