Suscríbete

La Nueva España de Siero

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vicente A. Montes Álvarez

Responsabilidad

Sobre las medidas de protección de la Administración y las actuaciones excepcionales ante casos de necesidad que también lo son

Hace unos años, una persona juiciosa, ante la lista de material escolar que se solicitaba a cierto alumno de Primaria, decía que pedir un cuaderno de aquella manera, un lápiz así, unos rotuladores asao era favorecer el bullying, porque quienes no podían adquirirlo y llevaban otro material, serían señalados por sus compañeros y eso para ella era acoso psicológico. Insistía en lo mismo y decía que quienes hacían ese dirigismo en el material no eran conscientes de ello, pero que así era.

Estos días supe que un ciudadano de Siero, con una dolencia coronaria, que se agrava, no puede acceder a los medicamentos que se le prescribieron por carecer de recursos y no puede tener exención de pago. Parece que por su vida extravagante carece de cualquier tipo de protección económica y sus deudas con la Hacienda Pública impiden que pueda beneficiarse de la gratuidad. Y aquí, lo digo yo y no la citada persona juiciosa, esto parece alimentar posturas xenófobas porque los ciudadanos conocen casos de quienes llegan a nuestro país y, sea cual haya sido su vida, pueden beneficiarse de medidas de protección. Que el caso citado no debiera de existir y tener la Administración actuaciones excepcionales para personas excepcionales es algo obvio por humanitarismo simple, pero además por evitar dar la razón a quienes argumentan algo tan inargumentable como la xenofobia. Si quienes deben ejemplificar la justicia tienen una única vara de medir...Ya lo decía el viejo dicho. «Cuando el cura va a cereces, ¡qué fadrán los feligreses!»

Compartir el artículo

stats