20 de diciembre de 2009
20.12.2009

«Mi padre tiró voladores al llegar la República, pero eso no le salvó después»

«En la Universidad me negué a ingresar en el SEU (Sindicato de Estudiantes Universitarios); pregunté: "¿Qué ofrecen aquí? ¿Libros, instrucción?". "No, nada", y no pagué la cuota»

20.12.2009 | 01:00
El abogado Luis Vega Escandón, en su domicilio de Oviedo, durante la conversación con LA NUEVA ESPAÑA. / luisma murias

Luis Vega Escandón, abogado y ex político de la democracia cristiana en la UCD y el PP

2 J. Morán


El abogado Luis Vega Escandón (Luanco, 1928), ha sido el político más señalado de la Democracia Cristiana en Asturias, una formación que iba a peregrinar por varias organizaciones políticas como la Unión de Centro Democrático (UCD) o el Partido Popular (PP). A ese recorrido por varias etapas políticas Vega Escandón suma su actividad como activo abogado ante el Tribunal de Orden Público, el órgano judicial que encausaba a la oposición política del franquismo. De todo ello habla en estas «Memorias» para LA NUEVA ESPAÑA, que continuarán en dos entregas más, mañana, el lunes y el martes.


l Dinero de Cuba. «Vega es un apellido que abunda en Luanco. En mi caso, hay un antepasado que vino hacia 1700 desde La Felguera a Luanco, según un estudio que pidió otro Vega, Ramón Vega Gutiérrez, que fue alcalde. La historia de Luanco es la de la pesca, y mi padre, con otro primo, tuvo una fábrica de conservas que se llamaba La Polar, cuyo nombre todavía circula por ahí, ya que la marca fue cambiando de manos. Mi padre, Manuel Vega Viña, había estado en Cuba, como mucha gente de Luanco. Iban a Cuba y a los cuatro o cinco años venían con perras. Al volver se casó con mi madre, María Teresa Escandón Guardado. Hay un antepasado Escandón que vino en 1823 a Luanco, desde la zona de Arriondas. Mi abuelo materno, Manuel Escandón, también había estado en Cuba. Marchó con cuatro hermanos y volvieron todos con dinero. Pero este abuelo, en vez de darle por emplear el dinero en la industria, hizo otras inversiones. Compró fincas por Gozón y fue el que plantó los primeros eucaliptos de Asturias. Se iba a veranear al Sur en invierno, a Málaga, Almería o Sevilla. Allí vio unas plantaciones de eucaliptos en las marismas y preguntó que árboles eran aquellos. Se lo explicaron, los trajo y los plantó entre Luanco y Verdicio. Hubo otro señor de Llanes que también plantó eucaliptos más o menos en la misma época».


l Dos boniteras y una conservera. «Nací el 11 de noviembre de 1928. Soy el quinto hijo. Habían nacido antes mis cuatro hermanos: el mayor, que vive, con 87, ciego a causa de una mácula; el segundo, aparejador, soltero, que murió hace 10 años; el tercero, que era perito y falleció en León, y había otro, Luis, que murió a los nueve meses y por eso repitieron el nombre cuando nací yo. Después vino mi hermana, que vive en Madrid y se casó con un ingeniero ya jubilado, que fue director de Hunosa hace años. Mi padre trabajaba en sus negocios: la fábrica y dos barcos de pesca, dos boniteras que llamaban entonces: la "Lucrecia", por una hermana suya, y la "María Teresa", por mi madre. Eran barcos de unos diez metros de eslora y caldera de carbón. En Luanco llegó a haber unos 30 barcos como ésos en aquellos tiempos. Mi madre llevaba la casa».

Pasa a la página siguiente

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook