26 de marzo de 2011
26.03.2011

«Sólo soy un oficinista que anda en moto»

Miquel Silvestre presenta en Madrid
el libro «Un millón de piedras», relato de sus viajes desde Kenia a Ciudad del Cabo

26.03.2011 | 01:00
Miquel Silvestre, durante la presentación de su último libro en Madrid. / módem press

Madrid, Módem Press


«No soy ningún héroe; sólo un oficinista que anda en moto». Así se define Miquel Silvestre, colaborador de LA NUEVA ESPAÑA y autor de «Un millón de piedras», la novela que relata su viaje en moto desde Kenia a Ciudad del Cabo y que acaba de presentar en Madrid.


Apadrinado por Sabino Méndez, el autor de las primeras canciones de «Loquillo y Los Trogloditas», este registrador de la propiedad narra las aventuras y las desventuras de su experiencia por caminos de África. No es éste un libro de moteros con Harley Davidson, chicas y cerveza, ni de viajeros al uso en busca de rincones exóticos, sino la experiencia de un tipo normal que compró una vieja moto sin papeles en Kenia y que, kilómetro a kilómetro, acabó en Sudáfrica.


«Nunca soñé con hacer un viaje así. Cogí una excedencia y me fui a Kenia en busca de tranquilidad y de ideas para escribir un libro; compré la moto y empecé a hacer kilómetros; entonces me di cuenta de que el argumento del libro no tenía que imaginarlo, sino que iba sucediendo ante mis ojos».


En sus páginas, rememora las anécdotas surgidas en el viaje, pero, sobre todo, la experiencia vital de su protagonista: «Aprendí muchas cosas en este viaje: que es la actitud lo que nos saca de los líos; que la frontera mental, la del no se puede, es la más difícil de cruzar, o que se puede ser feliz viviendo sólo con lo que puede cargar una moto». Y una última reflexión surgida por la ayuda desinteresada que encontró en países de escasos recursos: «El mundo es mucho más acogedor que lo que nos cuentan en la televisión».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Patrocinado por nombre

Lotería de Navidad 2014