Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mil enfermeros asturianos apoyan una moción de censura a la junta del colegio

El presidente de la institución está imputado por un presunto delito de apropiación indebida en la gestión de los fondos de la corporación

En torno a un millar de enfermeros asturianos han estampado su firma bajo un manifiesto que apoya una moción de censura a la actual junta de gobierno del colegio profesional. La iniciativa de la recogida de apoyos corresponde al mismo grupo de enfermeros que hace unos meses llevaron a la Fiscalía Superior del Principado una denuncia contra el presidente colegial, Emilio Losa, quien posteriormente fue acusado por el ministerio público de un presunto delito continuado de apropiación indebida en la gestión de los fondos de la corporación.

En el momento actual, Losa está imputado por este motivo y pendiente de ser convocado por la jueza para prestar una segunda declaración. "Nos parece extremadamente grave que una institución de adscripción obligatoria para el ejercicio profesional esté dirigida por presuntos delincuentes, imputados en procesos abiertos", sostienen los promotores de la recogida de apoyos.

El manifiesto tilda de "lamentable" el hecho de que "un colectivo tan amplio y con representación en todos los ámbitos sanitarios, tanto públicos y privados como básicos y especializados, deje todas las decisiones en manos de una junta general a la que acuden 20 personas, algunos incluso en situación de jubilación".

Además de su contenido reivindicativo, el escrito recoge el denominado "Proyecto #6000 enfermeras", una cifra que hace alusión al número aproximado de colegiados en la región. "Consideramos que el colegio debe ser devuelto a los colegiados y que los colegiados deben volver al colegio", indica el manifiesto.

"Llevamos recogidas mil firmas, un número que está aumentando, porque aún no hemos tenido tiempo para dirigirnos a nuestros colegas de todos los hospitales de la región ni tampoco a los que trabajan en atención primaria", explica Antonio Vázquez, uno de los promotores tanto del manifiesto y de la recogida de firmas como de la denuncia ante la fiscalía. "No nos hemos encontrado con un solo enfermero que apoye a la junta de gobierno", agrega Vázquez.

Los impulsores del manifiesto dan por sentado que es "totalmente imposible" que la moción de censura prospere. ¿Motivo? Que los estatutos del Colegio de Enfermería de Asturias "blindan a la junta de gobierno al exigir un número de apoyos desorbitado e inalcanzable en una institución a cuyas juntas generales suelen acudir dos decenas de personas", subraya Antonio Vázquez, quien precisa que, además, "estamos seguros de que ante la solicitud de una asamblea general extraordinaria para debatir la moción, la reacción de la junta de gobierno sería hacer oídos sordos, como sucede cada vez que alguien propone algo que no les interesa".

Como medida alternativa, los enfermeros reclaman "una profunda renovación" del colegio, para lo cual exigen "que todos y cada uno de los miembros de la junta de gobierno presenten su dimisión y sean sustituidos mediante un proceso electoral en el que concurran candidaturas alternativas a la corriente oficial representada por Emilio Losa, hecho que insólitamente no se ha producido en los últimos 27 años".

La primera parte de la declaración de Losa ante la titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Oviedo tuvo lugar el pasado 13 de junio y estuvo centrada en la revista que edita la corporación. Alejandro Riera, abogado de los denunciantes, subrayó al término de la comparecencia que el coste de la publicación (6.000 ejemplares de 16 páginas, con periodicidad mensual) asciende a unos 10.000 euros al mes (120.000 anuales). En el año 2005 supuso un desembolso de poco más de 11.000 euros, y al año siguiente dio un salto hasta los 61.000, dato que Riera considera "llamativo", máxime cuando la revista "está publicada en la página web colegial en formato pdf, al alcance de cualquier ciudadano".

Los promotores de la denuncia -firmada por 98 enfermeros- consideran que este gasto es desorbitado. En su escrito ante la fiscalía ya señalaban que la citada revista constituye, a su juicio, el eje de un mecanismo en virtud del cual "el dinero sale del colegio (...) y vuelve a 'bolsillos particulares', concretamente del Sr. Presidente y su entorno".

Compartir el artículo

stats