Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Profesor y divulgador, publica el libro “Calamares a la romana”

Emilio del Río: “Los romanos tenían claro que controlar la información era controlar el poder”

“El pan y circo sigue de actualidad; necesitamos menos circo mediático y más Humanidades que formen buenos ciudadanos y más libres”

Emilio del Río, con su libro.

Emilio del Río, con su libro.

–Salve, Emilio del Río. ¿Tres cosas que me hacen romano?

–Salve! La lengua, el concepto de ciudadanos y el humor. Se reían de todo, sobre todo de sí mismos. Eran unos cachondos.

El primer plato cocinado por Emilio del Río fue “Latin lovers”. El segundo, “Calamares a la romana”. Del Río (Logroño, 1963) se considera un expolítico (consejero en La Rioja, senador y diputado), es profesor universitario de Clásicas y director general de Bibliotecas, Archivos y Museos en el Ayuntamiento de Madrid. Y tiene una sección de latín desde 2012 en RNE. El único de Europa. En sus “Calamares a la romana” (Espasa) propone un viaje en el tiempo que permite conocer mejor a los antiguos romanos de ayer. O sea, a nosotros hoy. Y lo hace “

en clave de humor, con los que además se aprende. Lo interesante no tiene por qué ser aburrido. Se puede ser muy serio y muy divertido”.

–¿Qué consejo nos daría un romano sobre la pandemia?

–Quedarse en casa y preparar una buena celebración para cuando acabe la pandemia. Todo el vocabulario de la pandemia es latín y griego: pandemia, coronavirus, confinamiento, vacuna...

–¿Se enseñan bien los clásicos en el cole?

–En Europa sí, pero en España no. España es un gran país, pero tenemos que hacer lo que hacen los grandes países del mundo, que es estudiar más a los clásicos.

–¿Puede contar el mundo romano con la movida madrileña?

–No hay nada más moderno que el mundo romano, como demuestra el que se pueda contar la vida cotidiana de la Roma clásica con los títulos de las canciones con las que se cantó la movida: la mayor parte de los títulos de los capítulos de “Calamares a la romana” son de títulos de canciones de la movida. Yo viví ese movimiento cuando vine a estudiar a Madrid y es un homenaje personal a aquel movimiento cultural extraordinariamente creativo y de espíritu liberador

–¿Los cuernos y la peineta son herencia suya?

–Somos romanos en nuestra manera de vivir, de celebrar la Navidad, de celebrar la amistad, de regalar y también para insultar. Para bien y para mal somos romanos. El gesto de los cuernos y el de la peineta nos vienen de los romanos. Aunque el gesto de la peineta se utilizaba al principio para alejar los malos espíritus

–¿A los romanos les gustaban los calamares a la romana?

–¡Les encantaban! Y les encantaba tomárselos en la barra de los bares. Como no comían en casa, comían en bares y restaurantes, y tenían establecimientos de comida rápida ¡que son un invento de los romanos! Estas Navidades en Pompeya se ha hecho público un establecimiento de este tipo, donde había restos de comida.

–El latín está en el origen de los villancicos. Y el roscón...

–Las Navidades toman sus tradiciones y sus costumbres de las fiestas Saturnales romanas y de las celebraciones por el Año Nuevo romano. Entre otras, la de hacerse regalos, como nosotros ahora en Reyes, o la del Roscón de Reyes. En cuanto a los villancicos, los primeros fueron en latín, y ahí tenemos el “Adeste fideles”.

–Recomiende un menú para que salive a un romano.

–Una buena fabada por ejemplo. La dieta mediterránea tan recomendable es un invento de griegos y romanos.

–Marcial se inspiraba en los pedos y Nerón los fomentaba…

–Nerón aprobó un edicto para que la gente pudiera tirarse pedos en las comidas, al enterarse de que un invitado había caído enfermo por aguantarse un pedo. Nuestro gran Quevedo tiene un poema genial dedicado al pedo, basado en el poeta latino Marcial.

–¿Ovidio tendría éxito como influencer de moda?

–Ovidio, el gran poeta, escribió de hecho una obra sobre cómo ligar, explicando qué ropa había que ponerse, cómo maquillarse, cómo peinarse, cómo combinar joyas, todo para poder ligar mejor. ¡Pero si escribió una obra sobre como maquillarse! Era un auténtico influencer. Habría triunfado en Instagram.

–La letrina era ideal para tertulias…

–Los romanos socializaban cagando, sí, sí, en las letrinas, eran váteres en una habitación, así que mientras estaban ahí con la faena, hablaban de sus cosas, hacían negocios, quedaban para cenar…

–¿Existía el feminismo?

–Era una sociedad muy patriarcal, como ha sido la sociedad durante miles de años, pero a la vez, existía el divorcio. En España no llegó hasta 1981.

–¿Había pasarelas de moda?

–Tenían moda, tenían tendencias en moda como no nos lo podemos ni imaginar. Los romanos estaban enamorados de la moda, de la juvenil y de la moda en general.

–Tenemos su vocabulario sexual en la punta de la lengua…

–Vivían el sexo de forma más abierta que nosotros. Nuestra cultura es mucho más pudorosa con el sexo. De hecho para denominar determinados actos sexuales, utilizábamos palabras en latín, porque nos da menos corte: fellatio, cunnilingus…

–¿La caída del imperio romano empezó con la del pelo?

–Los romanos eran muy de ponerse pelucas, tanto mujeres como hombres, y los calvos eran muy de peluquines. En la Edad Media se arremete contra este derroche capilar. ¡Pero si les cambiaban de peluca incluso a las estatuas!

–¿El colectivo LGTI hubiera vivido en paz en Roma?

–En la Roma clásica existía el matrimonio homosexual, algo que la humanidad ha tardado miles de años en recuperar. También hay actitudes homófobas.

–Pan y circo. ¿Eso lo seguimos dominando?

–Esa famosa expresión, “panem et circenses”, sigue estando de actualidad. Necesitamos menos circo mediático y más Humanidades que formen buenos ciudadanos. Las Humanidades nos hacen más libres, ¡casi nada!

–¿El hooligan del fútbol tiene antepasados romanos?

–Los primeros hooligans fueron los romanos. Eran mucho más que seguidores de sus equipos de aurigas, era auténticos hooligans, se pegaban y hasta mataban en los estadios. Como ahora, vamos. Ya digo que para bien y para mal, somos romanos.

–Si viajara en el tiempo y pudiera pasear por una ciudad romana intacta, ¿a qué lugar iría primero?

–Me parece fascinante meterse en los pisos en los que vivían, en los bloques de pisos de hasta 6 alturas. O apoyarse en la barra de un bar de la zona de bares que había en todas las ciudades romanas.

–¿Donald Trump le recuerda a algún emperador?

–Se me ocurre alguno y ninguno es de los mejores.

–¿Había fake news?

–Eran unos maestros en inventarse noticias. Augusto fue un auténtico pionero en eso. Los romanos tenían muy claro que controlar la información era controlar el poder.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats