Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los grupos políticos exigen al centro de arte de Laboral que aclare sus cuentas

PP, Ciudadanos, Podemos e IU coinciden en la necesidad de “cambiar” el modelo del equipamiento y reorientarlo al sector cultural asturiano

Laboral Centro de Arte

Laboral Centro de Arte

Claridad en las cuentas, explicaciones de gastos “inexplicables” y una apuesta por el sector cultural asturiano. Es lo que piden todos los grupos políticos –menos el PSOE– de la Junta General del Principado al Gobierno regional respecto a la gestión de Laboral Centro de Arte y Creación Industrial. Por el

PP, Ciudadanos, Podemos e IU insisten en que es necesaria esa claridad. El diputado gijonés del PP Pablo González exigió ayer una “contundente aclaración” de los datos publicados por este periódico. González cree que el proyecto de Laboral “ha fracasado” y que en su situación actual “no va a ser ningún motor económico ni cultural, ni ninguna solución para ningún sector creativo”. Más bien al contrario, solo ve “un agujero negro que consume al menos un millón de euros anuales”. En cuanto al modelo de gestión cultural, cree que “es necesario un revulsivo, ser humildes para abandonar lo que no funciona y ambiciosos para reenfocar sus usos hacia una actividad que aporte algo a los asturianos”. El portavoz popular deja una puerta abierta a que esos usos no sean exclusivamente culturales.

Desde Ciudadanos, su portavoz de Cultura en el Parlamento asturiano, Armando Fernández Bartolomé, anunció que presentarán de inmediato una interpelación a la consejera de Cultura, Berta Piñán, para que explique el gasto de “cada euro consignado” en la memoria de Laboral. Fernández Bartolomé concede que Laboral “funciona con un presupuesto considerablemente menor que otros de sus características”, pero aun así considera que este tipo de centros “no deben ser soportados desde lo público y analizados desde la misma lógica económica que una empresa”. Ciudadanos apuesta por “democratizar la cultura” y por “apoyar el tejido de un sector, el de la cultura, que ve peligrar su supervivencia”.

Pablo González (PP): “Es un agujero negro que consume al menos un millón de euros anuales”

decoration

Las dos formaciones más afines al Gobierno, Podemos e IU, no ahorran críticas. Rafa Palacios, portavoz de Cultura de la formación morada, entiende que es necesario saber si las inversiones públicas en Laboral “cumplen los objetivos a los que están destinadas, como apoyar a las personas que se dedican a la creación en Asturias”. Además, dice Palacios, “la dirección del centro debe explicar con claridad todas y cada una de las cuestiones que resulten confusas o controvertidas en el informe y debe mantener, de forma permanente, una actitud de rendición de cuentas”. Desde Izquierda Unida, Ángela Vallina, insiste en que “Laboral necesita un cambio”. La portavoz de la coalición de izquierdas entiende que “la cultura no puede medirse solo por una cuenta de resultados” y explica que Laboral “es un equipamiento cultural de vanguardia, generador de conocimiento, y es un espacio para la reflexión sobre la sociedad actual”. Así todo, en IU piden “una gestión lo más rigurosa posible” y en esa gestión, respecto a los contenidos culturales, solicitan que se incorpore “al sector de la industria cultural como un elemento necesario de Asturias en el futuro”.

El más drástico en su posicionamiento fue Ignacio Blanco, portavoz de Vox, que afirmó que Laboral “debería haberse cerrado hace dos años o encargar su gestión a una empresa privada”. Para Blanco, el centro de arte gijonés es “el recurso turístico de Asturias que más fondos recibe y menos visitantes atrae”. “Es un chiringuito ideológico del PSOE que financian desde los más pudientes hasta los más vulnerables aunque no lo visiten”, concluyó.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats