Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

China ningunea el gran éxito de Chloé Zhao

Apagón informativo sobre la directora, nacida en Pekín y crítica con el régimen

Chloe Zhao. | EFE

Chloe Zhao. | EFE

China ha desatendido el “Oscar” de la cineasta china Chloé Zhao. Las reacciones se mueven entre la censura y la mesura. La ciberpolicía se ha afanado en eliminar sus huellas de las redes sociales. Apenas existen en Weibo, algo parecido al Twitter chino. Cualquier búsqueda de Chloé Zhao o “Nomadland” en Douban, plataforma especializada en cine, conduce a un mensaje que explica la ausencia de resultados por “las leyes y regulaciones vigentes”. La censura de las redes sociales en China tiene, sin embargo, efectos limitados. Los internautas la han burlado escribiendo “ZT” las iniciales de Zhou Ting, su nombre de nacimiento. Ha agradado que consiguiera el premio y ha entusiasmado que citara un poema del siglo XIII que presupone la bondad de los recién nacidos.

Los problemas de Zhao vienen de hace diez años, cuando promocionaba su ópera prima, “Songs my brothers taught me”, sobre un adolescente perdido en una reserva de nativos americanos. La cineasta declaró que se había inspirado “en su adolescencia en China, un lugar en el que las mentiras están en todas partes”.

La ceremonia no fue retransmitida en la China continental y tampoco, por primera vez en medio siglo, en Hong Kong. No es improbable que influyera el miedo a que ganara un documental que glosa las recientes protestas en la excolonia. La televisión pública CCTV, la agencia de noticias “Xinhua” y “Diario del Pueblo”, los tres paquidermos propagandísticos, callaban sobre el “Oscar” de “Nomadland”. Sólo en la web en inglés del diario “Global Times” se encuentran un par de referencias. Un editorial bastante sensato para los parámetros del ultranacionalista vespertino culpa al escenario internacional del resquemor que algunos sienten hacia Zhao y la propone como activo para la reconciliación. “Zhao ganó un premio que subraya su éxito en EEUU. En un tiempo en que la confrontación se intensifica, puede jugar un rol de mediación entre las dos sociedades y evitar convertirse en un motivo de fricción”, sostiene. Shi Wenxue, crítico de cine citado por el diario, opina que su galardón subraya “la corrección política al elegir por primera vez a una mujer no blanca”. Zhao, nacida en Pekín, hija de un capitoste de una empresa siderúrgica estatal y de una actriz de telecomedias, partió a los 14 años hacia el Reino Unido para estudiar y ha hecho su carrera en EE.UU. Era desconocida en China hasta que se hizo con el “Globo de Oro”.

Compartir el artículo

stats