Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ana Blandiana, poeta: “Es muy importante poder comunicarme con poetas de otros países”

“La música y la poesía nos consuelan, pero al mismo tiempo nos elevan por encima del dolor”, explica la autora rumana en Poex, en Gijón

Ana Blandiana y Victoria Fidalgo. | Juan Plaza

Un grito a la rebeldía, que se conjuga con la responsabilidad de la escritura como altavoz para denunciar la opresión. Un paso por la historia, como metáfora, que refleja la inestabilidad y el abandono de una sociedad totalitaria. Y un encuentro para la emoción, para el abrazo de culturas y la unión de las poesías del mundo. La escritora rumana Ana Blandiana fue la protagonista principal de una nueva jornada de Poex en Gijón. El patio del Antiguo Instituto se llenó para oír cómo recitaba sus obras, y a la vez reflexionaba sobre sus motivaciones para escribir, en una conversación en la que estuvo acompañada por Viorica Patea, la traductora al castellano de su obra poética, y de Victoria Fidalgo, presentadora de un acto que no se quiso perder Ana González, alcaldesa de Gijón, que aprovechó también los instantes previos para intercambiar unas palabras con Blandiana.

“Poder tener una comunicación con poetas de otras regiones y países es muy importante para mí”, explicó en su introducción Ana Blandiana. “Tengo el sentimiento de que puedo comunicarme con ustedes, me dan una gran confianza de que puedo transmitir lo que quiero expresar. Os agradezco el privilegio de poder visitar esta ciudad maravillosa”, recalcó al público.

Belén Gache.

La autora comentó el volumen “Un arcángel manchado de hollín”, que reúne tres de sus poemarios y cuyo título es un verso del poema “Hollín”. “Es una incitación a la rebelión, al decir somos un pueblo vegetal insultaba mi propio pueblo, de esa ausencia de una rebelión. A causa de este poema tuve que escribir de forma clandestina”, reconoció la autora, que también añadió sobre las circunstancias de su país en las que le tocó escribir, bajo el mandato de Nicolae Ceauescu. “En un país en el que hay una opresión y presos políticos el escritor se siente obligado a hablar de ello”, reconoció, tras recitar también los versos de “Estrella predadora” y “La arquitectura de las olas”. “Es un libro negro, no filosófico, sobre la inestabilidad y la sociedad totalitaria que vivimos, que se iba a derrumbar”, explicó.

“La música y la poesía nos consuelan, pero al mismo tiempos nos elevan por encima del dolor y la música”, subrayó también Blandiana, protagonista ayer de Poex, en una jornada en la que también participó Belén Gache, que analizó su obra en la conferencia “Hiperespacios y multiversos, del espacio barroco a Second Life y la Realidad Aumentada”. En el programa de hoy destaca la presencia de Raquel Lanseros, que presentará en el Antiguo Instituto a las 18.30 horas la obra “Dicen que no hablan las plantas”, que elaboró junto a Fernando Marías, fallecido recientemente.

Compartir el artículo

stats