Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sin deberes escolares en puentes y vacaciones

Educación publicó ayer las normas para el próximo curso, que incluyen la petición de no mandar tareas para casa en periodos largos de descanso

Deberes EFE

Ni en puentes ni en vacaciones podrá haber deberes escolares. La Consejería de Educación publicó ayer, antes de lo habitual, las instrucciones para el próximo curso (el primero de la LOMLOE), que incluyen la petición a los profesores de no mandar tareas para casa en periodos largos de descanso. La circular remitida a colegios e institutos incide en que los deberes en el hogar tienen como finalidad "potenciar la autonomía y responsabilidad del alumnado así como reforzar las actividades en el aula", sin embargo advierte de que deben ser actividades lo suficientemente accesibles para no precisar la ayuda de padres o terceras personas. También señala que una carga excesiva de actividades "puede tener como consecuencia un aumento de la inequidad educativa".

Las normas sobre los deberes no causaron ayer sorpresa en los equipos directivos, pues aseguran que ya aparecían algunas referencias en circulares anteriores, aunque ahora se plasman de forma más clara en el documento y se pide por primera vez evitar mandar tareas escolares en puentes festivos. Los directores de centros reconocen que es un tema habitual de conflicto entre profesores y familias, y ya en 2017 el Gobierno había exigido a los inspectores educativos que vigilasen los deberes. El próximo mes de septiembre se volverá a poner el foco en ellos. En líneas generales, los centros aprueban las nuevas instrucciones.

"En puentes y vacaciones es importante el descanso, aunque luego habrá que atender a las circunstancias concretas y necesidades de cada alumno", señalan. En relación a ello, la Consejería de Lydia Espina también pide a los colegios e institutos que incluyan en su programación general anual la periodicidad y los tiempos diarios o semanales recomendados en función del curso y de la etapa, con el objetivo de que su volumen y su dificultad se ajusten a la edad.

Los directores "agradecieron" que la circular haya salido antes que otros años, coincidiendo con el cierre de la organización del próximo curso, que estará marcado por la implantación de la reforma educativa de la LOMLOE y el inicio de las clases para todas las etapas el mismo día (el 12 de septiembre). Dejando a un lado los deberes, las normas son similares a otros cursos y confirman "la vuelta a la normalidad" en las aulas. El covid está presente en el documento, pero queda desplazado a un lugar secundario. Los centros deberán contar igualmente con planes de contingencia aplicados a la situación epidemiológica actual, que, si se agravase, Educación "dictaría una resolución específica y aprobaría las instrucciones que procedan". Se mantiene, no obstante, la distancia de 1,5 metros en el comedor si no son grupos burbuja.

El desarrollo curricular de la nueva ley educativa impregna todo el documento, y así incide de forma especial en la digitalización. "A la vista de las circunstancias y de la experiencia acumulada durante los dos últimos cursos –explica–, los centros docentes incluirán el uso de las tecnologías digitales como medio para la comunicación y la colaboración entre los distintos sectores de la comunidad escolar y como elemento clave para el desarrollo de los procesos de enseñanza y aprendizaje". Como novedad, la Consejería anuncia que pondrá en marcha una campaña de prevención de las adicciones tecnológicas y modificará el protocolo frente al acoso escolar. En este sentido, recomienda a las direcciones trabajar con el alumnado en la prevención del ciberacoso haciendo un buen uso de las nuevas tecnologías.

Medias jornadas

Asimismo, el equipo de Lydia Espina actualizará la resolución vigente sobre el programa bilingüe, que, destacan, "debe contribuir al desarrollo y promoción del aprendizaje de lenguas extranjeras, especialmente mediante la enseñanza integrada de contenidos en lenguas extranjeras". La circular incorpora una novedad más referida a la elaboración de los horarios de los profesores. En caso de haber medias jornadas, indica, se deberá distribuir en el menor número posibles de días: tres o cuatro.

Por otro lado, el documento incluye programas educativos vinculados con la atención a la diversidad, como son las unidades de acompañamiento, el PROA +, la red de aulas abiertas, que se encuentra en un momento de extensión, o las aulas hospitalarias. Igualmente, arbitra el nuevo procedimiento para mejorar la identificación y respuesta del alumnado de altas capacidades, que se desarrollará en el primer trimestre del curso.

Compartir el artículo

stats