Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos institutos asturianos ganan la Olimpiada de Ingenierías Industriales

El IES Doña Jimena y el IES Naranco destacan en la competición nacional con sus construcciones de una grúa con palos de helado

De izquierda a derecha y de atrás adelante: Pablo Rubio, César Suárez, Valdimir Iarunichev, Carlota Gancedo, Eva Fernández, Susana del Busto, Patricia Peña, Izan Poveda, Elisa Cueto, Juan Carlos Campo, Miguel Rodríguez, Alejandro Daniel Porras y Macarena Martínez.

Los alumnos del IES Doña Jimena de Gijón y el IES Monte Naranco de Oviedo han resultado ganadores de la I Olimpiada Nacional de Ingenierías Industriales disputada hace unos días en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Diseño (Valencia). "A nivel académico, nos han dicho que estos títulos nos podrán abrir muchas puertas en el futuro. Y a nivel emocional notas una gran satisfacción contigo misma por el esfuerzo que has invertido y porque has ganado una competición nada fácil", cuenta Carlota Gancedo, alumna del IES gijonés, tras la experiencia, a la que los dos centros llegaron tras superar la selección regional.

El IES Doña Jimena fue el vencedor en la categoría de la ESO, con el equipo compuesto por Eva Fernández Ionescu, la citada Carlota Gancedo Álvarez, Izan Poveda Fernández, Alejandro Daniel Porras Chirino y tutorado por Susana del Busto González y Patricia Peña Alonso. El IES Monte Naranco, por su parte, ganó la categoría de Bachillerato con el equipo compuesto por Miguel Rodríguez García, Pablo Rubio Riesgo, César Suárez Sánchez, Valdimir Iarunichev y tutorado por Elisa Cueto del Tejo y Macarena Martínez Blanco.

En la prueba regional que les convirtió en olímpicos se enfrentaron a un examen individual de conceptos teóricos y la construcción en grupo de una torre con material de oficina que soportase una botella llena de agua. "La estructura no solo tenía que ser la más alta, también influía que estuviera hecha con la menor cantidad de materiales y en el menor tiempo", explica Macarena Martínez, tutora del Monte Naranco.

Por su parte, la prueba nacional consistió en la construcción por equipos de una grúa con palos de helado que soportase la mayor carga posible. Se valoraba el peso que podía soportar, la cantidad de materiales utilizados y la presentación oral de la solución. "Al principio estábamos muy nerviosos, pero después vimos que teníamos tiempo suficiente y nos relajamos", cuenta Carlota Gancedo. "Todos los allí presentes estábamos mirando como Carlota ponía los pesos de uno en uno, kilo a kilo. Nuestra torré aguantó 13 kilogramos", añade Alejandro Porras rememorando el momento. La estructura de los ovetenses sostuvo 13,5 kilos.

El equipo del IES Monte Naranco de Oviedo de categoría Bachillerato, en la prueba de peso, con la grúa que construyeron.

Tras las victorias hay mucha dedicación. "Tienes que aprender a defender tus ideas y saber ceder cuando las de otro son mejores, así se trabaja en grupo", sostiene Macarena Martínez. "No puedes llegar allí, hacer una estructura y pensar que va a salir bien. Debes leer bien qué piden, entender el reto y adaptarte a él de la mejor forma”, añade. Además, sostiene que "estas competiciones son una excusa para fijar la teoría y poner en práctica lo aprendido".

Además del apoyo de familiares y profesorado, los alumnos del IES Doña Jimena recibieron los consejos del doctor ingeniero industrial de la Universidad de Oviedo, Alfonso Canteli. "Construimos un prototipo de la grúa, pero teníamos muchas dudas. Le conté a Canteli qué estábamos haciendo y quiso ayudarnos. Nos dijo que los patines de la grúa tenían que ir pegados para aguantar más peso, era una especie de trampa para que la estructura pudiera aguantar más", anota la tutora de los gijoneses, Susana del Busto. Los estudiantes valoran la Olimpiada como una experiencia "fabulosa" y ahora disfrutan de una medalla olímpica compartida.

Compartir el artículo

stats