Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Inequidad del sistema sanitario

Solo el 14% pacientes con migraña tiene acceso a los fármacos innovadores

El 95% de los enfermos tarda más de cinco años en ser diagnosticado, debido a que un grueso de ellos no acude al médico y que el sistema sanitario minimiza la enfermedad

Pese a que la migraña es una enfermedad extendida, ya que se calcula que la sufren entre el 12% y el 18% de la población (en torno a unos cinco millones de españoles), los enfermos tardan una media de cinco años en acceder a un tratamiento adecuado para una dolencia que puede ser muy discapacitante y solo el 14% recibe los fármacos más innovadores, según una encuesta europea.

Los motivos del infradiagnóstico y las barreras a la prescripción son variados. De entrada, muchos enfermos no acuden al médico y se automedican con analgésicos porque piensan que no padecen una enfermedad y le restan importancia (se calcula que alrededor del 50% de las personas con cefalea). Pero también hay enfermos que buscan una solución en el sistema sanitario y "no reciben un cuidado excelente porque a la migraña no se le da la trascendencia que tiene", según resume el doctor José Miguel Láinez, presidente de la Sociedad Española de Neurología (SEN).

Existen varios tipos de cefaleas o migrañas, la mayoría benignas, que provocan dolores puntuales y que no requieren de la intervención de un especialista. Pero también hay migrañas recurrentes, que necesitan de la supervisión de un médico, tanto para encontrar y diagnosticar la causa, como para que prescriba los medicamentos indicados para minimizar el dolor y para prevenir que este vaya a más. "La gente tiene que interiorizar que tener un dolor de cabeza recurrente no es normal y no automedicarse porque la enfermedad entonces puede cronificarse y tener un efecto de rebote", advierte Isabel Colomina, presidenta de la Asociación Española de Migraña y Cefalea (AEMICE).

La encuesta

Una reciente encuesta europea a pacientes con migraña (titulada Access to Care), cuyos resultados en España han sido presentados en el Congreso de los Diputados, indica que el 50% de los participantes sufre migraña crónica y la mayoría de forma grave, más de 8 días al mes y durante años. Pese a ello, el 27% de los encuestados no son controlados por ningún profesional sanitario, mientras que el resto son seguidos, mayoritariamente, por el neurólogo.

Para llegar al diagnóstico de migraña, el 95% de los participantes necesitó más de cinco años y el 45% tuvo que acudir antes a dos o tres especialistas y el 37% a entre cuatro y ocho especialistas. La causa es que no hay una prueba que, de manera fidedigna, sirva para diagnosticar la migraña. A ello se añade que muchos médicos, sobre todo en Atención Primaria, restan importancia a lo que consideran un simple dolor de cabeza.

El tratamiento

Tras el diagnóstico, la encuesta indica que el primer tratamiento recibido contra la migraña son los analgésicos comunes, seguido de los triptanes, un grupo de fármacos que se emplean en el tratamiento del ataque agudo pero no sirven para prevenir nuevos episodios. Y, los últimos que se prescriben, son los anti-CGRP, que no están financiados ni indicados como primera línea de tratamiento, solo cuando fallan tres medicamentos previos, por eso sólo el 14% de los pacientes (porcentaje que sería inferior si se tuviese en cuenta a los nos diagnosticados) tiene acceso a ellos pese a que proporcionan buenos resultados y mejoran de forma significativa la calidad de vida de los pacientes.

Colomina, por ejemplo, lleva en tratamiento con los monoclonares anti-CGRP desde 2018 y ha pasado de migrañas que han provocado su ingreso hasta en 10 ocasiones (porque los fármacos anteriores ya apenas le hacían efecto) a tener como mucho dolores de unas horas de duración. "Yo siempre tengo un dolor mínimo, vivo con él, los medicamentos no me han curado, pero ahora siento que tengo las riendas de mi vida", explica.

La estrategia nacional

La presentación de la encuesta en el Congreso de los Diputados ha servido a la Asociación Española de Migraña y Cefalea, la Alianza Europea de Migraña y la Sociedad Española de Neurología para pedir una estrategia nacional de abordaje de esta enfermedad, similar a la que ya existe para otras dolencias, que garantice una mejor asistencia sanitaria y equidad, además de una mayor protección social a los enfermos.

El presidente de la sociedad médica asegura que sigue habiendo "muchas inequidades" en la atención en función de la comunidad autónoma y que la principal solución sería "dedicar más recursos al manejo de la migraña, especialmente en Atención Primaria".

Compartir el artículo

stats