Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuando los nazis dominaban los cielos llaniscos

El periodista Higinio del Río relata en el libro "Llanes, ¡a volar!" la historia del aeródromo de La Cuesta de Cue, hoy campo de golf, que albergó desde los pioneros de la aviación española a los pilotos de la Legión Cóndor de Hitler

Resulta inverosímil pensar que una imagen de Mickey Mouse pudiera ser el distintivo de una escuadrilla de aviones de la Luftwaffe, la aviación del III Reich. Pero así era. La 3.ª escuadrilla del grupo de caza Jagdgruppe 88 de la Legión Cóndor, la misma que en la Guerra Civil bombardearía Gernika, tenía como mascota el ratón ideado por Walt Disney. En esa escuadrilla figuraba como piloto Adolf Galland, por entonces teniente primero, aunque con el tiempo llegaría a convertiste en general de la aviación nazi. En septiembre de 1937, Galland y los suyos llegaron a Asturias en auxilio de las tropas sublevadas y ocuparon el campo de aviación que existía en La Cuesta de Cue, en los terrenos que hoy se han convertido en el campo de golf municipal de Llanes. Galland tendría unas líneas de recuerdo a sus tiempos en Llanes en su autobiografía, titulada "El primero y el último". En esas páginas manifiesta su sorpresa por las características de la pista: "Estaba situada sobre una meseta, cuya ladera norte caía abruptamente sobre las aguas profundamente azules del Cantábrico. Las tres faldas restantes poco tenían que envidiarle en lo violento del declive, de manera que aquello era como si despegáramos desde la azotea de un enorme rascacielos junto al mar. Los estrechos límites del aeródromo estaban guarnecidos por sólidos cercos de alambre tejidos para evitar posibles caídas de aviones. El conjunto era similar a una cancha de tenis de gran tamaño. Aparte de su pintoresca belleza –a un lado la amplia visión sobre el Cantábrico azul y al otro el escarpado paisaje montañoso asturiano, que se extendía hasta los Picos de Europa cubiertos de nieve–, Llanes nos ofrecía la ventaja de su proximidad al frente".

La historia de este nazi tan sensible a las bellezas llaniscas forma parte del libro "Llanes, ¡a volar!", que acaba de presentar el periodista Higinio del Río, que durante tres décadas dirigió la Casa de Cultura del concejo llanisco. La peripecia de Galland, que sería precursor de los ataque aéreos con bombas incendiarias contra los republicanos que lucharon en la batalla del Mazucu, es solo una más de las muchas que componen este volumen profusamente ilustrado con las fotografías de todos los que, de una manera u otra, tuvieron algo que ver con ese aeródromo que resultó clave durante la Guerra Civil, primero como enlace de las autoridades de la República con la capital y luego como base de operaciones de la Legión Cóndor.

El capitán de las baterías antiaéreas de la Legión Cóndor establecidas en Llanes en septiembre de 1937 (Foto del Archivo General Militar de Ávila)
Adolf Galland
Llegada del capitán Pérez Pardo en 1932 para evaluar las posibilidades de la Cuesta de cara a la Vuelta Aérea a España.
Leonce Garnier, que hizo el primer aterrizaje en La Cuesta en 1919.
Eca, primera mujer piloto (Colección del Museo del Aire).

Esta obra, que trata de resaltar la importancia del concejo en la historia de la aeronáutica de Asturias durante todo el siglo XX, surge de la exitosa exposición titulada del mismo modo que Higinio del Río organizó en la Casa de Cultura de Llanes en 2017, antes de la jubilación de la que ahora disfruta. La muestra, producida por él mismo, se quedó sin catálogo y Del Río se ha decidido a hacerlo realidad. El resultado es un libro con formato álbum en tapas duras que recorre de manera cronológica la historia del aeródromo de La Cuesta, que después de la Guerra Civil mantuvo su importancia al convertirse en una de las tres escuelas de vuelo sin motor que había en España. Esta actividad se desarrolló entre 1944 y 1963.

El relato que hace Higinio del Río, profusamente documentado, nace también de una obra suya anterior, la que dedicó al arquitecto racionalista Joaquín Ortiz, autor del proyecto sobre el que sustentó la construcción del aeródromo y del hangar que se construyó, y que desapareció en 1941. Hoy aún se conserva el edificio del aeródromo.

Benjamín Gutiérrez Junco, piloto y mecánico nacido en Parres (Llanes).
Hangar del aeródromo de Llanes, proyectado por Joaquín Ortiz en plena Guerra Civil.
Ricardo García Portilla, "Rico", recibido por sus paisanos de Cue en 1932.
Higinio del Río, junto a Juan Antonio Pérez-Chao, director del Archivo General Militar de Ávila.
Foto tomada en Cue durante el desarrollo de la II Vuelta Aérea a España, en 1933.

El libro "Llanes, ¡a volar!" contiene una novela potencial en cada capítulo, tales son los perfiles protagonistas de la historia de este aeródromo. Como el relato es cronológico, la figura que abre el libro es la de la primera persona que tomó tierra en la azotea de este rascacielos sobre el mar, el piloto francés Léonce Garnier. Este antiguo comerciante de vinos residente en San Sebastián tomó tierra en La Cuesta en 1919, pero ya era conocido en Asturias. En 1911 fue la gran atracción de las fiestas de San Mateo de Oviedo, cuando los ovetenses tuvieron que pagar 2,40 pesetas por disfrutar del espectáculo con asiento y 0,50 pesetas en entrada general. Entonces era una atracción revolucionaria. El primer vuelo "sostenido por una aeronave más pesada que el aire" se había producido solo ocho años antes, el 17 de diciembre de 1903, por los hermanos Wright en Kitty Kawk, Carolina del Norte, Estados Unidos.

De todos las historias y personajes que Higinio del Río hace desfilar por "Llanes, ¡a volar!", su preferido es Benjamín Gutiérrez Junco, piloto de la República, nacido en Parres de Llanes en 1900. En 1921, se escapó para no ir al servicio militar en la guerra del Rif y en Francia aprendió el oficio de piloto y de mecánico. Allí logró su primer gran hazaña: la travesía París-Madagascar en un avión construido íntegramente por él pero pilotado por un tal Lefevre. Cuando en agosto de 1931 la II República amnistió a los que tenían delitos políticos, sociales y de imprenta de la dictadura de Primo de Rivera, Gutiérrez Junco regresó a su casa por todo lo alto. El 17 de agosto de 1931, llegó como copiloto de Pierre Desmazières a bordo de un Potez 36. Aterrizaron en la finca de Malzapatu mientras sonaban los acordes de "España cañí".

Foto aérea del aeródromo de Cue.
Alumnos de la escuela de vuelo sin motor.
Grupo de soldados que hicieron el servicio militar en el aeródromo de Cue en los años 50 (Foto José Luis Rozas).
Douglas DC de LAPE, en la Cuesta, el 18 de agosto de 1936 (Foto del archivo personal de Higinio del Río).
Avioneta Fieseler Storch, llamada "Cigüeña", ante el edificio del aeródromo llanisco (Archivo de Fernando Llaca de Posada).

Compartir el artículo

stats