Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sporting B y Pontevedra empatan con polémica

Los rojiblancos se adelantaron en el marcador pero los gallegos empataron con un discutido penalti por mano

Rufo y Pelayo Suárez disputan un balón aéreo ante la mirada de sus compañeros

Rufo y Pelayo Suárez disputan un balón aéreo ante la mirada de sus compañeros Ángel González

Sporting B y Pontevedra firmaron esta mañana en Mareo un empate a uno marcado por la polémica puesto que el gol visitante llegó tras un discutido penalti por mano de Pablo García. Los rojiblancos suman así una nueva jornada sin ganar, aunque siendo superiores a su rival en muchos tramos del encuentro. Con este empate, las opciones de permanencia rojiblancas se complican aun más.

Salió el Sporting B al césped del campo número 1 de Mareo consciente de lo que se jugaba. En el minuto dos ya tuvo la primera ocasión con un buen centro de Pablo García que no encontró rematador. Un minuto más tarde, una buena jugada entre Mecerreyes y Gaspar Campos, que jugó con el filial rojiblanco tras disputar unos minutos el viernes con el primer equipo, terminó con un pase filtrado del extremo buscando a Lucas Suárez. El remate del sportinguista, cruzado, se fue por poco. A los cinco minutos, Koné, desde fuera, firmó el primer remate a puerta de los locales.

La tromba sportinguista apaciguó con el paso de los minutos, pero no así las ganas y la intención de llevarse los tres puntos. Pasada la media hora, un córner botado por Pablo García encontró a Pelayo Suárez en el primer palo, pero su remate se fue alto. El Pontevedra no encontró la primera ocasión del encuentro hasta el minuto 38, tras una buena jugada colectiva que finalizó con un centro de Zabaleta a la cabeza de Charles. El remate del veterano delantero se fue por muy poco.

El premio para los locales llegó en la última jugada de la primera parte. Con el Pontevedra volcado sobre el área de Christian Joel, los rojiblancos fueron capaces de trenzar un contraataque de libro, en el que participaron Iván Elena, Gaspar Campos y Lucas Suárez, que tuvo la pausa para poner el balón al segundo palo, donde llegaba libre de marca Koné. El atacante rojiblanco, con mucha tranquilidad, batió a Cortes, adelantando a los rojiblancos. El pitido del gol coincidió con el del final de la primera mitad.

El Pontevedra salió a la segunda parte espoleado por el resultado en contra. Los gallegos comenzaron dominando hasta que en el minuto cuatro de la reanudación el colegiado señaló el punto de penalti por mano de Pablo García. La decisión fue muy protestada por los locales, asegurando que el balón había impactado en el pecho del defensor y no en el brazo. El colegiado no dudó y Charles, con clase, convirtió la pena máxima engañando a Christian Joel.

Tras el gol, los rojiblancos siguieron siendo protagonistas del encuentro, aunque gozando de menos ocasiones claras. De hecho, la más clara de la segunda parte la tuvo el Pontevedra en la cabeza de Charles, pero Christian Joel rechazó su remate a bocajarro.

El Sporting B no se conformó en ningún momento con un empate que parecía valer más a los visitantes y lo siguió intentando hasta el pitido final, con más ganas e ímpetu que acierto. El marcador ya no se movió más y el encuentro finalizó con un reparto de puntos que no contenta a ninguno.

Compartir el artículo

stats