Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Sporting sufre con Djurdjevic la estrategia aplicada con Sergio y Meré

El club recibió 1,5 millones en los últimos cuatro años por variables de ambas operaciones y conserva un 15% de la plusvalía de una futura venta del central del Colonia

Sergio Álvarez y Meré, durante su etapa en el Sporting.

Sergio Álvarez y Meré, durante su etapa en el Sporting. LNE

Se han convertido en la letra pequeña de los últimos tiempos, en los clásicos flecos con los que se busca resumir el pulso final que mantienen los clubes para acabar de concretar operaciones. El Sporting ha tratado de exprimir en los últimos años las variables incluidas en los traspasos de jugadores, fórmulas con las que, a través de cláusulas relacionadas con el rendimiento, se pretende redondear la cantidad fija solicitada para aceptar la venta de un determinado futbolista. Los ejemplos más claros son los de Meré y Sergio Álvarez, por los que a través de esta vía se han ido recibiendo al menos 1,5 millones de euros en los últimos cuatro años. El club gijonés también lo sufre en contra, la evidencia es Djuka.

El traspaso de Djurdjevic este verano hará escala en Grecia. El hecho de que Olimpiacos se reservara el 20% sobre la plusvalía de una futura venta del jugador, como desveló LA NUEVA ESPAÑA, hace que no vaya a pasar por las arcas rojiblancas la totalidad de la que se presupone la venta más importante para alimentar el nuevo presupuesto. La estrategia del club heleno a la hora de aceptar la propuesta rojiblanca a cambio de unos 2,5 millones de euros guarda cierta simetría con la que el propio club gijonés adoptó para aceptar la marcha de Jorge Meré.

En el caso de la salida de Meré al Colonia en 2017, el Sporting se protegió con añadidos de dos tipos. El primero, relacionado con el número de partidos que llegase a disputar el doble campeón de Europa sub-21. De esta forma, si llegaba a los 25 encuentros con el club alemán, percibiría 250.000 euros más; y de alcanzar los 50 partidos, otros 250.000. Ambas opciones llegaron a ejecutarse. El contrato de venta con los germanos sumó otro variable, idéntico al utilizado por Olimpiacos con Djuka: el Sporting se guardó un 15% sobre la plusvalía de una futura venta de Meré, que todavía se mantiene vivo. El asturiano, además, puede cambiar de aires este verano.

Jorge Meré tiene contrato con el Colonia hasta 2023 y su nombre ya ha salido a la palestra como futbolista seguido por varios clubes de Primera División. El conjunto alemán, que se mantuvo en Primera tras disputar la promoción por la permanencia, vive ahora cierta incertidumbre, ya que se han producido cambios tanto en la dirección deportiva como en el banquillo. En cualquier caso, parece complejo que el Sporting pueda salir beneficiado de un movimiento de Meré a través de la cláusula de un futuro traspaso, ya que en este caso debería superar los 9 millones de euros, algo que parece poco probable que vaya a suceder ante la dinámica del mercado.

En cuanto al caso referido de Sergio Álvarez, la operación que llevó al centrocampista avilesino al Eibar en 2018 contempló una serie de bonus que hizo engordar las cifras hasta rondar los 4 millones en total. Para ello, al fijo inicial el Sporting logró incluir tres variables relacionados con el rendimiento del futbolista y también con el del propio club armero. El primero de ellos, de una cuantía de 500.000 euros, vinculado a que el Eibar siguiera en Primera en 2019; el segundo, de 250.000 euros, cuando el jugador disputara 25 partidos y el tercero, también de 250.000 euros, vinculado a la permanencia en Primera de los armeros en 2020. Todos se cumplieron.

Compartir el artículo

stats