Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Mareona, embalada

“Nos dejaremos la garganta”, dicen los aficionados que van a Madrid

Por la izquierda, Olvido Ruiz, Carmen Jiménez, Senén Palacio, Begoña Cerra e Isidro Martínez, ayer, en el barrio de Moreda. | Irene Sirgo

Algunos aficionados acudieron ayer al hotel donde se concentra el Sporting para dar insuflar ánimos. Hoy se desplazarán miles de seguidores rojiblancos tanto en autobuses como en coche para arropar al Sporting en su final en el estadio.

Cuenta Begoña Cerra que cómo no iba a estar hoy animando a su Sporting en el estadio Fernando Torres de Fuenlabrada si siempre está en las buenas, pero sobre todo en las malas. Su rostro es ya muy conocido en el sportinguismo porque las cámaras de Canal Plus inmortalizaron de pleno su sufrimiento en el Coliseum Alfonso Pérez mientras la mujer rezaba un padrenuestro en aquel histórico empate en Getafe en el año de la permanencia de los guajes de Abelardo, también con una de Las Mareona más multitudinarias que se recuerdan. Explica Begoña que, por intuición y fe, sobre todo mucha fe, también viajó a Sevilla para vivir ‘in situ’ el ascenso de los guajes. “Y eso que mucha gente me decía: ‘¿pero... por qué vas?’ Pero yo creía, no sé muy bien por qué, pero creía que íbamos a subir”. Y es que la historia de esta aficionada rojiblanca siempre ha estado muy unida a la de Abelardo. “He vuelto a recuperar la ilusión con su llegada, y ahora confío en la permanencia”.

Esta célebre seguidora rojiblanca tiene previsto pegarse un madrugón de aúpa para trasladarse en su coche desde Gijón a la Comunidad de Madrid. El viaje lo hará junto a otros cinco amigos, de esos que no se pierden un partido: Isidro Martínez, Senén Palacio, Olvido Ruiz, Carmen Jiménez y Puri Cerra.

El club rojiblanco ha citado a todos los seguidores que resultaron beneficiados con las entradas a las doce menos diez de la mañana en las inmediaciones del parking de El Molinón, aunque muchos de ellos ya han anunciado que no viajarán en estos autobuses. Ayer, muchos aficionados rojiblancos exploraban hasta el final todas las fórmulas para comprar entradas. El Fuenlabrada anunció el jueves que se había agotado el papel. “Vamos a dejarnos la garganta para animar al Sporting. Venimos a apoyar al Sporting en esta final; viajamos porque queremos ver ya salvarse al equipo; el estadio del Fuenlabrada va a ser hoy un pequeño El Molinón”, explica este grupo, que llevan desde el pasado domingo descontando los días.

Compartir el artículo

stats