Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La historia de la renovación de Djuka: dos ofertas sin respuesta, los esfuerzos de Orlegi y el viaje de Darko Ristic

El agente del serbio estará hoy en Asturias para cerrar la renovación del futbolista hasta 2027

Djuka protege el balón ante el marcaje del racinguista Rubén esta pretemporada. | Juan Plaza

Darko Ristic aterrizará hoy en Asturias. Esa es la previsión que manejaban en las últimas horas todas las partes implicadas en el que ya es el proceso renovador más mediático de un futbolista del Sporting en quien sabe cuánto tiempo. El agente de Djuka se verá las caras con la ejecutiva del Grupo Orlegi, y el área deportiva liderada por el gijonés Gerardo García. El objetivo es zanjar todos los flecos de una operación, muy compleja, repleta de variables, contada paso a paso por LA NUEVA ESPAÑA. Rematar los detalles. Eso se espera hacer en las conversaciones de estos días. Después, estampar la firma, que podría dilatarse a lo largo de la semana. "En la renovación, ha pesado mucho el deseo del jugador: es muy feliz en Gijón y en el Sporting. Aunque su sueño es jugar en Primera, él y su familia están muy adaptados a la ciudad y al club. Han sido muchos meses de incertidumbre", apunta un ex compañero del futbolista.

Ristic, con fama de negociador duro, de carácter fuerte, difícil de detectar, es uno de los actores con más entrada de los países balcánicos; en Belgrado, capital Serbia, están las oficinas de su empresa (International Sports Office), antes estrechamente vinculada con LIAN Sports, de Fali Ramani, uno de los agentes más importantes del mundillo. Lleva, entre otros, los asuntos de Dusan Vlahovic, estrella de la Juventus. En la Fiorentina, los directivos del club italiano tuvieron un tira y afloja con Ristic, llegando incluso a estar sentados con él para firmar, y pidiendo después nuevas condiciones en el acuerdo. Su viaje relámpago a Gijón, donde está de vacaciones desde hace semanas Zoran Djurdjevic, padre del delantero rojiblanco, con quien tiene una estrecha relación, no es un elemento más en unas conversaciones que comenzaron hace muchos meses, con los anteriores propietarios, sino el esperado desenlace en unas comunicaciones larguísimas. "Darko no es de perder el tiempo", explica un colaborador del representante serbio. Estuvo junto a Djuka cuando fue fichado por Miguel Torrecilla para el Sporting de Olympiacos en agosto de 2018. No se le conocen muchos más viajes a Asturias. Hace semanas se produjo otra cumbre, pero esa fue en el país balcánico: Zoran y Uros Djurdjevic se vieron las caras con el agente para valorar el futuro de Djuka y exponerle la última tentativa de Javi Rico. El gijonés planteó dos propuestas: una al poco de cerrarse el mercado invernal por dos temporadas (2025), y otra, más adelante, por un año más (2026). Aunque Djuka siempre tuvo buena predisposición a escuchar, guardando una relación estrecha con Javier Fernández, uno de sus grandes avalistas cuando pasó por importantes sequías, no hubo respuesta a esas propuestas. Su entorno tenía una sensación de desgaste por la fallida salida al Rayo Vallecano, que alcanzó un principio de acuerdo con el Sporting.

Ristic fue tajante: no renovamos; toca buscar salida a otro club más potente. Así, se puso en marcha, movió hilos y encontró ofertas, una en México, y otra en una liga europea. Su postura fue inflexible, hasta hace poco. Orlegi le puso el cartel de intransferible, y ha logrado presentar una oferta convicente tras hacer ingeniería financiera. Los nuevos propietarios trazaron una hoja de ruta para conseguir la renovación a largo plazo con dos opciones: renovación o agotar el contrato (2023).

La venta del icono del proyecto no ha estado sobre la mesa. Gerardo García, y Andrés Conesa y Salomón Behar, del área deportiva de Orlegi, se pusieron a trabajar y a hacer números. Alejandro Irarragorri, presidente del Consejo de Administración, ha jugado un papel muy importante. Así, entre el lunes y el martes, tras muchas conversaciones, se puso sobre la mesa la tercera propuesta, primera de los nuevos dueños: un contrato por cinco años, hasta 2027, repleto de cláusulas, que cuenta con el visto bueno del jugador y de Ristic.

Compartir el artículo

stats