Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Orlegi busca apoyos para el Mundial con Oviedo y Avilés como posibles subsedes

La candidatura de El Molinón quiere situarse como un reclamo para toda Asturias que ayude a relanzar la actividad económica y turística

Alejandro Irarragorri, en El Molinón. | Juan Plaza

El Molinón como punto de atracción para toda Asturias. El Grupo Orlegi desea implicar a toda la región en la carrera por convertir el campo gijonés en sede de El Munial 2030. Un cometido para el que buscan aliados que compartan esfuerzos y beneficios del impacto deportivo y económico que puede suponer albergar una cita de esta envergadura en la comunidad. El reto tiene entre sus propósitos implicar, entre otras, a las otras dos principales ciudades asturianas. Oviedo y Avilés se presentan como las posibles subsedes principales para dar respuesta a los requisitos que obligan a contar con al menos dos localizaciones a una distancia menor de 40 kilómetros. También se aspira a impulsar el turismo con Asturias como refugio en pleno calentamiento global. Sobre la mesa, vías para financiar los 40 millones en los que se ha cifrado la reforma del campo.

"No es un tema de Gijón, sino de Asturias", ha subrayado Alejandro Irarragorri siempre que se le ha cuestionado por la candidatura de El Molinón como sede del Mundial de 2030. Una oportunidad que Orlegi subraya como única y en la que el grupo quiere tratar de hacer ver a la administración y al empresariado asturiano del valor que puede suponer para relanzar la actividad económica y turística. Un cometido en el que se ha centrado Alejandro Irarragorri casi desde que Orlegi adquirió el Sporting. Ha sido, de momento, la tarea más ardua. En los últimos días ha encontrado el apoyo, con condiciones, del ayuntamiento de Gijón.La aprobación, por parte de la junta de portavoces del Ayuntamiento, de la creación de una comisión de trabajo y el visto bueno de los grupos municipales a la candidatura -con la excepción de Podemos- supone un pequeño paso. Al menos, para ir avanzando en la presentación del proyecto ante la Federación Española de Fútbol, que se realizará, si no hay cambios, esta misma semana.

El acuerdo establecido, en todo caso, es más bien una declaración de intenciones y no vinculante a el consistorio se comprometa a tener que afrontar los 40 millones de euros que Orlegi demanada para acometer la reforma de El Molinón. La financiación requerirá muchas más vías que la del propio consistorio gijonés, algo que se asume desde Orlegi. En ello se está trabajando.

Esa vocación de compartir los beneficios de la cita mundialista tiene en las subsedes uno de sus principales escaparates. Los requisitos exigidos implican que El Molinón debe contar con un mínimo de dos a menos de 40 kilómetros, parámetro en el que entrarían Oviedo y Avilés, y dos más a una distancia máxima de 100 kilómetros. Albergar una cita mundialista también implica una serie de mínimos desde el punto de vista de oferta hotelera, con un mínimo de tres hoteles de cinco estrellas en un radio máximo de 40 kilómetros. Gijón, actualmente, no tiene ninguno, lo que hará que, a pririori, de estos servicios puedan beneficiarse otros puntos de la región. Todo, por el momento, sigue en estudio.

El Molinón como punto de atracción para toda Asturias. El Grupo Orlegi desea implicar a toda la región en la carrera por convertir el campo gijonés en sede de El Mundial 2030. Un cometido para el que buscan aliados que compartan esfuerzos y beneficios del impacto deportivo y económico que puede suponer albergar una cita de esta envergadura en la comunidad. El reto tiene entre sus propósitos implicar, entre otras, a las otras dos principales ciudades asturianas. Oviedo y Avilés se presentan como las posibles subsedes principales para dar respuesta a los requisitos que obligan a contar con al menos dos localizaciones a una distancia menor de 40 kilómetros. También se aspira a impulsar el turismo con Asturias como refugio en pleno calentamiento global. Sobre la mesa, vías para financiar los 40 millones en los que se ha cifrado la reforma del campo.

"No es un tema de Gijón, sino de Asturias", ha insistido Alejandro Irarragorri siempre que se le ha cuestionado por la candidatura de El Molinón como sede del Mundial de 2030. Una oportunidad que Orlegi subraya como única y en la que el grupo quiere tratar de hacer ver a la administración y al empresariado asturiano del valor que puede suponer para relanzar la actividad económica y turística. Un cometido en el que se ha centrado Alejandro Irarragorri casi desde que Orlegi adquirió el Sporting. Ha sido, de momento, la tarea más ardua. En los últimos días ha encontrado el apoyo, con condiciones, del Ayuntamiento de Gijón. La aprobación, por parte de la junta de portavoces del Ayuntamiento, de la creación de una comisión de trabajo y el visto bueno de los grupos municipales a la candidatura -con la excepción de Podemos- supone un pequeño paso. Al menos, para ir avanzando en la presentación del proyecto ante la Federación Española de Fútbol, que se realizará, si no hay cambios, esta misma semana.

El acuerdo establecido, en todo caso, es más bien una declaración de intenciones y no vinculante para que el Consistorio se comprometa a tener que afrontar los 40 millones de euros que Orlegi demanda para acometer la reforma de El Molinón. La financiación requerirá muchas más vías que la del propio municipio gijonés, algo que se asume desde Orlegi. En ello se está trabajando.

Esa vocación de compartir los beneficios de la cita mundialista tiene en las subsedes uno de sus principales escaparates. Los requisitos exigidos implican que El Molinón debe contar con un mínimo de dos a menos de 40 kilómetros, parámetro en el que entrarían Oviedo y Avilés, y dos más a una distancia máxima de 100 kilómetros. Albergar una cita mundialista también implica una serie de mínimos desde el punto de vista de oferta hotelera, con un mínimo de tres hoteles de cinco estrellas en un radio máximo de 40 kilómetros. Gijón, actualmente, no tiene ninguno, lo que hará que, a priori, de estos servicios puedan beneficiarse otros puntos de la región. Todo, por el momento, sigue en estudio.

Compartir el artículo

stats