10 de marzo de 2014
10.03.2014

Dos muertos y seis desaparecidos frente al Cabo Peñas tras hundirse un pesquero

Un tripulante ha sido rescatado con vida por otro pesquero y ha sido trasladado a Luanco - La embarcación afectada, un arrastrero portugués que operaba desde Avilés, se encuentra completamente hundida - Suspendida la búsqueda hasta mañana

10.03.2014 | 08:34
Imágenes del naufragio del arrastrero Santa Ana en el Cabo Peñas
Play
El naufragio, visto desde el aire
Las imágenes del suceso
Tragedia en la costa asturiana
Play
Tareas de rescate en la zona del naufragio.

El hundimiento de un barco pesquero esta mañana frente a la costa asturiana deja por el momento dos vícitmas mortales. Un tripulante ha sido rescatado con vida por otro pesquero y ha sido trasladado al Hospital San Agustín de Avilés. El hombre es el gallego Manuel Simal Sande, quien, según han indicado fuentes de la Cofradía de Muros, es el segundo patrón de la embarcación.

Los hechos han tenido lugar cerca de la isla de la Erbosa, frente al Cabo Peñas. La embarcación afectada, el arrastrero portugués "Santa Ana", cuenta con otros seis tripulantes que permanecen desaparecidos:  los gallegos Manuel Tajes Lestón (jefe de máquinas) y Lucas José Mayo Abeijón, el asturiano Marcos del Agua Chacón (alumno en prácticas) el contramaestre portugués Víctor José Farinhas Braga y los indonesios Suherman (mecánico) y Guasito (marinero).

Los dos fallecidos ya habían sido identificados previamente como Manuel Indalecio Mayo Bre (cocinero), natural de Muros (A Coruña), y el portugués Francisco Gomes Fragateiro, primer patrón de la embarcación.

El desaparecido de origen asturiano, Marcos del Agua Chacón, es un joven ovetense de 28 años que firmó las prácticas para enrolarse en el barco portugués el pasado jueves. El joven, seguidor del Real Oviedo y habitual del Carlos Tartiere, es estudiante de segundo curso del módulo de grado medio de Pesca y Transporte Marítimo en la Escuela de Formacion Profesional Náutico Pesquera de Gijón. En el "Santa Ana" había comenzado sus prácticas de puente, especialidad que cursa en Gijón.

El pesquero de bandera portuguesa se ha hundido hoy a media milla de Cabo Peñas debido al embarrancamiento con la isla de la Erbosa. El barco no estaba afincado en Asturias y se encontraba estos días en la rula por la campaña de la xarda.

La búsqueda se suspende hasta mañana

Los tres equipos de búsqueda, dos de Galicia y uno de la Guardia  Civil de Asturias, que intentan hallar a los seis pescadores desaparecidos han suspendido  la búsqueda hasta mañana martes debido a las condiciones adversas del  mar, según ha explicado esta tarde el Consejero de la Presidencia y  portavoz del Gobierno del Principado, Guillermo Martínez, durante un  encuentro con los medios en la Capitanía Marítima de Avilés.

Un equipo de Buceadores de la Base Estratégica de Fene ha bajado esta tarde a inspeccionar la zona del naufragio. Según las primeras impresiones, las tareas de rescate se presentan complicadas debido principalmente a la fuerza con que la mar bate en esta zona, lo que "hacía que el barco se moviera mucho", y a las numerosas redes de pesca que hay en el lugar, por eso no volverán a sumergirse hasta mañana por la mañana. En la zona continúan medios aéreos y marítimos.

ASÍ SE CONOCIÓ EL SUCESO

A las 5.30 horas el pesquero Ciudad de Albufeira contactó con el Centro de de Coordinación de Salvamento (CCS) ubicado en Gijón para alertar sobre el posible hundimiento del pesquero "Santa Ana" ya que no conseguía contactar con el mismo.De inmediato desde el CCS en Gijón se movilizó la embarcación de intervención rápida Salvamar Rigel y al helicóptero Helimer 203, ambas unidades de Salvamento Marítimo.

A las 5.58 horas el pesquero Maresco, que también se hallaba por la zona del naufragio comunicó que había rescatado a un tripulante del "Santa Ana" y procedió hacia Luanco, donde fue asistido por una ambulancia. El "Santa Ana" se encuentra completamente hundido.

El ARMADOR SIGUE LAS LABORES DE BÚSQUEDA



El armador gallego del pesquero, José Balayo, permaneció en las inmediaciones del lugar durante las labores de búsqueda, adonde ha llegó muy afectado. "Ahora mismo no sabemos nada", ha confesado el armador que en cuanto fue informado del hundimiento partió desde Galicia hacia Asturias para seguir el operativo.

El portavoz de la compañía propietaria del barco, Juan Martín Fragueiro, ha explicado en rueda de prensa que mantienen viva la esperanza de encontrar más supervivientes de esta tragedia cuyas causas, que están investigando, consideran "inexplicables", ya que la embarcación es moderna y cuenta con los últimos adelantos tecnológicos en navegación, además "el barco no debía estar allí", aseguró.


El barco siniestrado es un arrastrero luso que fue remodelado recientemente tras años paralizado, para convertirse "en uno de los navíos más modernos de toda la costa portuguesa".

Así lo aseguró hoy en declaraciones a Efe Armando Soares, representante de la empresa Pescas Balayo en Portugal, armadora del barco que naufragó a primera hora de este lunes.

Soares detalló que el arrastrero -de unos 35 metros de eslora y de nombre "Santa Ana"- salió de los astilleros en el año 1980 y que quedó "deteriorado" después de pasar varios años sin actividad anclado en el puerto portugués de Leixoes.

El navío fue comprado por el armador español José Balayo, propietario precisamente de Pescas Balayo, y entre los años 2010 y 2011 fue sometido a una intensa remodelación para dotarle "del equipamiento más moderno".

"Actualmente trabajaba en la pesca de la 'xarda' (caballa) en Asturias, pero también faenaba dependiendo de la época del año por Galicia o por Portugal", detalló Soares.

El portavoz de Pescas Balayo señaló que el accidente se produjo, de acuerdo con los primeros indicios, por chocar el navío contra un banco de arena en una zona en la que el mar tenía poca profundidad.


Consternación en Muros

Los pescadores y armadores del puerto de Muros (A Coruña), de donde proceden cuatro de los tripulantes del pesquero "Santa Ana" han expresado hoy su consternación por el suceso. "Estamos consternados, José es amigo mío y aún no lo llamé", ha asegurado el patrón de la cofradía de pescadores de Muros, Daniel Formoso, que aboga por "dejar pasar un poco el tiempo".
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook