Arnau París, el concursante que más se ha curtido en el foso de 'MasterChef', ha ganado la novena edición en una final con acento catalán en la que competía con su paisana Meri y a la que ha llevado un menú basado en el producto y los payeses con platos que bebían de la cocina tradicional catalana.

Este barcelonés de 32 años, que cumplió su promesa de cortarse la trenza que lucía desde su entrada al concurso de La 1 si llegaba a la final, ha recibido así el impulso para cambiar su trabajo como comercial de la empresa familiar para abrir un restaurante en una masía con el que quiere "vincular a la gente con el origen del producto y lo que come", ha explicado.

En ello ha basado el menú Origen con el que ha convencido tanto al jurado formado por Samantha Vallejo-Nájera, Pepe Rodríguez y Jordi Cruz como al triestrellado Dabiz Muñoz (DiverXO, Madrid), compuesto por coca de recapte con crema de pimiento, berenjena asada y caballada marinada; carabinero con salsa chili crab, pichón en dos cocciones y aire de cilantro, y crema catalana en texturas con crumble de carquiñolis y helado de moscatel.

Arnau volvió a ser noticia hace días con una foto en su cuenta de Twitter que ya acumula miles de "Me gustas" y en la que celebraba el triunfo y que además le ha valido cientos de elogios. Desde "buena persona" hasta "inteligente" le han dicho.

Masterchef se ha convertido casi en un talismán para una menguada TVE. La cadena pública no lo está pasando bien en los últimos tiempos en lo que a audiencia se refiere. No en vano ya no compite cara a cara con otros grandes canales de imperios mediáticos como Antena 3 o Telecinco. Y en este sentido TVE sabe explotar bien el formato de los cocineros anónimos que buscan hacerse un hueco en el duro mundo de la cocina.

A lo largo del año se emiten, casi sin solución de continuidad, tres tipos de formatos de Masterchef: el de personas “anónimas”, el de famosos y el de niños, que es el próximo en estrenarse coincidiendo con la navidad.

Masterchef... de todo

De hecho el éxito del programa llegó a tal nivel que se estrenó una de "abuelos" coincidiendo con la edición senior de La Voz, otra nueva versión para gente mayor de este talent. Habrá que ver si tiene el mismo éxito que los otros hermanos que han pasado a lo largo de estos años por la emisión de Televisión Española. Habrá que ver si de verdad tiene tirón y si de esta manera Televisión Española puede estirar el éxito o si, por el contrario, el hecho de estar todo el rato con el mismo formato acaba quemándolo y la cadena pública tiene que acabar cortando la emisión de este conocido programa de cocina. El tiempo lo dirá. Lo que está claro es que después de ganar todos los que han pasado por el programa tienen que ganarse el respeto de sus compañeros y del público en general y seguir trabajando duro.

Boris Izaguirre: "Masterchef cambió mi vida y la de Tamara Falcó" Europa Press

Pero no todo son buenas noticias. Masterchef también ha sido objeto de numerosas críticas en el mundo de la televisión. El formato es criticado en ocasiones porque, a pesar de emitirse en una televisión pública que se supone que tiene que ser "blanca" y sin polémicas tira mucho de enfrentamientos entre los concursantes para generar polémicas que a su vez lleven a tener unos datos de audiencia considerables.